:)

Inteligencia Artificial

Reforma educativa de AMLO está en manos de operadores electorales y exdelegados del Bienestar

Se trata del sector con el mayor presupuesto de la administración pública para 2023, con más de 402 mil 276.7 millones de pesos.

Published

on

Reforma educativa de AMLO está en manos de operadores electorales y exdelegados del Bienestar

La propuesta de reforma educativa del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador está en manos de operadores electorales, partidistas y exfundadores y dirigentes Morena, así como de exdelegados de Bienestar. El objetivo del mandatario es colocar piezas incondicionales de cara a la batalla presidencial de 2024, afirman especialistas.

Se trata del sector con el mayor presupuesto de la administración pública para 2023, con más de 402 mil 276.7 millones de pesos.

El Sol de México revisó el perfil de los titulares de las secretarías en las 32 entidades del país y encontró que en 23 de ellas la educación de casi 30 millones de mexicanos está a cargo de expertos en la arenga, en organizar mítines, movilización ciudadana y en llevar electores y votos a las urnas.

Lee: Así es el plan de educación financiera para las reclusas de Santa Martha Acatitla

Los representantes del movimiento lopezobradorista están presentes en 13 entidades, mientras en otras diez los gobiernos de oposición usan la misma estrategia: colocar al frente de las secretarías de educación a estrategas electorales.

En otras seis entidades, los titulares de las secretarías son burócratas que han escalado puestos en las mismas dependencias; son operadores administrativos, científicos y hay una experta en la gestión de la nómina magisterial. El resto son especialistas en agronegocios, créditos educativos y monitoreo anticorrupción.

En el resto de las entidades del país, las secretarías de educación tienen al frente a perfiles sin conocimiento del sistema educativo. Son expertos en plantas de producción cervecera y coaching de liderazgo, exregidores municipales, burócratas del sistema educativo y exdirigentes sindicales, entre ellos quienes realizaron marchas y bloqueos en la Ciudad de México en contra de la reforma educativa del expresidente Enrique Peña Nieto.

Se trata de “incondicionales”, debido a que el presidente López Obrador y su partido tienen en mente las elecciones de 2024 y “desde ahorita están colocando sus piezas, sus peones, acomodándolos. Listos para esta batalla de 2024, con su corcholata”, asegura Carlos Ornelas, emérito del Sistema Nacional de Investigadores y académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Uno de los cambios significativos ocurridos en los últimos tres sexenios es el desplazamiento de los dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) como titulares de las secretarías.

Mientras entre 2006 y 2012, durante el gobierno del entonces presidente panista Felipe Calderón, fueron hasta 21 secretarios de educación provenientes de la negociación con la exdirigente Elba Esther Gordillo, ahora sólo son dos los secretarios salientes de la dirigencia del magisterio.

Se trata de Myrna Araceli Manjarrez Valle, quien el 19 de septiembre de 2021 asumió el cargo de secretaria en Nayarit. Ha sido maestra de primaria, dirigente sindical en la sección 49 del SNTE, delegada del ISSSTE y líder del partido creado por Elba Esther Gordillo: Nueva Alianza.

En el caso de Veracruz, Zenyazen Escobar, de formación comunicólogo, por el Centro de Estudios Avanzados de las Américas, antes de ser maestro en una telesecundaria de Córdoba, incursionó como bailarín exótico al aprovechar que practicaba físico constructivismo.

En aquella región se anunciaba como protagonista de despedidas de soltera, shows públicos y privados, así como en performance y cumpleaños, refieren maestros. Él ha dicho que ese es un “trabajo respetable”, y no como lo han tomado, una circunstancia para discriminarlo.

Como profesor se incorporó al Movimiento Magisterial Popular Veracruzano, que es parte de la Coordinadora Nacional de Trabajadores por la Educación (CNTE), donde fungió como líder de la organización durante las protestas de 2012 y 2013 en contra de la reforma educativa.

Fue protagonista del bloqueo al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y las principales arterias, como Reforma y Circuito Interior, así como a Los Pinos y la Cámara de Diputados, donde encabezó el grupo de maestros que se enfrentó con palos, piedras y a empujones con elementos de la entonces Policía Federal.

En 2016, fue electo diputado local de representación proporcional para el Congreso de Veracruz, por Morena, y tras la elección federal de 2018 fue designado secretario.

Durante la administración del expresidente Enrique Peña Nieto los 32 titulares de Educación Pública también eran especialistas en la operación político-electoral, nueve de ellos provenían de la dirigencia del SNTE y otros cinco correspondían a funcionarios en los estados palomeados por esa organización.

En lo que va de la administración del presidente López Obrador, tres han sido los titulares de la Secretaría de Educación Pública (SEP), y los dos últimos perfiles provenían del magisterio.

Se trata de Leticia Ramírez, actual secretaria de Educación, quien proviene del movimiento disidente magisterial de los años 80, donde emergió la fuerza de la CNTE. Posteriormente, su tarea ha sido meramente política y electoral.

Dentro del equipo de la secretaria Ramírez, destaca el reciente nombramiento de la subsecretaria de Educación Media Superior, Nora Ruvalcaba. Luego de competir por tercera ocasión por la gubernatura de Aguascalientes, fue designada responsable de impulsar la reforma al bachillerato en México.

