:)

Inteligencia Artificial

El artista afrolatino Clotilde Jiménez plasma en collage la migración, la raza y el significado del agua

El artista plástico de origen afrolatino Clotilde Jiménez dice que el collage es una ventana de liberación a la rigidez de la enseñanza del arte tradicional

Published

on

Para el artista plástico de origen afrolatino Clotilde Jiménez, el collage es una ventana de liberación a la rigidez de la enseñanza del arte tradicional, una técnica que eligió como acto de rebeldía para impulsar la visibilidad afrodescendiente.

No hay reglas, para mí fue un proceso libre, no tenía la presión de la Escuela de Arte. En la escuela el collage se asociaba como arte menor, para mí son estupideces. Arte es arte”, expresó en un conversatorio celebrado en el Museo de Arte Moderno (MAM) de la Ciudad de México.

En la Galería Mariane Ibrahim, el artista internacional y Brenda Caro, coordinadora curatorial en el MAM, discutieron temas como la visibilidad afro, la rigidez del arte y la inspiración La memoria del agua, colección más reciente del artista.

Lee: El arte es un medio para elevar el espíritu y debe acercar a los celayenses: Octavio Ocampo

Dicha Galería es un referente en el mundo del arte contemporáneo que acoge la diversidad global y se caracteriza por impulsar la obra de artistas afrodescendientes en todo el mundo.

Clotilde Jiménez, cuya obra ha tenido presencia en países como Estados Unidos, Francia y Qatar y ya forma parte de colecciones relevantes de la Ford Foundation, Orlando Museum of Art, Hessel Museum of Art y la colección Beth Rudin DeWoody, presentó hace unos meses La memoria del agua, su tercera exposición individual con la galerista Mariane Ibrahim y la primera en México.

A su vez, Brenda Caro, doctora en Museum Studies por la University of Leicester, ha trabajado en la Coordinación Nacional de Artes Plásticas del INBAL; la Coordinación de Difusión Cultural de la UNAM, Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México y el Museo Universitario del Chopo, entre otros sitios.

Afrolatino y oriundo de Honolulu, Hawaii, la trayectoria artística de Clotilde Jiménez ha estado influenciada por los lugares donde ha buscado hacer su marca en el mundo: Estados Unidos, Londres, París y actualmente, la Ciudad de México.

Desde su formación y después de haber incurrido en la escena artística, Clotilde nombró las diferentes limitantes en el gremio. Como acto de rebeldía e impulso a la visibilidad afrodescendiente, Clotilde eligió el collage y la cerámica como las principales técnicas en su trabajo.

A pesar de que en algunas ocasiones su trabajo ha recibido críticas al ser referido como “simple” o “naive”, Clotilde mantiene firme su esencia y critica la concepción blanca y patriarcal con la que se enseña el mundo del arte.

“Desde sus inicios sólo los europeos blancos tenían acceso a la educación en el Arte… Cuando estudiaba en Cleveland todos trataban de homologarse a ‘los grandes maestros’. A partir de mi último año decidí hacer algo original y comencé a estudiar la historia afro porque esos artistas hacían trabajos más auténticos. Mi arte no es “naive”, representa una historia que llevo conmigo, representa a mi gente”, dijo el artista en el conversatorio.

Lee: El Museo Rancho Jaguar ofrece el mejor arte popular de San Miguel de Allende

Para Clotilde, el collage significó una ventana de liberación a la rigidez de la enseñanza del arte tradicional, y simbólicamente la oportunidad de tomar patrones e imágenes establecidas para romperlas y construir sobre ellas una obra llena de color y representatividad.

Sobre la inspiración detrás de La memoria del agua, Clotilde cuenta que la época de aislamiento por la pandemia fue personalmente difícil, lo cual lo impulsó a reconectar con sus raíces y su fe.

“Regresé a los lugares que me hacían sentir tranquilidad. En el agua el tiempo es diferente y me siento más tranquilo y más espiritual. Quería crear algo así, que emocionalmente me regresara a la vida”, expresó.

Publicidad

Trends

Publicidad