:)

Inteligencia Artificial

A Tom Morello le interesa más la rebelión

Lanza nuevo disco como solista en el que comparte su visión de la política y de la industria musical

Published

on

A sus 57 años, el guitarrista Tom Morello es todo un referente de ese rock combativo e implacable que parece no extinguirse, luego que hace tres décadas cofundó Rage Against the Machine, la banda que se convirtió en uno de los grupos de rock más influyentes de los 90, gracias a su propuesta contundente, mezcla de un sonido potente y una lírica sumamente politizada.

Después de que la revista Rolling Stone lo colocó en el puesto número 40 de su lista de los 100 Mejores Guitarristas de Todos los Tiempos, el mundo lo reconoce como un guitarrista excepcional y como una voz pertinente cuando se habla de temas sociopolíticos.

Sin embargo, cada que puede, Tom Morello rebasa esos límites, acaso para ampliar sus posibilidades y de paso evitar que lo encasillen. Por ello lo hemos visto ser parte de bandas más bien apolíticas (Audioslave) y emprender proyectos que no tienen que ver con la guitarra eléctrica (Nightwatchman).

Lee: (La modelo, tatudadora y ahora cantante) Kat Von D ofrece su música de robots, pero con alma

Pero hay otro frente, que hasta ahora había explorado poco: el de su carrera solista, o para ser más precisos, el de aquellos trabajos que no están firmados con un seudónimo, sino simple y llanamente como Tom Morello.

Ya en 2018, el músico había lanzado su primer álbum firmado de esa manera, que bajo el título de The Atlas Underground mostraba colaboraciones con músicos de todo tipo de filiación: desde Marcus Mumford, hasta Portugal. The Man, pasando Gary Clark Jr., Steve Aoki y los raperos RZA y GZA, de Wu-Tang Clan.

Este año, el músico publicó la que parece ser la segunda parte de aquel primer esfuerzo, ahora bajo el nombre de The Atlas Underground Fire, y nuevamente arropado por figurones de la música popular entre los que se encuentran Bruce Springsteen, Eddie Vedder, Bring me the Horizon, Phantogram, Chris Stapleton, Mike Posner y Damian Marley.

Como es de esperarse, el músico no puede decantarse solo por la idea de ser solista ni por la de estar en una banda, ya que cómodamente puede elegir ambas. Acerca de este nuevo álbum, dice.

 “Lo que me encanta de ser solista es la pureza de visión que obtengo con el arte, con la música y con mi guitarra a la cabeza… Aunque también me encanta estar en una banda, porque ahí puedes obtener cierta química y eres capaz de crear algo que no podrías hacer por tu cuenta”, relata.

Pero con este álbum, The Atlas Underground Fire, tuve lo mejor de ambos mundos, ya que la visión general del disco y la guía venían de mí, pero cada una de las canciones individuales con esos colaboradores tan brillantes y diversos, me ayudó a lograr algo con lo que no podría haber soñado por mi cuenta… Fue como una comunidad global de colaboradores, pero al mismo tiempo como un disco en solitario.

Aunque Morello inició su relación con Bruce Springsteen hace más de una década, cuando comenzó a colaborar en algunas giras de la E Street Band, fue en 2014 cuando una anécdota los llevó a pensar en la idea de grabar algo juntos:

“Estando de gira con Bruce Springsteen y The E Street Band en Australia, en 2014, estábamos tocando en Perth, que es la ciudad de Bon Scott, el cantante de AC/DC. Luego de visitar su tumba me encontré a Bruce en el bar del hotel y le dije: “¿Crees que AC/DC y The E Street Band se puedan superponer de alguna manera?” Él me dijo que nunca lo había pensado, pero que podía pensarlo…

Lee: Me gusta la clandestinidad: Vicentico, de los juzgados a la música

Luego comenzamos a ensayar “Highway to hell” en las pruebas de sonido en varias ciudades, hasta que llegamos a Melbourne, donde también estaba Eddie Vedder haciendo una gira en solitario, así que le dije a Bruce: “Estamos en Australia, donde AC/DC son los reyes y donde “Highway to hell” es como el himno nacional no oficial de este país. ¿Por qué no abrimos el set con “Highway to hell” y traemos a Eddie Vedder? Le pareció buena idea, así que lo hicimos, y el lugar se volvió totalmente loco.

Tom Morello comenta que como la idea de este álbum era precisamente hacer mancuerna con otros artistas que se caracterizaran por su talento y su fuerza, le pareció buena idea hacer esta versión de una de las mejores canciones de rock de todos los tiempos, en compañía de dos de los mejores cantantes del género.

Pero como su nombre sugiere, The Atlas es un muestreo de diversas posibilidades estilísticas, por lo que a este barco se subieron otro tipo de artistas, como es el caso de Phantogram, de quienes comenta:

“Ya había trabajado con Josh -la mitad Phantogram- en mi anterior disco, pero esta vez tanto él como Sara, su contraparte, se acercaron y me dijeron que les encantaría hacer otra canción juntos, así que fue una buena oportunidad para usar la guitarra desde otra perspectiva… Amo la guitarra eléctrica y creo que es el mejor instrumento que jamás haya inventado la humanidad, y porque creo que además de un pasado, la guitarra eléctrica tiene un futuro… Y al hacer este disco estoy tratando de llevar la guitarra eléctrica a ese futuro”.

