:)

Sonora

La basura amenaza a la Isla Venados, un paraíso de moda en Mazatlán

El lugar está invadido con desechos de todo tipo, con la complicidad de las autoridades, falta un reglamento que controle la presencia de turistas que contaminan la flora y fauna de la playa VIP

Published

on

Foto: Fausto McConegly

MAZATLÁN, Sinaloa. La Isla de Venados es considerada la playa VIP que todos quieren visitar, es el lugar ideal para pasar un día relajado, bucear, hacer senderismo, pasear en yate, banana o kayak y comer rico. Pero la otra cara de este paraíso natural es el deterioro ambiental y contaminación en esta área catalogada como protegida.

Martha y Esteban, una pareja de turistas del estado de Coahuila, cruzaron a la Isla de Venados en una lancha que abordaron en la Zona Dorada. Hace dos meses, unos amigos de ellos que habían venido a Mazatlán les recomendaron mucho ese lugar, así que en cuanto llegaron al puerto programaron su visita.

Ellos habían visto un video en TikTok que mostraba la fuerte contaminación que existe en la isla, pero eso no los desanimó. Desde que se bajaron de la lancha se sintieron cautivados con las aguas cristalinas y el bello paisaje, sin embargo apenas caminaron comprobaron que el sitio estaba convertido en un vertederto de desechos.

Lee: Los mazatlecos combaten la contaminación de la Isla Venados

Observaron cómo los senderos están llenos de heces fecales, papel higiénico sucio, toallas sanitarias usadas y otro tipo de residuos como pañales, cubrebocas, preservativos y botes de cerveza. No faltaron los plásticos y pet, que además de dañar el medio ambiente, afectan la imagen de la isla por sus fétidos olores.

Librado González, prestador de servicios en esa zona desde hace dos años, señala que cuando llevan a los turistas les comparten las reglas del lugar como recoger su basura, pero que no siempre hacen caso.

El esfuerzo por mantener limpia la isla inicia desde antes de abordar la embarcación, donde se invita a los visitantes llevar consigo una bolsa para recoger sus desechos una vez que regresen. La indicación se repite al llegar a la playa y se les pide no encender fogatas, al menos no en la arena directamente, ya que el carbón no es degradable y contamina la playa.

“Cuando los clientes se van y vemos que queda algún tipo de basura, nosotros nos comprometemos a recogerla, no nos vamos hasta que dejamos todo limpio, pero muchas veces, aunque nosotros dejemos todo limpio, al día siguiente encontramos sucio, porque no nomás somos nosotros, sino que la gente de los yates viene y se baja acá y deja basura, y al final de cuentas se regresan y aquí la dejan”, explica.

Martha y Esteban siguieron todas las reglas que les señalaron, es más solo llevaban unas botellas con agua con las cuales se regresaron. Estuvieron unas horas en la arena, se bañaron en la playa y pasearon en kayak. Disfrutaron la experiencia y el lugar les gustó, pero no pasaron por alto la situación de abandono en la que se encuentra esta área protegida.

Mazatlán se ha ganado a pulso el nombre de La Perla del Pacífico no solo por el valor histórico que tiene el puerto, sino porque aquí se pueden encontrar atractivos naturales considerados como joyas de la naturaleza, como el caso de las llamadas Tres Islas: Lobos, Venados y Pájaros, que fueron decretadas área natural protegida en 1978 por el gobierno de México.

Y aunque muchas de las reservas naturales del país no están cerradas a la actividad turística, como en este caso, las visitas deben realizarse de forma sustentable, bajo estrictos reglamentos y planes de manejo del lugar.

Además de la contaminación por basura, fecalismo, y que se ha sobrepasado su capacidad en las playas, sobre todo en las temporadas altas de turismo, el ruido generado por las embarcaciones al hacer recorridos por la bahía cuando se acercan demasiado a los islotes en donde descansan aves y lobos marinos (más allá de los 50 metros permitidos), afectan a la fauna por el uso de bocinas y altavoces que alteran el comportamiento de las especies.

