:)

Inteligencia Artificial

La inmunidad híbrida protege más que la vacunación o la infección

Esta combinación puede marcar la diferencia en esta nueva etapa de convivencia con la enfermedad

Published

on

Foto: AFP

Al estar expuestos a un virus, el sistema inmunológico lo identifica como un invasor extraño y monta un ataque, lo que da como resultado la formación de anticuerpos que pueden neutralizar al patógeno invasor la próxima vez que se encuentre. Eso lleva a la inmunidad, que luego de dos años de pandemia se ha vuelto híbrida.

Es un proceso complejo que se explica cuando el sistema inmunitario forma células B (que producen anticuerpos) y células T especializadas (que ayudan a las células B o matan a las células infectadas), así como células de memoria para prepararse para futuros ataques.

El patógeno que desencadena ese proceso puede introducirse por infección natural o por vacunación. Aunque hoy, después de dos años y medio de Covid-19, sabemos que ninguna de esas formas de inmunidad es infalible.

Lee: Las aseguradoras en México pagaron 34 mil 775 mdp por la pandemia de Covid-19

Por ello, muchos nos hemos preguntado si acaso la combinación de la inmunidad producida por una infección, aunada a la producida por una vacuna es lo óptimo.

Un estudio reciente encontró que las personas que fueron vacunadas contra el SARS-CoV-2 tenían niveles de anticuerpos 17 veces más altos contra la proteína espiga en comparación con las personas que tuvieron una infección natural. El mismo estudio también mostró que los anticuerpos de la vacunación eran mejores para prevenir la entrada del virus en las células.

Otro estudio demostró que los anticuerpos de la vacuna se dirigieron a más áreas de la proteína espiga que las que se formaron contra la infección.

Pero nuestra inmunidad a los patógenos no se trata solo de anticuerpos. Una respuesta eficaz de las células T es clave para eliminar el SARS-CoV-2 del cuerpo y prevenir enfermedades graves.

Observar las células T de la infección frente a la vacunación muestra algunas diferencias sutiles.

Ambos producen una cantidad similar de células T de memoria, pero las personas previamente infectadas con SARS-CoV-2 tienen más células T “Th1”, que son las que se especializan en reconocer virus en nuestras células y dirigir la respuesta antiviral.

Si bien la medición de las respuestas inmunitarias en forma de anticuerpos y células T puede brindarnos mucha información importante, la comparación de las tasas de infección en personas con inmunidad contra la infección frente a la vacunación puede indicarnos qué forma protege más contra futuras infecciones.

Una variedad de estudios determinó que los pacientes con una infección previa tenían entre cinco y 20 veces menos probabilidades de contraer Covid-19 en comparación con sus contrapartes no vacunados y no infectados previamente.

Lee: Las mujeres emprendedoras resilientes, resultado de la pandemia por Covid-19

Aún están surgiendo datos a largo plazo sobre las tasas de infección posteriores a la vacunación, pero los primeros estudios indican que la inmunidad de la vacunación y la infección ofrecen una protección similar contra la infección por SARS-CoV-2.

Con más personas vacunadas y el virus aún circulando, muchas personas están desarrollando una “inmunidad híbrida” al SARS-CoV-2: inmunidad formada tanto por la vacunación como por una infección.

Aunque hasta ahora solo hay un puñado de estudios, el consenso actual es que la inmunidad híbrida es más protectora que la vacunación o la infección por sí solas.

Los investigadores encontraron que las personas que habían recibido una dosis única de una vacuna contra el Covid-19 y se habían infectado con el virus tenían un 58 por ciento menos de probabilidades de volverse a infectar en comparación con las personas que solo tenían inmunidad natural. Aquellos con inmunidad híbrida de dos dosis tenían un 66 por ciento menos de posibilidades de reinfección.

Un estudio de India mostró que un híbrido de una sola dosis de vacuna más infección natural produjo los niveles más altos de anticuerpos en comparación con una o dos vacunas sin infección o inmunidad natural sola.

Otro estudio realizado en Israel encontró que la inmunidad híbrida era más protectora que dos dosis de vacuna o que la inmunidad natural sola.

Por supuesto, factores como el acceso a la atención médica y qué vacunas estaban disponibles y cuándo estuvieron disponibles pueden diferir entre las poblaciones y pueden afectar los resultados, lo que significa que esto podría no ser aplicable a todos los grupos.

Grace C Roberts y Lena Glaser / El Sol de México