:)

Guanajuato

‘El Catalán’: el piloto-chef que combina el volante con la sartén en Guanajuato

Joan Casas, chef del restaurante Asador Catalán, ha sabido vivir de sus dos pasiones: la cocina y los autos

Published

on

El Catalán Joan Casas

Joan Casas “El Catalán” es amante de la cocina y la velocidad. Él vive sus dos pasiones acompañado de sus hijos Joel y Jordi, ambos chefs de gran prestigio y ganadores de 11 premios nacionales.

Por un lado, El Catal´án es chef del restaurante Asador Catalán, ubicado en Corralejo de Arriba, a 13 kilómetros de San Miguel de Allende, sobre la carretera que va a Querétaro. Y por el otro, su pasión como piloto de autos lo ha llevado a ganar varios campeonatos en Europa y también en León, Guanajuato.

Estos dos mundos le fueron inculcados desde niño por sus abuelos, cuenta este chef-piloto en entrevista con Cobertura 360. Su abuela tenía restaurantes y su abuelo corría caballos.

Lee: ¡Preparen motores! Medio millón de personas asistirán al Rally Guanajuato 2020

Joan aprendió a compaginar la gastronomía con lo que le daba de comer, que eran los coches. Siempre optó por vivir sus dos pasiones, cada una en su momento. Y a pesar del tiempo, ama lo que hace.

“A los que nos gusta la adrenalina y somos muy aventureros, la cocina es una aventura y es una adrenalina más fuerte que la de los coches. Trabajas bajo mucha presión, tienes que improvisar mucho, igual que en los coches… Son dos pasiones diferentes, pero son dos pasiones”, cuenta El Catalán.

Joan Casas es chef del restaurante Asador Catalán, en Guanajuato. Crédito: Andrés Téllez Ramírez

Entre la cocina y la pista

A los cinco años Joan Casas entró por primera vez a la cocina de su abuela. Ella lo ponía a hacer cosas fáciles y de ahí agarró el gusto por el arte culinario.

“Mi abuela tenía restaurantes, mi tío igual tenía un restaurante; teníamos uno en Andorra y dos en Barcelona. Empezábamos a trabajar a las siete de la mañana y terminábamos a las dos de la mañana. Y cuando salíamos al antro a veces regresábamos a dormir a la cocina para iniciar puntual a las siete”, rememora El Catalán.

Joan comenzó a cocinar en un restaurante famoso de Barcelona, España, llamado el Siete Puertas cuando apenas tenía 19 años. Este 2020 cumple ya 51 años en la cocina.

A la par de su pasión por la gastronomía, fue un gran piloto de Rally. A los 18 años se sintió atraído por la velocidad y a escondidas agarraba el coche de su padre para correr alguna carrera sin que lo supiera.

Desde muy joven empezó a correr los rallys de Cataluña, en los años 70 y 80. Luego entró al equipo Renault y corrió un campeonato de autocross que era de tubulares. Estuvo ahí cerca dos años. Luego los italianos se fijaron en él y cambió a la escudería Fiat, donde corrió por siete años.

Joan Casas ganó cinco campeonatos en España, un subcampeonato en Europa y una vez fue invitado a competir en México; fue entonces cuando quedó admirado de la belleza de nuestro país.

Luego corrió dos años el campeonato nacional de Rallys y una vez la Panamericana y el mundial de Rallys con Peugot, quedando en sexto lugar. Sin embargo, este piloto-chef se tuvo que retirar de las pistas por un problema de la vista.

Joan y sus hijos han cosechado premios y distinciones en carreras de autos y concursos culinarios. Crédito: Andrés Téllez Ramírez
Joan y sus hijos han cosechado premios y distinciones en carreras de autos y concursos culinarios. Crédito: Andrés Téllez Ramírez

La mejor decisión

A Joan le fue difícil decidir entre lo que su familia creía que era lo mejor para él y lo que a él le apasionaba.

“Mi padre tenía un taller mecánico y él quería que yo fuera ingeniero mecánico. Mi abuela tenía la fábrica de embutidos y restaurantes y ella nos decía que estudiar era perder el tiempo. Mi tío, que tenía restaurantes, me decía que yo fuera chef, pero a mí lo que me gustaba era el periodismo. Me iba de oyente a las clases de periodismo de la Universidad de Barcelona, pero no podía hacer exámenes porque no estaba inscrito”.

Las cosas se fueron acomodando a pesar de las dificultades. “Tuve que aguantar los regaños de mi padre cuando no quise estudiar ingeniería mecánica, pero estudié la carrera en ingeniería en alimentos y empezamos a desarrollar algunas técnicas que ahora son de vanguardia como la cocina molecular”.

Es así como Joan echó a andar El Catalán, y la tradición continúa ahora con sus hijos Joel y Jordi, quienes han ganado importantes premios a nivel nacional y han participado a nivel internacional en concursos de grandes paelleros.

La paella es la especialidad del Asador Catalán, en Guanajuato. Crédito: Andrés Téllez Ramírez

La especialidad de su restaurante es la paella en diferentes estilos. Desde la mixta, que es la receta de su abuela y se prepara desde 1920, ahora también cuentan con la cazadora, la vegetariana, la marinera, entre otras.

Su don en la cocina lo ha llevado a participar en varias vendimias en Guanajuato, como la de Toyan, San Lucas, Santísima Trinidad y Dos Búhos. También participó en el festival de la paella y ha ganado “El tenedor de Oro”.

Lee: Las tortillas de agua son el ícono culinario de Sonora

Pasión heredada

Joan se quedó en territorio mexicano después de la muerte de su tío restaurantero. “Mi tío falleció, mi padre ya no quiso seguir con el negocio y me vine a México; una mexicana de Mazatlán tuvo la culpa de que yo me quedara”, comentó Casas.

Jordi Casas, su hijo más chico, llegó a ser campeón de Pinchos y Tapas a sus 18 años, en el año de 2018. Representó a México en el Mundial de Valladolid, donde compitió con varios chefs con estrellas Michelin.

Para él fue un gran reto estar en las ligas mayores y agradece a su papá que lo apoye en todo. Jordi espera un día correr junto a su papá y hermano en algún Rally, sus dos grandes maestros, porque también la velocidad le gusta.

Joel Casas, el hijo mayor, ha ganado también concursos culinarios a nivel estatal y local. También logró competir en carreras de autos.

Por Andrés Téllez Ramírez