:)

Coahuila

El agua en La Laguna es un riesgo para la salud, dice Consejo Cívico de la Instituciones

El agua de Gómez Palacio, Torreón y Matamoros presenta altos niveles de arsénico y los pozos de agua potable están fuera de la norma 127 de la SSA

Published

on

Foto: Antonio Meléndez

TORREÓN, Coahuila. Tras presentar los resultados de los estudios realizados a los organismos operadores de agua potable de Matamoros, Torreón, Gómez Palacio y Lerdo, se confirmó que el agua que se extrae de los cientos de pozos en La Laguna es de pésima calidad.

Ello, porque no cumple con lo establecido en la norma oficial 127 de la Secretaría de Salud (SSa), al contener altos contenidos de arsénico, por lo que no sirve para consumo inmediato de la población.

El agua, según comentó Marco Antonio Zamarripa González, director del Consejo Cívico de las Instituciones (CCI), tiene que ser sujeta a distintos tratamientos o procesos para poderla entregar a la ciudadanía y, de no ser así, representa un serio riesgo para la salud.

Lee: Proyecto de Agua Saludable para La Laguna no se debe politizar: Homero Martínez

“Esto quiere decir que de los 130.7 millones de metros cúbicos de agua que se extrae el año en estos cuatro municipios, más de 100 millones de metros cúbicos de agua, no cumplen con la norma oficial de la SSA y no son aptos para consumo inmediato”, recalcó.

Los datos obtenidos por parte del Observatorio Laguna y el Consejo Cívico de las Instituciones ante la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ponen el descubierto que el SIMAS Torreón, el SIMAS Matamoros y el SIDEAPA en Gómez Palacio enfrentan un serio problema por la calidad de agua que ya están extrayendo en estos momentos.

“Los datos precisan que en el caso del SIMAS Torreón, se extraen por año un total de 86.4 millones de metros cúbicos de agua, de los cuales un 50 por ciento sobrepasa la norma oficial establecida que es de 0.0250 miligramos por litro de arsénico en el agua, o sea que 43.2 millones de metros cúbicos de agua que se extrae requieren de un tratamiento o proceso antes de enviarla a los miles de hogares”, precisó Zamarripa González.

La situación es más preocupante aún en el municipio de Matamoros, donde el total del agua que se extrae del subsuelo para consumo humano está totalmente fuera de la norma 127. Estamos hablando de 7.5 millones de metros cúbicos de agua que no sirve para consumo inmediato de la población por sus altos contenidos de arsénico. En Matamoros es obligado el tratamiento a toda el agua que se saca del subsuelo, destacó el director del CCI.

Otro caso importante de la calidad del agua que se extrae es el caso de Gómez Palacio, en donde al año se extraen 21.6 millones de metros cúbicos de agua, de la cuál conforme a los reportes oficiales de la Comisión Nacional del Agua, 87 por ciento del total no cumple con lo establecido en la norma 127 de la Secretaría de Salud, estamos hablando de que 18.7 millones de metros cúbicos de agua, tienen que ser forzosamente tratadas o procesadas antes de meterla a la red general de distribución.

De acuerdo a los informes recibidos de parte de la Conagua, se puede observar que Ciudad Lerdo es el único municipio en La Laguna de Coahuila y Durango, o en la llamada Zona Metropolitana, la que en sus siete pozos registrados extrae 15.2 millones de metros cúbicos de agua y toda, o sea, el ciento por ciento del agua, está dentro de la norma y es apta para tomarse saliendo del pozo sin representar ningún problema para su salud, confirmó el estudio.

Lee: El dueño de Lala quiere que la gente de La Laguna (de Coahuila y Durango) beba agua saludable: AMLO

Con toda esta información ya puesta en la mesa, se pone al descubierto que la situación de los cerca de 160 pozos de agua potable que operan en estos municipios de La Laguna de Coahuila y Durango se ha complicado demasiado, pues ni con los 30 filtros antiarsénico construidos entre 2011 y 2013 se ha podido contener la presencia del arsénico en la perforación de los pozos, que cada día es a una mayor profundidad y que según los últimos estudios ya rebasa los 400 a 500 metros de profundidad.

Armando Cobián Lafont | El Sol de La Laguna