:)

El Extranjero

Investigadores respaldan nuevo fármaco contra el VIH desarrollado en China

Los ensayos clínicos demostraron que una combinación del fármaco aporta un perfil de seguridad notable

Published

on

Foto: Reuters

Nombrado Albuvirtida (ABT), el nuevo medicamento desarrollado en China, perteneciente a los llamados inhibidores de fusión para la lucha contra el VIH, arrojó resultados esperanzadores durante el ensayo clínico en su fase III, la cual se prolongó durante 48 semanas.

De acuerdo con un informe publicado en el Journal of Infection, los especialistas determinaron que la combinación de este medicamento con el antirretroviral Kaletra reveló un buen perfil de seguridad.

Para estos ensayos clínicos, la desarrolladora del medicamento, que es la farmacéutica Frontier Biotech, reclutó a cerca de 420 pacientes que padecían VIH en el país asiático, y cuya característica principal era que no habían conseguido inhibir el virus previamente con medicamentos que eran antivirales orales.

Lee: La vacuna contra el VIH de Moderna entra en fase de prueba con humanos

Según la agencia EFE, la función principal de este tipo de tratamientos es bloquear la entrada del virus a ciertas células del sistema inmunitario, otorgándoles estabilidad.

Después de administrar el medicamento chino (ABT) junto con Kaletra durante un periodo de cuatro semanas, se pudo observar que el 41 por ciento de los participantes vio cómo su carga viral en plasma era inferior a 50 copias/ml, lo que significaba que los virus del VIH aún no habían sido detectados; y por otro lado el 83 por ciento ya había sido tratado de manera efectiva, ya que se observó que el 99 por ciento de los virus del VIH de sus cuerpos ya estaban inhibidos.

El ensayo clínico comenzó a tomar forma hace casi una década, en 2013, cuando además fue el primero en su tipo en el mundo en utilizar un régimen de dos medicamentos e incluso el primero realizado entre una muestra de totalidad asiática.

En mayo de 2018, el tratamiento logró recibir el certificado de nuevo medicamento por parte de la Administración Estatal de Medicamentos de China y en octubre de ese mismo año pudo ser incluido como uno de los principales fármacos de índole antiretroviral que estaban disponibles en las directrices chinas para los diagnósticos e incluso para los tratamientos contra el VIH.

Según la Comisión Nacional de Salud local, en el año 2020 fueron cerca de 1.25 millones de pacientes los que vivían con VIH en China, un país en el que alrededor de 80 mil personas llegan a contraer el virus cada año.

Diego Torija / El Sol de México