Si bien tiene formación docente, desde hace 25 años se ha dedicado a la carrera política. Primero en el PRD como diputada federal, luego fue regidora de ayuntamiento y más tarde primera presidenta de Morena en la entidad, hasta convertirse en delegada federal de Bienestar.

En la revisión a la formación de los secretarios en las entidades luego del triunfo de Morena, destaca el caso de Guerrero. Después de ser rector de la universidad estatal, a inicios de la década de 1990, Marcial Rodríguez Saldaña incursionó en la política. Fue fundador de Morena, consejero estatal, candidato a presidente del partido en Acapulco y secretario general del partido en la entidad.

En ese encargo le tocó encabezar la defensa del candidato Félix Salgado Macedonio en contra del grupo de mujeres que acusaron al aspirante a la gubernatura de acoso y abuso sexual.

Con el relevo en la candidatura, la postulación de la hija del senador: Evelyn Salgado y su triunfo en las elecciones del año pasado, el abogado Rodríguez Saldaña recibió la cartera de educación.

A partir de este año, Oaxaca tuvo por primera vez una Secretaría de Educación, debido a que la administración estaba en manos de un instituto. Al frente de la nueva dependencia está Delfina Elizabeth Guzmán Díaz, quien desde 2001 se ha desempeñado en la política, primero por el PRD y luego por Morena.

En el caso de Michoacán y Morelos, los titulares fueron formados al amparo del PRI. Mientras Yarabi Ávila González renunció en la transición para sumarse al gobierno morenista en Michoacán, Luis Arturo Cornejo Alatorre ha ocupado diversos cargos políticos en Morelos en los últimos 35 años.

En el caso de Tabasco, Egla Cornelio es reconocida por su trayectoria en la universidad estatal, por su labor de litigante en un despacho que le permitió establecer relación con el hoy secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y llegar a la administración pública.

Formar parte del equipo de asistencia del exgobernador de Tlaxcala, Alfonso Sánchez Anaya, le ha valido a Homero Meneses ocupar diferentes cargos en su trayectoria, entre ellos, la secretaría técnica en la comisión de Desarrollo Regional en el Senado de la República, exdelegado de becas de Bienestar y ahora estar al frente de la Secretaría de Educación.

En Hidalgo y Sinaloa ambos titulares del sector tienen su base en movimientos populares. El primero, Natividad Castrejón, en la Unión de Fuerza Indígena y Campesina, Nueva Izquierda, Fuerza Social y Progresista, la sección hidalguense del Sindicato de Electricistas y más recientemente como coordinador de la campaña del gobernador por Morena, Julio Menchaca.

En el segundo caso, Graciela Domínguez Nava pasó de ser profesora en la universidad local a activista social en el movimiento pesquero en Sinaloa, en el movimiento por la defensa del patrimonio familiar de derechohabientes del Infonavit y del movimiento de los desplazados por la Presa Picachos.

Ha sido integrante del PRD, legisladora local, candidata suplente al Senado de la República y ahora secretaria, luego de que su maestro Rubén Rocha, ganara la gubernatura para Morena.

La distinción en el caso de Baja California, Puebla, Guanajuato y Yucatán es que la educación quedó en manos de expertos en relaciones internacionales y negocios, para el primer caso con Gerardo Solís.

A la salida de Melitón Lozano, entre sospechas de movilizar al magisterio en Puebla, llegó José Luis Sorcia Ramírez, exgerente nacional de Sostenibilidad A cola en AMSA.

Él mismo se define en un perfil de redes sociales como experto en agronegocios, promotor de la producción de cebada maltera para abastecer la industria cervecera nacional; es originario de Tehuacán, de donde es oriundo el gobernador de Morena Miguel Barbosa.

En Guanajuato, Jorge Enrique Hernández se convirtió en promotor y experto en becas y créditos educativos, y es fundador de la Asociación Mexicana de Institutos de Crédito Educativo y ahora, titular del sector para el gobierno panista local.

Te puede interesar: Hay que llevar de la mano a la educación en Querétaro: Mauricio Kuri

En cambio, en Yucatán Liborio Vidal Aguilar ha combinado su labor como empresario y político desde 1990. Ahora se presenta como #AmigoLibo en su recorrido constante en la entidad, en una estrategia más de promoción partidista.

De entre los seis secretarios con antecedentes en la burocracia educativa, destaca el caso de Lucía Aimé Castillo, con especialidad en gestión administrativa, se desempeñó como secretaria particular adjunta del titular de SEP, Reyes Tamez, en el gobierno del panista Vicente Fox.

Ha colaborado en distintas dependencias locales y federales, como la Dirección General del Sistema de Administración de la Nómina Educativa Federalizada, por lo que se convirtió en una experta del manejo de la nómina magisterial, y una de sus primeras acciones fue revisar plazas en Tamaulipas y cancelar aviadores.

Quienes han desarrollado una carrera de reconocimientos académicos por su labor en la investigación en las universidades locales han sido la titular de la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación (SECTEI), Rosaura Ruiz, excandidata a la Rectoría de la UNAM, así como Martha Elena Soto Obregón, investigadora en el Centro de Investigaciones Jurídicas “Héctor Fix Zamudio” y profesora de tiempo completo en la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

Para Roberto Rodríguez, investigador de la UNAM, la reforma educativa en manos de los operadores políticos “es como el AIFA, pero en educación”.

Nurit Martínez | El Sol de México

Trends