:)

Vigilante

Guadalajara es una ciudad con aroma a chocolate y el olor a drenaje

Basta ir de una cuadra a otra para encontrarse con olores distintos, algunos iguales de nauseabundos, denuncian habitantes

Published

on

GUADALAJARA, Jalisco. Los malos olores que provocan la aceitera situada en el ingreso a la colonia del Fresno, además de problemas de drenaje y afluentes contaminados, no dejan siquiera dormir a sus habitantes, y son superiores a la efímera alegría que da el pasar frente a las instalaciones de la chocolatera Ibarra.

En pleno centro de capital del estado, la aceitera situada en el ingreso a la colonia del Fresno, obliga a los habitantes, como Teresa Rivera y su familia, a acostarse y despertarse con el mal olor que despide

“Es algo desagradable, porque los olores se vienen hasta a una o dos cuadras de retirado y hay muchos animales“, señalan los la comunidad

Lee: Reducir la contaminación da mayor esperanza de vida al mundo: Universidad de Chicago

A la entrada, es recibido por el olor que emana de la llamada Cuenca del Ahogado, que rodea parte de la ciudad y que poco a poco se ha convertido en la cañería de la capital, puesto que ahí van a dar las aguas negras de Tlaquepaque, Tlajomulco, Zapopan y Guadalajara.

Justo es la que “alimenta” con sus aguas a las aguas ya de por sí contaminadas del Río Santiago, uno de los más contaminados del país, que enfrenta su peor olor en los límites entre El Salto y Juanacatlán, ambos municipios pertenecientes al área metropolitana de Guadalajara, a unos 45 minutos de la capital jalisciense.

Estar en la zona es una experiencia desagradable para cualquiera, pero sobre todo para quienes no acostumbran el sitio, pues el recibimiento es con un olor desagradable.

El olor más característico del río es a huevo podrido, pero varía porque a veces huele a concentración de excremento, a drenaje, a animales muertos, huele a muchas cosas y los niños y jóvenes hemos crecido como en una dictadura, donde el olor a mierda es todo el tiempo y ya parte de lo cotidiano y a veces es imperceptible”, explica Sofía Enciso, vecina del lugar.

Desde hace 34 años, ella vive a cuatro cuadras de la cascada del Río Santiago, que desde hace décadas autoridades de los diferentes niveles de gobierno han prometido sanear, sin que al momento los habitantes de la zona vean un resultado real.

La joven creció con esos olores, que se agudizan en los días de más calor, como sucede también en el basurero de Matatlán, en el municipio de Tonalá, donde se depositan los desechos de una parte de los habitantes de la ciudad y cuyos lixiviados corren a la vista de todos, generando un problema a la salud de quienes por ahí viven.

Armando Bañuelos tiene 15 años viviendo con su familia en el Coto Montecarlo en el fraccionamiento Urbi, que en línea recta hasta el vertedero calcula sean alrededor de 200 metros entre su casa y la basura acumulada. A pesar de ello, antes vivían a gusto, porque los desechos estaban enterrados, pero todo cambió.

“Del año pasado para acá volvieron a depositar sin ningún control desechos de todo tipo y los olores cada vez son más insoportables y el problema se profundiza, porque nuestros hijos están presentando dolor de cabeza, vómitos, malestar general, porque es una situación sumamente anómala”, se queja.

Lee: El colectivo Defensa del Río Bravo sigue en la lucha por detener la contaminación del afluente

Una situación similar vive Cristina Chavira, comerciante en un local cercano al Mercado del Mar de Guadalajara, conocido como el de la Calle 34, donde hay más de 120 locales y algunos de ellos desprenden olores desagradables, sobre todo para quienes por ahí viven o trabajan.

“Es algo desagradable, porque los olores se vienen hasta a una o dos cuadras de retirado y hay muchos animales, hay ratas que en la noche se ve que corren para un lado y para otro y ya tiene bastante tiempo, hay algunos locales que hicieron arreglos, pero la mayoría están horribles”, afirma la mujer.

En pleno centro de Guadalajara, la aceitera situada en el ingreso a la colonia del Fresno, obliga a los habitantes, como Teresa Rivera y su familia, a acostarse y despertarse con el mal olor que despide.

“La verdad nosotros compramos la casa cuando la aceitera ya estaba aquí, en un principio pensamos que nos adaptaríamos, pero han pasado los años y no deja de ser desagradable.

Ellos han socializado el tema, nos han invitado a ingresar, a realizar recorridos e incluso a misas celebradas al interior, y nos aseguran que no daña la salud. Esperemos que así sea”, afirma resignada Teresa.

Además de esos olores que prácticamente cualquier tapatío ha experimentado o al menos conoce de su existencia, hay otros, como los que en ocasiones tiene la zona de San Juan de Dios, donde huele a drenaje -debido a los sifones profundos donde se estancan aguas negras- o la zona del rastro, al sur de Guadalajara, que también en ocasiones desprende olores desagradables debido a la sangre que ilegalmente se derrama a las tuberías.

Pero todo esto y más, se puede compensar con la suerte de pasar a pie, en bicicleta o en automóvil, frente a las instalaciones de la chocolatera Ibarra, situada por avenida Mariano Otero y que entre noviembre y diciembre trabaja a marchas forzadas para sobre producir las tabletas de chocolate que acompañarán muchas mesas de familias mexicanas, en las fiestas decembrinas.

Viridiana Saavedra | El Occidental

Trends