:)

Inclasificables

Los sorprendentes 60 años de Spider-Man: nuestro amigable vecino está de fiesta

Otro caso, ahora en los cómics, ocurrió en 2001. Después de los atentados del 11 de septiembre salió el cómic conocido como Spider-Man La portada negra.

Published

on

Aunque no te gusten los cómics, sabes quién es. Seguro los has visto en el puesto de revistas, en la televisión, en el cine, en alguna playera o hasta en algún meme de Spider-Man.

Sus ojos blancos en el traje azul con rojo y negro son uno de los símbolos de la cultura pop de la ciudad de Nueva York, la urbe más cosmopolita del mundo.

Desde luego estamos hablando de Spider-Man, quien cumple 60 años desde que el mundo lo conoció.

Con muy pocas expectativas, de hecho en una revista que estaba por desaparecer, en agosto de 1962 se publicó el primer cómic del trepamuros, un personaje que vendría a refrescar el mundo de las historietas planteando un superhéroe que cuando se quitaba el traje bien podrías ser tú.

Lee: El postporno repensó la industria tradicional para generar propuestas con responsabilidad y educación

“Lo que hizo que Marvel en general sobresaliera fue que sus personajes eran muy humanos. Si bien los personajes de DC también son humanos, los más importantes, por ejemplo Superman, viene de Krypton, Batman es multimillonario y Spider-Man es una persona común y corriente, y eso hace que la gente se relacione más con él”, explica Mister X, creador del canal de YouTube The Top Comics, un espacio dedicado a hablar de superhéroes y cómics.

“No tenías que venir de otro planeta, ni ser millonario, ni recibir un anillo de un extraterrestre, simplemente aquí en la Tierra cómo podemos hacer las historias más terrenales.

“Es uno de los seres más queridos incluso en el mundo real, para Nueva York Spider-Man es un emblema porque representa lo aguerridos que son los neoyorquinos y de cierta manera se parecen a la gente de la Ciudad de México, aguerridos, tiene mucho arraigo por su ciudad y dan todo por protegerla y a quienes están al lado”, dice Mister X.

Un adolescente
Debajo de la máscara de Spider-Man está Peter Parker, un adolescente que por accidente obtuvo sus poderes, pero a diferencia de otros superhéroes, él no viene de otro planeta, ni es millonario, ni es extraordinariamente guapo.

Es más, siempre tiene problemas de dinero, a pesar de ser un genio por su trabajo heroico, tiende a faltar mucho a clases; en su trabajo de medio tiempo (fotógrafo de un periódico) no gana lo suficiente y su jefe lo maltrata laboralmente.

¿Quién puede admirar a una persona así?

Para Mister X, esa historia junto a sus acciones heroicas es el encanto de Spider-Man.

Spider-man, siendo una persona promedio, a quien le va mal, ni es extremadamente guapo, hace que el personaje sea muy relacionable con el público

Dentro de la mitología de Spider-Man, Peter Parker obtiene sus poderes un día que visita un laboratorio y ahí lo pica una araña radioactiva.

Tras saber que tiene fuerza sobrehumana, puede trepar paredes y sus sentidos se agudizan a tal grado que puede detectar el peligro, Peter usa esos “dones” en beneficio propio, lo que indirectamente causa la muerte de su tío Ben, quien junto a su tía May lo adoptaron cuando se quedó huérfano.

Te recomendamos: El gobierno de Guanajuato ayuda a los grupos indígenas para que pongan pequeños comercios en León

Peter no detuvo a un ladrón que a la postre mataría a su tío, pero antes de la tragedia Ben Parker le dejó la mayor lección de su vida: un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

“(La frase) es fácil decirla, pero no es tan fácil cuando la llevas a cabo porque involucra que le tocó algo que a lo mejor él no quería, ser Spider-Man, ser un héroe, y la vida lo forzó y ahí tuvo que decidir cómo utilizar esos poderes: ser un villano, robar dinero o hacer lo correcto. Eso lo diferencia de otros personajes, comenta Mister X.

Ese sería el primero de varios errores que como superhéroe tendría Spider-Man. Esa imperfección es otro de los factores que lo vuelven más cercano al público: no estamos viendo a un dios bajado del cielo, estamos leyendo una historia de un adolescente sufriendo por la vida cotidiana y por no saber cómo manejar sus poderes.

