:)

Seguridad

Sonora abre sus puertas a niños migrantes que viajan solos

Published

on

HERMOSILLO, Sonora. Con el Centro de Atención Social “Tin Otoch”, Sonora tiene puertas abiertas para acoger a adultos, niñas, niños y adolescentes migrantes que viajen sin compañía y que necesiten asilo mientras esperan solución a su condición migratoria.

Este albergue inaugurado por el gobierno estatal en Hermosillo el 30 de agosto de 2018, con una inversión total de 25 millones de pesos, aportados por los tres niveles de gobierno y la iniciativa privada, brinda atención integral a quien ingrese durante el proceso de retorno asistido a su lugar de origen o mientras se encuentra en trámite para solicitar refugio en México.

Wenceslao Cota Amador, procurador de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Sonora, detalló a Cobertura 360 que, en coordinación con el Instituto Nacional de Migración (INM), la Procuraduría tiene la tarea de brindar albergue y alimentación, así como atención médica, psicológica y jurídica a las personas que protege.

Además, el programa de Tin Otoch -que en lengua maya significa “Mi hogar”- cuenta con actividades recreativas, educativas y de sano esparcimiento a las personas en situación migrante.

“Es un modelo de vanguardia que va a acorde no solo en sus instalaciones, sino en la visión que se estableció de ser un modelo de puertas abiertas (…) y que va a predicar siempre el interés superior del niño atendiendo la opinión, es decir, si lo que desean es continuar el trayecto o regresar a su lugar de origen”

Wenceslao Cota, procurador de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes de Sonora.

Durante su tiempo de operaciones, el centro ha atendido a 202 niñas, niños, adolescentes y madres de familia, de los cuales 110 son hombres y 92 son mujeres; de ellos, 145 menores viajaron sin compañía y 32 más lo hicieron con sus madres, que fueron 25 mujeres en total.

Respecto a sus nacionalidades, fueron 149 personas originarias de Guatemala, 46 de Honduras y 7 de El Salvador.

“En este momento, tenemos 20 jóvenes que están siendo atendidos en el albergue (…) un aspecto muy importante de la Procuraduría de Protección, es que somos la instancia competente para determinar -con base en el interés superior de los niños- si retornan a su lugar de origen o si solicitamos la calidad de refugiados”, afirmó Cota.

Servicio integral en pro de la reunificación familiar

Para lograr sus objetivos se basan en las entrevistas que realiza el área de psicología y, dependiendo de las historias que estos niños pueden tener, en colaboración con el Instituto Nacional de Migración (INM) y con la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), se hace la solicitud de refugio.

“La calidad de refugio es para que permanezcan en México mientras desaparece la situación de riesgo eventual que pudiera darse con los niños; esto en Sonora ya es una realidad a raíz del centro Tin Otoch y de la especialización en las entrevistas con las que hemos podido detectar casos que ameritan la solicitud de refugio”

Wenceslao Cota, procurador de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes dE Sonora

La Procuraduría de Protección también busca evitar la separación familiar y coadyuvar para la reunificación de éstas, aseguró Cota.

En el Centro hay 25 madres que se han atendido acompañadas con sus pequeños, explicó, eso permite que, mientras el proceso de repatriación o de retorno asistido de los niños se desarrolla en el INM, ellos no podrán ser separados como familia.

Sobre la reunificación, Cota agregó que la gran mayoría de los casos de niñas, niños y adolescentes no acompañados que la Procuraduría recibe, es porque los menores están en busca de sus padres o de una persona significativa que los espera en otro país.

“El trabajo que hemos realizado con el INM es facilitarles todo, de una mejor manera, para que ellos puedan reunificarse, ya sea en el país vecino o en el de origen”, dijo.

Reconocimiento internacional

El albergue tiene capacidad hasta para 100 niños y es un modelo único a nivel nacional, pues no existe otro en el país que haya sido promovido por política pública de un gobierno, lo que le ha valido el reconocimiento, incluso a nivel internacional, de organizaciones como Unicef y ACNUR -la agencia de la ONU para los refugiados-, con quienes trabajan coordinadamente.

“Hace dos semanas tuvimos la visita de la directora nacional de Protección a la Infancia del INM y reconoció la labor que se esta haciendo como una buena práctica. Estamos abiertos para poder atender algunas recomendaciones o sugerencias sobre lo que se viene bajo este fenómeno y que nuestra disposición siempre va a estar abierta para atenderlo, con base en las capacidades que tiene el centro”, concluyó Cota.

Por Astrid Arelllano