Lee: Yucatán tiene 7 playas en la lista de platino

Los esfuerzos por fomentar la limpieza del lugar se observan en carteles donde se invita a los visitantes a llevarse su basura, la mayoría de las veces son ignorados por quienes les da igual dejar sus desechos antes de partir.

A través de redes sociales en los últimos meses se han evidenciado las irregularidades que suceden en la Isla de Venados: fiestas privadas con cientos de personas, mobiliario y hasta escenarios, fogatas, recorridos en horarios no permitidos, entre otro tipo de desmanes que han sido ignorados por autoridades ambientales y municipales.

En abril de 2018 el gobierno del estado fue mas allá de la reglamentación ambiental, y sin dimensionar los daños ecológicos causados, colocó por unos días unas luminarias en el lugar para promover el Tianguis Turístico.

Cecilia García Chavelas directora de Flora y Fauna del Golfo de California, dependiente de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), dijo que desde hace un año trabajan en la elaboración de un programa de uso público en el que se atiende el tema de la sobredemanda de visitantes a esta zona protegida.

“Estamos elaborando un programa de uso público donde se actualice la capacidad de carga, sin deteriorar los recursos, en ese caso, desde tiempo atrás habíamos hecho esta situación de estimar la capacidad, la visita que teníamos era menor a la actual, por eso se está actualizando esa cifra, en unas semanas lo tenemos programado, más allá de lo mediático, se estará dando el resultado de este programa”, explicó.

Desde el 2011, en esta área se cuenta con una brigada comunitaria que trabaja todos los días, de 6:00 de la mañana a 2:00 de la tarde en la limpieza de playa. Pero con la reapertura de operaciones una vez superado lo fuerte de la pandemia del Covid-19, ha resultado insuficiente por el considerable incremento en las visitas a la Isla Venados.

Si bien la isla tiene un decreto de protección, explicó que existe posibilidad de desarrollar turismo, pero para ello hay diversos lineamientos que se han establecido e instrumentos que quienes hagan uso de ella deben cumplir. Parte de estos requisitos obligan a que tiene que recoger la basura y concientizar.

Agregó que la Conanp entrega la autorización a todo aquel que cumple con lo que exige la Capitanía de Puerto, quien hace solicitud y no tiene posibilidad de obtener permiso, no lo logra, además de que todo se viene trabajando de manera coordinada con la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), porque la vigilancia y aplicación de sanciones le corresponde a esa dependencia.

El subdelegado de inspección de recursos naturales y encargado de Profepa en Sinaloa, Pedro Luis León, destacó que dentro de sus funciones está la inspección en materia de zona federal marítimo terrestre, y en lo que respecta a las islas es el cumplimiento de todo lo que tiene que ver con inspección, recursos naturales, para en coordinación con Conanp, generar procedimientos administrativos a cualquier tipo de irregularidades que se encuentren.

En este caso les compete la inspección de cada uno de los prestadores de servicios turísticos que llevan turistas a la Isla Venados, para verificar cumplimientos de la autorización que es expedida por Conanp.

Estamos en completa disposición de trabajar en conjunto, tenemos procedimientos administrativos y vamos a atender casos de este tipo, porque Conanpnotifica las denuncias y nosotros estamos obligados por ley a dar cumplimiento; lo que pasa es que un procedimiento administrativo que tiene una serie de variantes en cuestión de derechos humanos de cada una de las personas, por lo que lleva su tiempo”.

Lee: Los turistas nadan en las playas contaminadas de Acapulco

El capitán de Puerto de Mazatlán, José Ángel Treviño Núñez, aseguró que existe una regulación para coordinar y atender la problemática, para influir en que el prestador de servicios turísticos lleve gente a la isla promueva la cultura de la limpieza, para que no dejen la basura, con estrategias como que lleven los depósitos en las embarcaciones para reforzar esa parte de regresar los residuos.