Su empatía por los villanos
Como todo buen superhéroe, el Hombre Araña tiene una amplia e interesante galería de villanos, que al igual que él, varios fueron víctimas de accidentes científicos, pero que eligieron el camino de la delincuencia.

“La mayoría de sus villanos están vinculados con él, de manera muy personal, eso hace que no se diferencien muchos los malos de Peter Parker, y eso hace que en las historias los villanos no sólo sean malos de malolandia, sino que tienen un peso con su círculo social, lo que hace que se involucre hasta el final haciendo interesante sus historias”, comenta el creador de The Top Comics.

Esta vinculación, sumada a su origen parecido, hace que el héroe sienta empatía con el villano, generando una meta diferente a otros cómics: Spider-Man no quiere mandar a la cárcel a ningún criminal, lo quiere ayudar a encontrar el camino a la redención.

Esto lo vemos claramente en la última película del personaje, No way home, donde en lugar de regresar a los supervillanos a su universo para que mueran, les quiere devolver su vida normal porque ve que antes del accidente que les dio poderes, todos eran buenas personas.

Dichos principios han hecho que en diferentes historias marque una diferencia clara con otros héroes, como Los Vengadores, quienes tienen como prioridad vencer al supervillano, aun a costa de la integridad de sus rivales.

“Durante mucho tiempo a Spider-Man se le dificultó unirse a Los Vengadores porque él no está tratando de enfrentar a Thanos o cualquier otro supervillano, él está tratando de salvar a la gente de Nueva York. Si Daredevil protege a Hell’s Kitchen, Spider-Man protege a Nueva York”, expresa Mister X.

Un amigable vecino
Al igual que Spider-Man, la ciudad de Nueva York no requiere presentación. Sede del edificio principal de Naciones Unidas, con teatros, museos y un sinfín de espectáculos de primer nivel, la ciudad que nunca duerme es un personaje en sí.

Pero también tiene otro lado, al ser una urbe tan grande, con tan alta población, también es un polo de inseguridad y desigualdad que no se pueden negar, incluso en los cómics.

En la década de los 60, Stan Lee vivía en Nueva York, por eso fue una de sus principales inspiraciones para varias de sus creaciones.

“(Stan Lee y su equipo) querían hacer que parte de la ciudad fuera parte de la historia, por eso Stan quería a Nueva York, a diferencia de Batman o Superman que viven en ciudades ficticias, Spider-Man vive en Nueva York porque Stan Lee vivía en Nueva York y para él tenía sentido porque metía calles que él conocía, edificios que él conocía, y eso hacía que lo vinculara con su realidad”.

Esta relación se ve tanto en el mundo ficticio como en el real. Por ejemplo, en la película Spider-Man 2, de 2004, hay una escena de una pelea en el Metro entre el Hombre Araña y el Doctor Octopus, casi al final el héroe tiene que arriesgar su vida para detener el tren y así evitar una tragedia.

En la maniobra pierde la máscara y el conocimiento, y la gente, le reconoce la acción, devolviéndole la máscara para que siga guardando su identidad.

Otro caso, ahora en los cómics, ocurrió en 2001. Después de los atentados del 11 de septiembre salió el cómic conocido como Spider-Man La portada negra.

En lo que fue un homenaje a policías, bomberos y demás personas que atendieron la emergencia tras los ataques a las Torres Gemelas, en el cómic se ve a todos los personajes de los cómics, incluidos villanos, rescatando a sobrevivientes y levantando escombros junto a los servicios de emergencia de Nueva York.


A lo largo de 60 años se han escrito cientos de historias de Spider-Man. Incluso, en México hubo historias editadas aquí, aunque nunca fueron parte de la continuidad oficial del personaje.

Aunque algunas son clásicas, Mister X da un par de recomendaciones para aquellos que quieran conocer una versión más fresca y actualizada.

La primera de ellas es Aprendiendo a trepar. Una nueva versión del origen del personaje, con un contexto del siglo XXI y con personajes que dan un giro al relato ya conocido.

La otra recomendación es Superior Spider-Man. En este arco, el doctor Octopus implanta su mente en el cuerpo del Hombre Araña, lo que le hará saber lo complicada que es la vida del superhéroe.

Alejandro Suárez | El Sol de México

Publicidad

Trends