:)

Política

México no pedirá préstamo al FMI, como lo hizo Argentina: AMLO

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador dice que Argentina está negociando el pago de su deuda con un grupo de acreedores para evitar el colapso

Published

on

Argentina está el default técnico por no pagar intereses.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador afirmó que su administración aguantará lo más que se pueda para no pedir un préstamo al Fondo Monetario Internacional (FMI), tal y como lo hizo Argentina, que está al borde de un colapso financiero.

“En el caso de Argentina aplicando la política neoliberal de manera ortodoxa, desde hace 5 años, el anterior gobierno, ya con síntomas de debilidad económica y financiera le autorizan contratar créditos: Fondos de inversiones a sabiendas de que estaba mal la economía deciden otorgar más créditos y se convirtió en un barril sin fondo. ¿A qué llevó ese comportamiento? A una profunda crisis”, aseguró en conferencia de prensa en el Palacio Nacional.

El ex jefe de gobierno de la Ciudad de México compartió que en estos días está por renegociarse la deuda de Argentina con sus acreedores para que puedan pagar.

“En estos días está la negociación de la deuda de Argentina, tiene que haber una disminución de la deuda de Argentina 50 por ciento, porque no tendría capacidad de pago y no tendría solvencia”, declaró el fundador de Morena.

“No vamos a actuar como se decidió hacerlo hace 5 años en Argentina, aunque no les guste a los organismos internacionales, a las calificadoras, aunque el Proceso diga que estamos asfixiando a la economía nacional: Son concepciones diferentes, esa es una concepción neoliberal pura”

Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República.

López Obrador declaró que desea mantener finanzas públicas sanas y no aumentar más la deuda pública del país.

“Queremos mantener sanas las finanzas, no endeudar, si actuamos con eficiencia, con justicia y con honestidad”, expresó el jefe del Ejecutivo.

En medio de la pandemia de coronavirus azotando América Latina, Argentina incumplió el  22 de mayo de 2020 un vencimiento de intereses por 503 millones de dólares, lo que deja el país en una virtual cesación de pagos, pero continúa con las negociaciones con los acreedores privados a fin de alcanzar un acuerdo para reestructurar su deuda antes del 2 de junio.

El embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, escribió en una carta que el país pospondrá el pago que vencía el viernes 22 de mayo, mientras la tercera economía de América Latina renegocia una deuda externa de 65 mil millones de dólares.

El ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, informó que el pago de los vencimientos de intereses “forma parte de estas discusiones, y esperamos que se aborde en el acuerdo más amplio que estamos buscando”.

Lee: Argentina cae en default técnico por no pagar intereses a inversionistas en Nueva York

El impago se produjo un día después de que el gobierno del peronista Alberto Fernández extendió hasta ese día el plazo que dio a los acreedores para que acepten una oferta de reestructuración de la deuda bajo ley extranjera por más de 66 mil millones dólares que concluía el viernes.

El vencimiento por 503 millones que debía desembolsar el gobierno “también forma parte de estas discusiones y esperamos que se aborde en el acuerdo más amplio que se está buscando”, expresó el ministro de Economía, Martín Guzmán, a la agencia estatal de noticias Télam.

El vencimiento corresponde a intereses de títulos bajo ley extranjera que debían haber sido abonados el 22 de abril.

“Las negociaciones se extienden hasta el 2 y es de mutuo acuerdo”, dijo una fuente del gobierno cercana a las negociaciones al ser consultada sobre el incumplimiento. La fuente pidió no ser identificada por no estar autorizada a brindar información sobre el tema.

El monto de la deuda bajo ley extranjera que Argentina está renegociando es de 66 mil 238 millones de dólares. El gobierno de Fernández, quien asumió a fines de 2019, presentó formalmente en abril a los acreedores su propuesta, que implica una quita en los intereses de 62 por ciento -equivalente a 37 mil 900 millones de dólares- y de capital de 5.4 por ciento, unos 3 mil 600 millones de dólares, así como un periodo de gracia hasta 2023 con una tasa de interés de 0.5 por ciento que irá aumentando.

La propuesta hasta ahora no ha recibido el nivel de adhesión necesaria de los acreedores, entre los cuales hay grandes fondos de inversión, para ser llevada a cabo. Sin embargo, el gobierno argentino advirtió que la oferta es la única viable debido a que arrastra más de dos años de recesión y que busca un perfil de deuda “compatible con un sendero de crecimiento sustentable”.

El gobierno espera aprovechar la extensión del plazo de las negociaciones para acercar posiciones con los acreedores a partir de modificaciones en las propuestas de ambas partes.

“Todavía hay una distancia importante que recorrer, pero, lo que es más importante, todos los lados permanecen en la mesa para encontrar una solución”, reconoció el ministro Guzmán.

“Las conversaciones que he tenido con importantes partes interesadas en los últimos días me han dado una mayor confianza en que todos estaremos a la altura de las circunstancias, ya que hay un reconocimiento compartido de que cuanto antes resolvamos el problema de la deuda insostenible de Argentina, mejor será para todos los lados”, resaltó.

Lee: Argentina se encamina a la quiebra: Alberto Fernández

Los acreedores también han mostrado signos de flexibilidad e indicaron que es poco probable que tomen medidas inmediatas contra Argentina ante un incumplimiento, siempre y cuando las conversaciones estén en el camino correcto.

Un importante grupo de acreedores que posee alrededor de 16 mil 700 millones de dólares en bonos del país dijo el viernes que si bien la falta de pago provocaría incumplimientos en varios bonos, reconoció que Argentina estaba buscando un acuerdo integral.

“El Grupo acoge con satisfacción la expresión de Argentina de un intento de trabajar con los acreedores, pero las acciones hablan más que las palabras”, detalló Ad Hoc Grupo de Acreedores, que incluye a fondos como Ashmore, BlackRock y AllianceBernstein.