“Lo que queremos hacer es coordinarnos con las autoridades para poder atender toda esa problemática. Por ejemplo, si un prestador de servicio lleva gente a la isla y la gente que lleva deja la basura, tenemos que ver de qué manera podemos trabajar para que el prestador de servicios, si es necesario, lleve depósitos de basura para que los desechos se recojan y se traigan, eso es algo que queremos establecer, las líneas de coordinación, las líneas de trabajo que vamos a tener”, refirió.

Treviño Núñez señaló que a la Profepa le compete la parte de la limpieza, pero que se busca que se logre coordinar entre todos para regresar el estatus de protección al lugar, en el que, a través de las redes sociales se ha denunciado la alta presencia de contaminantes que ponen en riesgo a las especies de aves que ahí tienen sus procesos reproductivos.

Agregó que se deben colocar brazaletes para llevar un control de los turistas que arriban a la isla y también que los prestadores de servicios esperen a sus clientes en las embarcaciones.

Para el director de Proyectos Especiales de la Secretaría de Turismo, Juan José Ruiz González, la importancia de poner orden en la Isla Venados y en todas las playas se resume en no dañar la imagen de Mazatlán como atractivo. Propuso que capacitar a los prestadores de servicios náuticos y turísticos para que mejoren su actividad sin poner en riesgo la sustentabilidad del destino.

Debido a la contaminación y el descontrol que se vive actualmente en la Isla Venados de Mazatlán, existe la posibilidad de limitar los paseos al lugar de forma temporal.

La propuesta fue hecha en una reunión donde estuvieron presentes funcionarios de la Secretaría de Turismo de Sinaloa, Marina, Capitanía de Puerto, la Procuraduría de Protección al Ambiente, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas y Protección Civil.

La directora de Flora y Fauna del Golfo de California, dependiente de Conanp, Cecilia García Chavelas, comentó que esta decisión se tendrá que tomar desde el organismo central, pues hay otros casos donde ha sido la Secretaría de Marina la que ha intervenido.

Esta propuesta generó opiniones encontradas, ya que el alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez Torres, aclaró que esa decisión no le corresponde al municipio, pero que si las autoridades competentes lo consideran necesario, lo harán.

Los promotores de paseos turísticos consideraron que se deberían buscar alternativas que ayuden a mantener un equilibrio, de lo contrario, pegará en el bolsillo de muchas personas que dependen de esta actividad.

Lee: El cambio climático tiene su solución en el fondo del mar

La Isla de Venados es uno de los principales atractivos naturales que buscan conocer los turistas que llegan a Mazatlán, por lo que si a consecuencia de la contaminación se cierra, temporal o definitivamente como se pretende, pegará fuertemente en lo económico a toda una cadena del sector turístico.

Por decreto federal, desde el 2 de agosto de 1978, las islas Lobos, Venados y Pájaros son Zona de Reserva y Refugio de Aves Migratorias y Fauna Silvestre de las Islas del Golfo de California.

El 18 de abril de 1991 fueron decretadas como Área Natural Protegida Estatal. El 7 de junio de 2000 se les recategorizó como Área de Protección de Flora y Fauna Federal.

La Isla Venados tiene una superficie de 54 hectáreas, con una longitud de 1.8 kilómetros y de 250 mil 700 metros de ancho de punta a punta.

Flora y fauna: 43 especies de aves, cincoespecies de reptiles, 13 especies de mamíferos terrestres, ocho tipos de insectos.

Especies: tortugas marinas, aves migratorias y terrestres, ardillas, iguanas, venado cola blanca, tlacuaches, mapaches, culebras, murciélagos, pato pijije, pelícano pardo, fragata, bobo café, bobo patas azules, zopilote negro, paloma de alas blancas, lechuza de campanario, chuparrosa, pájaro carpintero, triste situación.

Los senderos del lugar están llenos de heces fecales, papel higiénico, toallas sanitarias, pañales, cubrebocas, preservativos y botes de cerveza y plásticos.

Marimar Toledo | El Sol de Mazatlán

Trends