:)

Baja California

La escasez de agua compromete el desarrollo del largo plazo de Tijuana, Tecate y Playas de Rosarito

La escasez de agua amenaza el dinamismo de Tijuana, la ciudad que concentra a la mitad de los habitantes de toda Baja California

Published

on

Imagen exterior montañas, río, nueva, persona y perro

TIJUANA, Baja California. La zona metropolitana de Tijuana, Tecate y Playas de Rosarito (tres de los cinco municipios de Baja California) es de las cinco más importantes en México pero la viabilidad de su desarrollo está en duda si persiste la escasez de agua, señaló Ismael Plascencia López, presidente del Colegio de Economistas de Baja California.  

Por ello, empresarios, académicos y miembros de asociaciones civiles trabajan en proyectos para el reúso del agua en Tijuana, ya que el suministro está garantizado, en el mejor de los casos, por cinco años más (de acuerdo con datos del gobierno estatal).  

La escasez comenzó a hacerse evidente en noviembre de 2019 con la suspensión del suministro, un hecho sin precedentes en la ciudad. Desde entonces, el gobierno estatal determinó que habría suspensión del servicio por hasta 48 horas (aunque es mayor en ocasiones).  

Lee: Karla Patricia Ruiz sólo duró 20 días como alcaldesa de Tijuana

Como parte del estudio Agua limpia y saneamiento como derecho humano, de la asociación Acción por los derechos fundamentales, se busca aportar  soluciones a corto plazo ante la escasez.  

El Río Colorado es el que abastece de agua a Baja California pero alimenta a 10 estados norteamericanos antes de llegar a territorio mexicano y cada vez está más seco, refirió Plascencia López.

“Se habla que las desalinizadoras son nuestra salvación, sin embargo, aunque la opción suena simple, las implicaciones son complejas”.

Del agua que llega al estado, dijo, 70 por ciento se destina a Mexicali, la capital bajacaliforniana, pese a tener menos del 30 por ciento de la población total de la entidad.

El 30 por ciento restante del agua llega a Tijuana, que es la ciudad más poblada con un millón 500 mil habitantes, casi la mitad de los poco más de tres millones de personas que viven en Baja California.

“Tenemos un problema grave de tandeos de agua. Imagínense una zona residencial en tiempos de Covid, que se queda sin agua y la población sin condiciones de acceso a ella”.

Luis Lutteroth del Riego, presidente del Consejo de Desarrollo de Tijuana, informó que hay opciones para el reúso del agua, ante la creciente demanda de la población.

“Traemos varias propuestas para usar y para que sea de una manera inteligente porque estamos pagando para que se trate el agua para un reúso y Tijuana no usa ni el tres por ciento de eso ya procesado”.

Explicó que se tiene una propuesta para fortalecer un proyecto de llevar agua al Valle de Guadalupe (Ensenada) y “es muy bien visto”, aunque se encuentra en la etapa de análisis por parte de especialistas en el tema.

“Económicamente se estaba viendo cómo y hacer un tipo APP (Asociaciones Público-Privadas) porque no hay dinero de las arcas federales, estatales, municipales”.

El reto en Tijuana

La zona de Tijuana tiene asignados 80 millones de metros cúbicos para el consumo, pese a que se requieren 160 millones de metros cúbicos, precisó Sergio Antonio Rosete Weben, director de la Comisión Estatal de Servicios Públicos (CESPT).  

“Estamos viendo la forma de que ya en el verano próximo no tengamos esta situación de tandeos”, dijo en conferencia.

Una propuesta a corto plazo anunciada es la compra de bombas para el sistema de agua potable, el objetivo es evitar cortes de suministro para un porcentaje de residentes tijuanenses y de Playas de Rosarito (con una inversión de 140 millones de pesos).