:)

Seguridad

La Laguna está en crisis por el descenso de lluvias en el último lustro

Se esperan precipitaciones en la segunda mitad del año

Published

on

Foto: Roberto Rodríguez Hernández

TORREÓN, Coahuila. La sequía en La Laguna, sobre todo en las partes altas, media y baja de la Cuenca del Nazas, empieza a preocupar a especialistas e investigadores, pues el nivel de lluvias ha descendido drásticamente en los últimos cinco años, y esto se refleja en los pobres escurrimientos que registran las presas Lázaro Cárdenas y Francisco Zarco, y la nula recarga de los mantos acuíferos.

En un trabajo de investigación, el responsable de la estación meteorológica de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), José Abad Calderón Partida, se revisaron las estadísticas de menor a mayor de enero a junio y de menor a mayor en el acumulado anual.

Este año es considerado como uno de los peores en sus niveles de precipitación, pues apenas acumula 29.8 milímetros que le sitúa dentro de las más bajas en los últimos años, siendo en 1974, 2011 y 1975 los tres peores años que se recuerdan con registros de 0.3 a 0,5 milímetros de lluvia, durante el periodo de enero a junio.

Lee: Así es el bombardeo de las nubes para combatir la sequía y desertificación en México

Posteriormente en los años 2021, 1991, 2013 y 2008, la estadística refleja que no se alcanzó la cifra de los dos dígitos, lo que quiere decir que las precipitaciones en esos años no llegaron ni a los 10 milímetros, explicó Calderón Partida.

Luego en 1995, 2012, 1971, 1998, 1988, 1980, 1982, 1996, 2017 y 2020, los niveles de precipitación de enero a junio no superaron la barrera de los 30 milímetros.

Con este análisis se puede observar pues que 2022 se ubica en el lugar 18, dentro de los peores en cuanto a los niveles de precipitación, lo que ha encendido los focos rojos entre los expertos e investigadores, pues la última precipitación importante en el primer semestre fueron las registradas en el 2015 con 270.3 milímetros de lluvia acumulada, en 1986 con 231.8 milímetros y en 1992 con 213.1 milímetros de captación de lluvia.

En el acumulado anual las cifras son aún más preocupantes pues los números indican que este pudiera ser un mal año de nueva cuenta en cuanto a las lluvias se refiere, ya que en el registro aparece el 2017 con 336.5 milímetros de lluvias, en el 2018 se alcanzó la cifra de los 454.1 milímetros, en el 2019 empezó la debacle pues se cayó a los 177.2 milímetros, en el 2020 se fue más abajo con 145.2 milímetros, en el 2021 se tuvo una ligera recuperación al llegar a los 217.8 milímetros, pero en este año 2022, cumplido casi el primer semestre enero-junio, apenas si se cuentan los 29.8 milímetros.

Aunque también sería conveniente hacer algunos apuntes importantes de estos últimos cinco años, pues si observa, en el 2017 hasta junio apenas se llevaban acumulados 28.5 milímetros, en el 2018 se tenían 33.3 milímetros, en el 2019 se tenían registros de 63.3 milímetros, en 2020 había 28.9 milímetros y en el 2021 se tenían 6.3 milímetros solamente.

Lo anterior significa que la segunda parte del año para la zona de La Laguna es sin duda la de mayor captación de lluvias, pero con la madre naturaleza nada está escrito, reiteró el meteorólogo.

“De que estamos en sequía eso es más que evidente, ahí están los números, por ello la preocupación de las autoridades federales que ya desde el 2021 emprendieron también en la cuenca alta del Nazas, el bombardeo de nubes para generar mayor cantidad de precipitación de lluvia en esa parte estratégica del acuífero lagunero”, explicó.

Lee: Con problemas de sequía vive el 69% de los municipios de Tamaulipas

Los peores años de lluvia acumulada anual son 1974 con solo 64.4 milímetros, 1975 con 52.6 milímetros y el 2011 con solo 94.0 milímetros.

Es claro pues que el tema de la sequía ya deberá ser considerado como un tema serio para la agenda de trabajo de las entidades federativas de Coahuila y Durango y de los municipios que conforman la llamada zona metropolitana, agregó Calderón Partida.

Armando Cobián Lafont | El Sol de La Laguna