:)

La Opinión

El gobierno de Gustavo Petro será con un tono moderado, conciliador o radical 

Gustavo Petro debe rendir buenas cuentas si es que desea que la izquierda se mantenga en el poder en nuevas elecciones en Colombia

Published

on

Ahora el balón está en la cancha del presidente electo de Colombia, Gustavo Petro, el pasado domingo la mitad de los votantes colombianos decidieron darle una oportunidad a la izquierda, el reto es ver cómo llega el nuevo gobierno, con un tono moderado y conciliador o radical.

El reto es grande, Gustavo Petro debe rendir buenas cuentas si es que desea que la izquierda se mantenga en el poder en nuevas elecciones en Colombia, de entrada un tema muy espinoso son las guerrillas tanto la del Ejército para la Liberación Nacional (ELN) como la disidencia de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El pasado guerrillero del ahora presidente electo, quien militó en el M-19, pone en tela de juicio, las posibles negociaciones y la condescendencia que puede tener su gobierno para esos grupos, que  independientemente de lo que acuerden, tienen un pasado y un presente muy oscuro respecto a su proceder con la sociedad.

Lee: Los diputados siguen trabajando, pese a que rechazarán las leyes del presidente de la República: PRI

Incluso hoy la disidencia de las FARC y el ELN se disputan el trasiego de droga en la selva entre Colombia y Venezuela, Petro debe de partir desde ese objetivo para cualquier negociación futura, fue una de sus propuestas de campaña y los colombianos van estar muy pendientes de que se cumpla, porque es un fantasma social que arrastran desde hace muchas décadas.

De entrada, la guerrilla del ELN se pronunció el pasado lunes sobre la victoria de Petro asegurando que mantienen su “lucha y resistencia política y militar”, pero también que están dispuestos a buscar la paz. Guste o no es otro gesto de simpatía, el primero fue cuando anunció una tregua a propósito de los comicios presidenciales.

Otro tema coyuntural será la generación de empleos, no sólo es una necesidad de Colombia, prácticamente apremia a todo el mundo, sobre todo, después de lo lastimadas que quedaron las economía regionales, locales y mundiales. Ahora mismo estamos al borde de una inflación de tintes alarmantes por arriba del ocho por ciento.

En su primera intervención como presidente electo, Petro envió un mensaje tranquilizador al empresariado que en campaña lo acusó de promover un socialismo fallido, “fue una campaña de mentiras y miedo, que íbamos a expropiar a los colombianos, que íbamos a destruir la propiedad privada (…) nosotros vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia”, aseguró el exguerrillero.

Aunque más de un analista económico tiene serias dudas sobre la postura económica que asuma el mandatario electo y ven como prioridad, primero crear confianza para el sector empresarial que son los generadores de plazas de empleo, el asunto es que en Colombia no hay referentes de gobiernos de izquierda.  

También hay una propuesta de reformar a las policías y al Ejército, que tienen fama de abusos tanto a delincuentes como a civiles; y presuntas alianzas con los carteles de la droga, un tema muy espinoso, porque los intereses de las fuerzas de poder en el país sudamericano no se van a quedar de manos cruzadas. Y es que siempre es importante tener cómo aliado ese sector para poder gobernar respaldado. 

A finales de abril pasado, Gustavo Petro acusó a miembros de la cúpula militar de estar aliados con el Clan del Golfo, la mayor banda narcotráfico del país. En respuesta, el comandante del Ejército, el general Eduardo Zapateiro, lo acusó de “politiquería”, en una inusual intervención política en un país donde la Constitución prohíbe a la fuerza pública participar en el debate político y votar. 

La verdad es que el presidente electo contará con una bancada importante, pero no mayoritaria, la cual acompañará las iniciativas del inédito gobierno de izquierda en el Parlamento colombiano. Petro debe tratar de proponer lo que llamó un gran acuerdo nacional porque claramente el país está muy fragmentado.  

Hay que hacer hincapié en un tema muy interesante, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, celebró que se consolida un “bloque progresista” en América Latina, luego del triunfo Petro como presidente electo de Colombia, que dicho sea de paso dio todo su apoyo desde el exterior, aunque diga que no se mete en asuntos de otros países.

Desde el Palacio Nacional, el mandatario federal mexicano detalló que tuvo una conversación telefónica con Gustavo Petro, en la que coincidieron en la necesidad de que todos los países del continente americano trabajen unidos y consoliden una región similar a la Unión Europea (UE). La propuesta tomará más fuerza si en las próximas elecciones de Brasil se alza con el triunfo Luiz Inácio Lula da Silva.

Lee: Los tianguis tradicionales están en riesgo de desaparecer en Aguascalientes

La apuesta ya está echada, izquierdistas, derechistas y populistas en América Latina está a la expectativa de los primeros pasos que dé Petro, ahí es donde se va inclinar la balanza, por su puesto, que uno de los más interesados es Estados Unidos, por varias décadas Colombia ha sido el principal aliado, hoy quien sabe. O usted ¿Qué cree?