:)

El Extranjero

El Covid-19 me hizo sentir entre la vida y la muerte, dice el presidente de Honduras

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, dejó el hospital al que fue ingresado en junio de 2020 por complicaciones de Covid-19

Published

on

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, deja el hospital en momentos donde Centroamérica vive un brote de Covid-19.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, fue dado del alta del hospital en el que fue ingresado por coronavirus (Covid-19), pero seguirá aislado en su casa completando el tratamiento recetado.

El gobernante publicó en Twitter una imagen suya saliendo del hospital con un mensaje de optimismo: “Mi compromiso con Honduras es más fuerte que nunca. ¡A trabajar! ¿Quién dijo miedo?”.

El presidente hondureño estaba internado desde el 16 de junio de 2020 por Covid-19, así como dijo que sintió estar “entre la vida y la muerte”, cuando estuvo internado. La noticia surge cuando la pandemia azota duramente a toda América Latina.

El mandatario informó que había contraído el virus y horas después fue ingresado en un hospital militar. Inicialmente las autoridades sanitarias informaron que su estado de salud era bueno y días después detallaron que se le estaba suministrado medicación por vía intravenosa.

La doctora Alicia Jiménez, del centro hospitalario, afirmó en un mensaje televisado que los médicos realizaron un control radiológico a Hernández, un abogado de 51 años que cursa su segundo mandato consecutivo, y “mostraba disminución de los infiltrados neumónicos”.

Jiménez explicó en otro audio que Hernández sufrió problemas en los pulmones que provocaron un decaimiento en su estado general. Luego fue atacado por fiebres y problemas respiratorios acentuados, por lo que el equipo médico tuvo que aplicarle más antibióticos y oxígeno y en los últimos días mostró franca mejoría en su estado general.

“Después de una evaluación médica de laboratorio y radiológica se considera el alta médica, con las recomendaciones de continuar sus medicamentos y cuidados generales para cumplir aislamiento domiciliario, siguiendo los protocolos médicos”, añadió.

Lee: El presidente de Honduras da positivo a Covid-19

“Los hospitales están colapsados (…) eso ha pasado en casi todos los países, por no decir en todos los países del mundo”, subrayó el mandatario.

Llamó a “respetar el Covid-19, aprender a convivir con él, con todos los cuidados necesarios (porque) si seguimos las instrucciones vamos a lograr controlarlo y Hernández anunció que su esposa, Ana García, se está recuperando en casa porque también resultó positiva con la enfermedad.

Hernández agradeció desde el nosocomio a todo el personal que lo atendió para lograr su recuperación, lo mismo que a líderes del exterior y compatriotas que le han expresado su solidaridad, y dijo que seguirá trabajando desde su casa en la lucha contra la pandemia de la Covid-19, que hasta ahora ha dejado en su país al menos 542 muertos y 20 mil 262 contagios.

También abogó por “todos los que están contagiados”, de una enfermedad de la que “muchos creen que es un juego, y no es hasta que ven a un familiar infectado, o cuando están infectados ellos mismos, que comprenden la gravedad de este asunto”.

“No le deseo esto a nadie, yo quisiera que ninguno de nuestros compatriotas se contagiara, que ningún ser humano pase por la angustia de estar entre la vida y la muerte, como la pasamos los infectados”, expreso Hernández.

Lee: Politizan la pandemia de Covid-19 en América

Añadió que “definitivamente la visión de la vida cambia cuando uno siente que la muerte le rodea”, que también pensó mucho en sus familiares y que su esposa “está bien”, recuperándose en casa.

Señaló además que “hay miedo”, que hoy Honduras necesita de cada uno de sus habitantes para salir juntos de la pandemia y que el Gobierno seguirá trabajando en esa lucha con objetivos y acciones claras, aunque no se refirió a la denuncias de presunta corrupción en la compra de equipos y materiales para hacer frente a la pandemia, como han denunciado organizaciones de la sociedad civil.

Honduras está social y políticamente dividido desde el golpe de Estado del 28 de junio de 2009, al entonces gobernante, Manuel Zelaya, a lo que se han venido sumando otras crisis políticas, como la reelección del mismo Hernández en noviembre de 2017, aun cuando la Constitución no lo permite, bajo ninguna modalidad.