:)

Baja California

La Paz es un destino refugio de alto poder adquisitivo por su potencial inmobiliario

El metro cuadrado llega a costar hasta 450 dólares y las residencias hasta un millón de dólares

Published

on

Foto: Elías Medina

LA PAZ, Baja California Sur. Esta ciudad se ha consolidado como un sitio atractivo para familias de alto nivel adquisitivo, que en los últimos dos años buscan asentarse en este sitio turístico, considerado con potencial inmobiliario y un destino refugio.

Ello ha generado la aparición de nuevos fraccionamientos de muy alta plusvalía como El Pedregal, Costa Baja, Puerta Bugambilias, Real Centenario, Centenario 12, Vista los Sueños, Al Mar Residencial y Palo Verde, donde el metro cuadrado llega a valer hasta 450 dólares y se construyen lujosas residencias de hasta un millón de dólares.

De acuerdo con Tony García, bróker de la empresa Remax Bienes Raíces, el boom del mercado inmobiliario que se registra en La Paz detonó durante la pandemia de Covid-19 y en la actualidad son al menos siete proyectos en construcción, entre casas y condominios, con un valor aproximado de entre 3.5 y 4.0 millones de pesos.

Lee: El boom inmobiliario atrae la construcción de 24 edificios nuevos en Mazatlán

Durante la emergencia sanitaria, una calificadora internacional catalogó a La Paz como destino refugio, por ser una ciudad de baja densidad poblacional, estar al nivel del mar y con buenas condiciones de seguridad.

Fue un boom inesperado que en corto tiempo agotó el inventario de viviendas de tipo residencial y detonó nuevos desarrollos, porque no solo llegaron a la ciudad familias a establecerse sino también inversionistas, provocando una explosión inmobiliaria casi similar a la de Los Cabos, aunque en el sur los precios de las propiedades son mucho más altos.

El empresario citó como ejemplo que en el tercer trimestre del año 2020 se vendieron en todo el estado 89 millones de dólares en propiedades mixtas, es decir casas, condominios y terrenos, y durante los pasados meses de junio, julio y agosto se alcanzó la cifra de 444 millones de dólares, es decir, más de 300 por ciento, lo que provocó que en algunos sitios como Cabo San Lucas y el corredor Todos Santos-El Pescadero, se escaseara el inventario.

Este inesperado boom detonó especialmente la zona de Todos Santos y El Pescadero, en donde hasta antes de la pandemia se vendían entre ocho y nueve millones de dólares trimestrales para llegar a los 30, mientras que La Paz se ubicó entre 11 y 12.

El número de residencias entre ambos sitios puede ser similar, sin embargo en los dos primeros casos el valor de las propiedades es más alto; el ticket promedio en la capital es de entre tres y cinco millones de pesos, mientras que en Todos Santos es de entre cinco y ocho millones.

Se estima que al menos 50 por ciento de quienes llegaron al estado durante la pandemia para adquirir terrenos o para construir residencias son extranjeros y el resto, mexicanos

Y el negocio inmobiliario está impactando de manera positiva la economía local y también los ingresos del Ayuntamiento; cada comprador debe pagar 2.0 por ciento del valor de la propiedad que adquiere por concepto de Impuesto Sobre Adquisición de Bienes Inmuebles (ISABI), además del Impuesto Predial, Certificados de Libertad de Gravamen, Certificados de No Adeudo Predial, No Adeudo de Agua, Avalúos Periciales, Registros de Escrituras,etcétera.

Lee: El negocio inmobiliario creció 20% en Baja California Sur

Otros fraccionamientos de mayor antigüedad como La Piedra y Fidepaz también registran un mayor dinamismo en construcción, sobre todo de familias locales; lo mismo sucede con edificios de condominios con vista al mar.

En algunos casos, la reglamentación de los desarrollos incluye seguridad privada con casetas de vigilancia, así como imagen arquitectónica, niveles de construcción y obligatoriedad de instalar su propia planta de tratamiento de aguas negras.

Según datos de los empresarios del ramo, este fenómeno seguirá con un crecimiento sostenido de hasta un 30 por ciento durante varios años, derivado de la estabilidad en los precios y la permanencia de los atractivos para los compradores, entre los que destaca la calidad de vida que ofrece La Paz y el resto del estado y las condiciones favorables de seguridad.

Entre los compradores destacan extranjeros de origen norteamericano y canadiense, pero también hay mexicanos que llegaron a vivir a esta ciudad durante la pandemia, provenientes de grandes urbes como la Ciudad de México, Guadalajara, Tijuana y Monterrey.

Se estima que al menos 50 por ciento de los que llegaron al estado durante la pandemia para adquirir terrenos o para construir residencias son extranjeros y el resto mexicanos; de éstos, 80 por ciento adquirió la vivienda terminada y 20 por ciento el terreno para construir, iniciando el boom en el primer trimestre del año 2019, cuando San José del Cabo vendió propiedades por más 57 millones de dólares; Cabo San Lucas más de 20; La Paz seis millones de dólares y el corredor Todos Santos-Pescadero dos millones 204 mil 668 dólares, lo que significó un aumento de 40 por ciento con relación al mismo periodo del año anterior.

Elías Medina | El Sudcaliforniano