:)

Querétaro

Los yonkes son el negocio de las autopartes que sigue vigente en Querétaro

Los mecánicos y los dueños de vehículos acuden a buscar piezas más económicas o que no encuentran en las refaccionarias

Published

on

Foto: Miguel Cruz

QUERÉTARO, Querétaro. A pesar del contexto internacional de las armadoras de autos que disminuyeron su producción por falta de algunos componentes luego de la pandemia, la venta de autopartes y refacciones en yonkes en la entidad sigue vigente, pues se trata de rescatar piezas o partes de automóviles siniestrados.

Aunque las aseguradoras de autos son la principal fuente de suministro de estos negocios, también adquieren automóviles de particulares que presentan fallas muy costosas de reparar.

El precio de un automóvil depende de la marca y modelo, así como de las condiciones mecánicas y estéticas ya que eso impactará en la ganancia de los propietarios de los yonkes.

Lee: El gobierno de Baja California determina las reglas para regularizar los vehículos usados procedentes de Estados Unidos

Las personas que acuden a buscar piezas a estos yonkes esperan encontrar mejores precios que en las agencias de autos, algunos otros son propietarios de automóviles más antiguos, cuyas refacciones son imposibles de encontrar en otro lugar.

“Estoy buscando la tapa de mi espejo porque me la robaron, pero en el yonke me quieren vender el espejo completo, quieren mil 500 por él, pero falta instalarlo y repintarlo. Pero en la agencia ya no lo encontré, mi carro es 2007”, dijo uno de las personas que visitó diversos negocios de este tipo.

Un espejo de un auto modelo 2015 se puede encontrar entre dos mil y dos mil 500 pesos; en la agencia, se puede llegar a cotizar por encima de los seis mil pesos.

No hay un modelo en específico que tenga más demanda o una pieza en particular, pueden ser piezas estéticas como faros, rines e incluso motores enteros los que se pueden encontrar en estos yunkes, depende de la disponibilidad y un poco de la suerte de cada comprador.

“Hay de todo, conforme van llegando los carros vamos viendo que piezas se pueden vender. Si no lo tenemos puede estar en algún otro yonke nos damos cuenta qué va llegando y qué carros van agarrando los demás”, comenta uno de los trabajadores.

Los yonkes son enormes lugares con un mar de piezas, donde muchas veces el usuario explora un automóvil de su interés en busca de alguna parte que le sirva.

Se encuentran autos chocados de marcas de lujo, hasta algunos con más de 20 años de antigüedad, de los cuales siguen buscando piezas.

Algunos yonkes se especializan en piezas como motores. Un motor completo de un auto mediano de cuatro cilindros se puede encontrar entre seis mil y ocho mil pesos. Otros se dedican únicamente a la venta de piezas de carrocería.

Khalid Osorio | Diario de Querétaro

Seguir Leyendo
Publicidad