Tom Morello se ha hecho de una reputación por su estilo único e innovador a la hora de tocar la guitarra, incorporando ruido de retroalimentación, punteo y tapping no convencionales, así como un uso intensivo de efectos de guitarra.

Cuando RATM comenzó a hacerse tremendamente popular, en la primera mitad de los noventas, en el mundo había una fiebre de ciertas bandas de rock y metal que tenían en su alineación a un DJ y que fusionaban los riffs de guitarra con el scratch de las tornamesas. En ese momento, la banda irrumpió con una propuesta aparentemente similar, con la diferencia de que aquí no había tornamesas, sino solamente trabajo de guitarras… que hacían esa misma función, precisamente producto de la creatividad de Morello.

Tom, en los noventas era muy común que la gente escuchara a RATM y realmente creyeran que había un DJ detrás, sampleando guitarras.

Bueno, en Rage Against the Machine siempre me he considerado un DJ, además de el guitarrista. Eran tiempos en que la gente decía que el rock ‘n roll estaba muerto y que ya no necesitabas a un guitarrista, porque los DJ podían traerte ese sonido, así que pensé: Bueno, voy a tratar de sacar a los DJ del negocio haciendo cosas que ellos hacen, y solo con mis propias manos… y mi pila de amplificadores Marshall”.

Nacido en Harlem, Nueva York y criado en Libertyville, Illinois, Morello se interesó en la música y la política mientras estaba en la escuela secundaria. Más tarde asistió a la Universidad de Harvard, donde obtuvo una licenciatura en artes del Comité de Grados en Estudios Sociales.

El músico también es bien conocido por su activismo y sus puntos de vista sobre el acontecer político.

Respecto a la situación política en Estados Unidos, Tom Morello considera que es un momento muy problemático y que todo está increíblemente dividido. Son las secuelas realmente peligrosas de la era Trump, aunque hay que tomar en cuenta que Donald Trump no fue el problema, sino el síntoma de muchas de personas, de gente de la clase trabajadora que se siente abandonada por los partidos políticos, que sólo estaban atendiendo a Wall Street, a los ricos y a un conjunto de valores que dejaron atrás a muchos estadounidenses

Eso crea un terreno fértil real para un estafador, para que un capullo venga y use el racismo como excusa para todos los problemas… Yo creo que la responsabilidad no es solo de las personas que lo siguen, sino del sistema, que no fue construido para enriquecer la vida de las personas y que permite que todo esto suceda, añade.

Ahora, abunda, la economía de la música ahora es muy diferente. Aunque por otro lado, la música se ha vuelto mucho más democrática. Ahora tú, yo y esos tipos de Metallica podemos tener nuestras canciones en Spotify, en YouTube o donde sea, por lo que es mucho más fácil publicar tu música… pero también es mucho más difícil ganarse la vida con la música.

Cuando la gente me pregunta cuál es la medida del éxito de un músico, creo que es muy simple: Es asegurarse de que estás haciendo música que amas y en la que crees. Y si estás haciendo eso, tu esencia como artista está intacta, añade.

En el tema de la pandemia, aclara que más bien grabó antes de la contingencia sanitaria, “pero que permitió que mucha gente lo usara durante la pandemia, cuando estaban encerrados en casa y no tenían nada que hacer, así que pensé que podía ayudarles a que aprendieran a tocar la guitarra… Yo fui profesor de guitarra, antes de formar Rage Against the Machine, y realmente vi la diferencia que puede hacer, especialmente con los guitarristas jóvenes, tener una especie de estímulo para seguir adelante con este gran instrumento”.

Sobre la furia y la rabia del rock, Tom Morello dice desconocer si “ahora mismo hay una rabia de rock… Estoy menos interesado en el rock que en la rebelión. Hay música rock que es genial y música rock que es horrible, lo mismo ocurre con el hip-hop y el punk… Para mí, siempre ha habido música auténtica, música que se enfrenta a sistemas de poder que dañan a la gente del planeta, sea cual sea el género musical. Yo creo que todo el arte es político y que incluso la música que es sólo para divertirse y que puede ser vista como “escapista”, pues de alguna manera te ayuda a olvidar tus problemas del día, a mí me gusta mucha de esa música. Hay que tener en cuenta que la cultura es una parte importante de cómo miramos el mundo y de cómo nos enfocamos en el mundo.

Su mejor recuerdo de México es “cuando grabamos The Battle of Mexico City fue uno de los más destacados de todos los tiempos, y algunos de los primeros shows que hicimos en Tijuana también fueron bastante sorprendentes… También recuerdo estar tocando con Audioslave, en lo que fue un verdadero punto culminante, y luego con Calle 13, en un show que dimos en la Ciudad de México para beneficiar a las familias de los 43 desaparecidos… Ese fue un show y un momento muy emotivo… Solo tengo que darles las gracias por todo eso”.

Alejandro Castro / El Sol de México

Trends