:)

Sonora

Guaymas se encamina a terminar con el desabasto de agua potable

Con la desalinización del agua de mar, se busca terminar con el desabasto que reportan los municipios de Guaymas y Empalme

Published

on

HERMOSILLO, Sonora. El estado apuesta de nueva cuenta por la desalinización del agua de mar, en esta ocasión busca suministrar a la región conformada por los municipios de Guaymas y Empalme, donde se vive un añejo problema de desabasto de agua potable.

La construcción de la planta, a cargo de Aqualia Desalación Guaymas, filial de la española Aqualia, inició el pasado 18 de diciembre y se prevé concluya en junio de 2020. Una vez en operaciones abastecerá a más de 200 mil habitantes de la zona Guaymas y Empalme, al sur de Sonora.

Leer: Tesoros de Sonora: una prueba de historia y tradiciones

De acuerdo con un reporte de la Comisión Estatal del Agua, obtenido por Cobertura 360, la obra cuya inversión proyectada es de 789 millones 866 mil pesos avanza sin retrasos, al igual que la inversión parcial y estará ubicada al sur de Empalme, cerca de la playa conocida como “El Cochorit”.

Debido a que los pozos que abastecen a la región se encuentran abatidos y con alta intrusión salina y a que el agua tomada del Río Yaqui resulta insuficiente, el proyecto contempla que la captación del agua salada sea mediante siete pozos que están en zona de playa; es decir no se extraerá líquido directamente del mar.

La empresa Aqualia tiene bajo su responsabilidad el diseño, equipamiento, construcción y puesta en marcha, así como la operación y mantenimiento por un periodo total de 20 años, exponen los documentos de la Comisión Estatal del Agua.

Se estima que la planta producirá 18 mil metros cúbicos diarios de agua que, serán aptos para el consumo humano mediante el proceso filtración y microfiltración, ósmosis inversa, remineralización e impulsión a la red de distribución.

Guaymas no es el primer caso

Hablar de desalación de agua de mar para abastecer a los sonorenses no es nuevo. En 2001 el gobierno estatal que encabezaba el priista Armando López Nogales arrancó con un proyecto para dotar a Hermosillo de agua potable, pero se suspendió luego de que la obra se discutiera en la arena política.

El panista Francisco Búrquez Valenzuela, quien fuera presidente municipal de Hermosillo (2000-2003), argumentó que en la ciudad había suficientes fuentes de abasto por lo que no era necesaria la construcción de una planta desaladora.

Adicional, atrajo a nivel municipal la operación del organismo operador de agua. Acción que le dio el poder de decisión para definir de qué fuentes tomaría el líquido para inyectarla a la red de abasto.

Así, se canceló el proyecto desalinizador en manos de la empresa española Unión Fenosa que, planeaba perforar pozos a la orilla de la playa y conducir el líquido a una planta donde se potabilizaría, para después llevarlo a Hermosillo.

Por Marcelo Beyliss

Trends