:)

Política

Chocan deudos de la Guardería ABC y el IMSS en Sonora

Familiares de niños afectados en el caso de la Guardería ABC, acompañados de sus abogados, presentaron sus exigencias previo a la reunión con el Presidente

Published

on

HERMOSILLO, Sonora. Un grupo de madres y padres afectados por el incendio de la Guardería ABC en 2009, así como su representante legal, abandonaron la reunión a puerta cerrada -previa a la visita del presidente de la República- con los funcionarios del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), programada ayer jueves en Hermosillo.

El motivo fue que, no le permitieron la palabra a Miguel Nava Alvarado -representante de 40 núcleos familiares- como lo solicitaron los deudos por el incendio en la Guardería ABC y como está establecido en la Ley Federal de Procedimiento Administrativo, la cual estipula en su artículo 19 que las personas tienen derecho a ser representadas ante las autoridades federales.

Previo a la reunión que las familias tendrán este 2 de septiembre con el presidente Andrés Manuel López Obrador, en este encuentro se planteaba el tratamiento de temas como la atención médica en condiciones de igualdad para todos los núcleos familiares, la ayuda económica por solidaridad y la homologación de la ayuda vitalicia.

También se solicitaba la depuración de expedientes del Centro de Atención Inmediata para Casos Especiales (CAICE) y el fortalecimiento de las denuncias administrativas y penales por irregularidades detectadas en esta institución dedicada a la atención de las víctimas del incendio y sus familias.

Sin embargo, Nava Alvarado declaró que los temas fundamentales no fueron abordados ni sostenidos con documentos que, “sólo fueron palabras al aire” y que esta reunión fue realizada con el objetivo de “contener y tener todo planchado” para cuando llegue el Presidente.

“El gobierno federal se niega sistemáticamente a escuchar al representante legal, lo que dijeron las autoridades ahí (en la reunión) es para engañar a las víctimas, no les dicen la verdad”.

Miguel Nava Alvarado, abogado

En el encuentro que se desarrolló en medio de un ambiente tenso en el Salón Partenón del Hotel Santorian, en Hermosillo, en varias ocasiones, madres y padres salieron del lugar, evidentemente molestos e, incluso, llorando.

Una de las madres, quien pidió omitir su nombre, explicó que le parecía increíble que hubiera grupos que aplaudieran -literalmente- cada intervención de los funcionarios, además, citado a personas que jamás habían visto. Aseguraron que se encontraban, por ejemplo, maestras y padres de niños que ni siquiera estuvieron el 5 de junio de 2009, durante el incendio.

Julio César Márquez, padre afectado, declaró que las familias no tienen conocimientos legales ni judiciales para argumentar con las autoridades, por ello solicitaron la intervención del abogado.

“Definitivamente, esta es una visita -la denominan ellos ‘de avance de los acuerdos’- pero es una visita de contención”, expuso Márquez.

“La idea es que salgamos contentos y que, el lunes en la visita del presidente, uno o dos hablemos pero para agradecerle y, con todo respeto lo digo, porque yo -ideológicamente- apoyo al presidente López Obrador, pero esto es lo que menos necesita: Servidores públicos que están yendo contrario a lo que él determina”.

Julio César Márquez, padre de menor fallecido en incendio

Finalmente, Guillermo Noriega, delegado del IMSS en Sonora, salió de la sala para contener la situación e informó al abogado y a las familias que la mesa acordó hablar directamente con ellos al final de la primera reunión.

Jorge Taddei Bringas, delegado de la Secretaría de Bienestar en Sonora, informó que la disposición de no dar la palabra a los abogados del caso de la Guardería ABC fue directa del Presidente López Obrador, pues ya ha reiterado que los diálogos son directos con las víctimas, sin intermediarios.

Leer: Los padres de la Guardería ABC pedirán justicia a AMLO

Momentos más tarde, salieron las familias integrantes de la agrupación Manos Unidas por Nuestros Niños y su representación legal, quienes sí aceptaron las propuestas hechas por los funcionarios y se dijeron satisfechos con la reunión y sus resultados.

El abogado Gabriel Alvarado Serrano -quien tampoco tuvo la posibilidad de hablar- encabezó la salida de este grupo de 116 familias que él representa, una vez concluida la reunión.

“Nos retiramos con un balance positivo y depositamos toda la confianza y el agradecimiento, porque, a diez meses de que esta administración ha iniciado, se ha visto un cambio muy notable y satisfactorio para las familias”, sostuvo.

Acto seguido, ingresó nuevamente al recinto el grupo representado por Miguel Nava Alvarado.

Confirma Zoé Robledo dos reuniones en la CDMX

Al concluir ambos encuentros, Zoé Robledo, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), declaró a la prensa que se trató de una reunión informativa, para notificar avances, a raíz de los compromisos hechos por el presidente el 6 de junio pasado, en la anterior reunión con las familias en Palacio Nacional.

En particular, sobre las irregularidades detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en el CAICE a raíz de una denuncia emitida por Miguel Nava Alvarado y sus representados, agregó que se está avanzando en cada uno de los puntos señalados.

“Justamente hay una auditoría y estamos avanzando en cada punto de ella, desde denuncias penales a proveedores -de las que no puedo hablar mucho por cuestiones de debido proceso-, hasta cuestiones que tienen que ver con funcionarios que hicieron mal uso y que están integrándose las investigaciones para las denuncias, que, de la misma manera, cometería una falta al comentar nombres, por el proceso, pero en todos los casos se está avanzando”, dijo.

El directo del IMSS dijo que la reunión sostenida con el grupo representado por Nava Alvarado consistió en el abordaje de temas jurídicos “mucho más técnicos y específicos” y confirmó la realización de dos nuevas reuniones en la Ciudad de México, a mediados de septiembre, con la Secretaría de Gobernación, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) y el propio IMSS.

Por Astrid Arellano