:)

Querétaro

Los “nuevos antros” son clandestinos y un peligro para los adolescentes en Querétaro

Published

on

QUERÉTARO, Querétaro. Sin vigilancia ni restricciones, salones de fiestas o fincas particulares son los nuevos antros para los jóvenes queretanos de entre 17 y 22 años, quienes realizan sus fiestas clandestinas, entre música, luces y mucho alcohol.

Para ingresar a la fiesta sólo se requiere pertenecer a alguno de los grupos que han formado los organizadores en redes sociales y entre los que circulan las invitaciones a la llamada “reu”.

Aunque clandestinas, estas fiestas son muy comunes en la ciudad, en algunos casos organizadas por menores de edad y en las que la mayoría de los asistentes todavía no cumplen la mayoría de edad.

Lee: Evita conflictos con tus vecinos: 3 consejos para celebrar las fiestas patrias sin molestar a nadie

De hecho, muchos de los asistentes son llevados por sus propios padres, a quienes les aseguran que se trata de una fiesta privada, XV años, bienvenida de la escuela o el cumpleaños de algún amigo.

Los boletos comienzan a venderse con semanas de anticipación, pero debido a la naturaleza del evento y por seguridad el lugar sede no es revelado sino hasta uno o dos días antes de la fecha.

Generalmente la mayoría de asistentes se conoce o por lo menos se “ubican”, ya que para obtener la entrada debes estar en sus grupos de WhatsApp y, para hacerlo, debe invitarte quien ya es parte del grupo o bien ser amigo o conocido de los organizadores, el Dj o el “staff”.

“Eso te da un poco de seguridad de saber quiénes van… casi todos somos conocidos”, menciona Sergio, uno de los organizadores de la “reu” o “nuevos antros”.

a la cual asistió Diario de Querétaro.

Ahí no hay seguridad, quizá un par de jóvenes fungen de “guardias” con una macana; no hay vigilancia ni quien ponga límites, tampoco “cadeneros” que decidan quién puede entrar.

Tras pagar los 100 pesos de entrada, ya dentro de la fiesta no importa si tienen 12 o 22 años, los “vapes”, cigarros, “azulitos”, mojitos o pomos circulan por igual. Lo único que puede separarlos es cuando el organizador instala zonas “VIP”, por las que se llega a cobrar hasta 5 mil pesos.

“A mí no me interesa ir (a los antros), y yo creo que a la mayoría tampoco… aquí todos nos conocemos, vienen niñas bien guapas, no tenemos que pagar propina a los meseros que son bien ‘pasados’ (en los antros legales) y sólo pagas lo que consumes. Hay eventos que hasta te dejan meter pomo, ir a un antro está ya muy pasado”, nos declaró Goz, un adolescente de 15 años que con orgullo menciona tener todas sus pulseras de las fiestas a las que ha ido en los últimos 2 años.

Lee: ¿Cuánto gastan los mexicanos en las fiestas patrias?

Para algunos eventos la barra libre es uno de los atractivos para atraer más personas y con ello garantizar más ambiente.

17 años es la edad promedio de los asistentes a las fiestas que se organizan entre los adolescentes, cinco mil pesos cuesta un espacio preferencial en zona VIP con amenidades exclusivas como juegos de azar y se organizan en redes sociales a través de grupos de amigos en los cuales circulan las invitaciones.

Los grupos, aunque multitudinarios, son “privados” y sólo se puede ingresar a estos “nuevos antros” a través de amigos, la locación en la que se habrá de realizar el evento en cuestión se reserva hasta el último momento.

Tamara Medina | Diario de Querétaro

Trends