:)

Sonora

Trabajan en el rescate del palo fierro, un árbol endémico de Sonora

Investigadores de la Universidad de Sonora prueban diversos métodos para preservar el árbol endémico de Sonora, palo fierro

Published

on

Investigadores de la Universidad de Sonora estudian los métodos para garantizar la supervivencia de árboles de especies nativas y protegidas, entre ellos el palo fierro, que contribuyen a la regeneración de suelos degradados.

Hernán Celaya Michel, docente e investigador del Departamento de Agricultura y Ganadería, explicó que especies endémicas como el palo fierro y el mezquite son de gran importancia ecológica, sobre todo para estados con las características climatológicas de Sonora.

En el estudio encabezado por el especialista, se comprobó que la protección con ramas y malla ayudó a incrementar la sobrevivencia del palo fierro.

Lee: La Tuba de Goyo Trejo es un retrato teatral de la sierra de Sonora

“La que no tuvo protección no tuvo sobrevivencia; con las ramas vimos de 15 a 20 por ciento de sobrevivencia, y en el caso de la malla, la sobrevivencia fue alrededor del 50 por ciento de las plantas”

En las pruebas que se llevaron a cabo en el campo del Departamento de Agricultura y Ganadería, ubicado en el kilómetro 21 de la carretera a Kino, se utilizó un agostadero degradado que hace décadas fue desmontado, y hoy es un área de suelo desnudo con características de degradación.

Luego de obtener los permisos correspondientes, explicó, se recolectó la semilla, las cuales se sembraron en parcelas de suelo desnudo de 30 por 50 centímetros. En cada uno de ellos se colocaron 30 semillas de palo fierro.

Lee: Los Naranjeros detonarán las ventas de restaurantes y sports bars en Hermosillo

“Nuestro objetivo es estudiar la sobrevivencia anual de plantas de palo fierro obtenidas a partir de repoblación de semilla directa o del trasplante de plantas desarrolladas en vivero, en terrenos degradados, con y sin protección contra herbívoros”, explicó.

Los cambios climatológicos, la sobre explotación de la madera y especies invasoras han disminuido la población de dichas especies y restituir podría impactar desde en la calidad del aire, hasta el restablecimiento de los mantos acuíferos.

El palo fierro, por ejemplo, sirve de alimento para la fauna, es forrajera y tiene una sobrevivencia de entre 300 a 800 años.

Otro de los hallazgos descubiertos por Celaya es que las dos principales causas de mortalidad de las plantas estudiadas fueron la sequía y herbivoría, pues en zonas áridas ya se ha dicho que la disponibilidad de agua es importante para el establecimiento de una planta, así como la disponibilidad de nutrientes.

Por Elsa Leticia Romero Romero