:)

Baja California

Ya no se puede nadar con los lobos marinos en La Paz

Los ejemplares machos pueden tornarse agresivos al encontrarse en celo

Published

on

Foto: Archivo

LA PAZ, Baja California Sur. Aunque es una de las actividades más atractivas para los turistas que llegan a la Isla Espíritu Santo, del 1 de junio al 31 de agosto no se puede nadar con los lobos marinos, pues los ejemplares machos se encuentran en celo y pueden tornarse agresivos.

Son dos los sitios ideales para nadar con lobos: los islotes de Espíritu Santo y los de San Rafaelito, donde los turistas pueden convivir con los animales durante un tiempo de 40 minutos, atendiendo las recomendaciones del personal de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas que vigilan la zona y que verifican que los visitantes porten el brazalete que comprueba el pago de la aportación al gobierno federal.

En el lugar hay boyas que delimitan el área donde las embarcaciones se deben de amarrar mientras dura el nado, y aunque este solo abarca unos 40 minutos, el paseo por la Isla incluye recorridos por las playas más bellas de esa Área Natural Protegida, en un viaje que tiene una duración de aproximadamente 6 horas desde la salida del puerto hasta el regreso, y en el que algunos prestadores de servicios incluyen una breve estancia en Balandra.

Lee: La basura amenaza a la Isla Venados, un paraíso de moda en Mazatlán

Prácticamente la totalidad de los prestadores de servicios turísticos de La Paz utilizan lanchas de 26 pies con capacidad máxima de 20 personas y son micro empresas familiares; sin embargo ha sido tal el éxito de esta actividad, que en los últimos años grandes embarcaciones de hasta 25 metros y con más de 50 turistas a bordo procedentes de Los Cabos ingresaron a la actividad de nado con lobos, una práctica que fue restringida por la Conanp; en la actualidad, siguen llegando pero deben de anclarse lejos del sitio donde se ubican las loberas.

Quienes han nadado con lobos marinos describen la experiencia como algo maravilloso, debido a que los animales juveniles interactúan con los turistas, en una especie de juego que cautiva a los visitantes; la veda de la actividad durante junio y julio solo aplica para la Isla Espíritu Santo y se permite en el islote de San Rafaelito.

Los prestadores de servicios deben llevar chalecos salvavidas, radio, equipo de seguridad, permisos náuticos matrícula, certificado de navegación y brazaletes de la Conanp

El nado con lobos es, junto con el avistamiento de tiburón ballena, el principal atractivo turístico de La Paz y la temporada más alta de esta actividad es durante septiembre, con turismo mayoritariamente nacional que vacaciona durante el verano en La Paz; en el resto de los meses, predomina la llegada de extranjeros.

Un viaje a la Isla Espíritu Santo que incluya el nado con lobos y una breve estancia en Balandra tiene un costo que oscila entre los mil y los mil 500 pesos e incluye alimentos, saliendo durante las primeras horas de la mañana y regresando entre cinco y seis horas después.

Todos los prestadores de servicios deben de llevar chalecos salvavidas, radio, equipo de seguridad, permisos náuticos matrícula, certificado de navegación y brazaletes de la Conanp.

Pero la presencia de lobos marinos no tiene los mismos efectos en el estado, y mientras en La Paz se han convertido en un importante atractivo turístico, en la cosa del pacífico la presencia cada vez mayor de esta especie provoca cuantiosas pérdidas entre los pescadores ribereños, cuyas artes de pesca son frecuentemente destruidas por los estos animales.

Lee: Los mazatlecos combaten la contaminación de la Isla Venados

Desde Punta Abreojos hasta las Islas Natividad y Cedros, se registra desde hace años abundantes poblaciones de lobos marinos, con una cada vez mayor presencia en el mar, particularmente en los sitios donde los cooperativistas tiran sus redes y trampas para atrapar escamas, las cuales en ocasiones son comidas o dañadas en su totalidad.

En fechas recientes, cooperativistas de la Zona Pacífico Norte han demandado a las autoridades se permita el aprovechamiento de esta especie a fin de regular lo que consideran como una sobrepoblación, originada por el hecho de que prácticamente no tienen depredadores; incluso, algunos atribuyen la mortandad de más de 150 ejemplares de lobos registrada en el año 2020, al excesivo crecimiento en las loberas.

Quienes han registrado daños en sus artes de pesca, refieren que los lobos se han acostumbrado tanto a comer de lo que sacan los lancheros, que incluso siguen a la embarcación hasta más de seis millas para comer el producto de la marea.

Elías Medina | El Sudcaliforniano

Trends