:)

La Opinión

Los abusos sexuales son el cáncer de la Iglesia católica

días aparecen más casos de abusos, que hace una década eran un tema tabú al interior y al exterior de la Iglesia Católica

Published

on

El nuevo informe independiente sobre los abusos sexuales en la Iglesia católica, ahora en Francia –durante los últimos 70 años– han puesto de nuevo en evidencia el encubrimiento sistemático y arraigado en esa institución en todo el mundo.

El Vaticano estima mil 329 millones de personas bautizadas en todo el planeta, entre 2013 y 2018 hubo un aumento aproximado de 6 por ciento de católicos bautizados en los cinco continentes, pero también la desbandada de fieles ha sido importante.

Tan sólo en México, la religión católica registró 97 millones 864 mil 218 personas creyentes, lo que significa un descenso del 5 por ciento con respecto al censo de 2010, puesto que pasó del 82.7 al 77.7 por ciento, del total de los mexicanos, adscritos a esta religión.

Lee: El Vaticano: la Iglesia Católica no bendecirá las uniones entre homosexuales

Y es que un reciente informe independiente en Francia, señala que por lo menos 330 mil menores de edad fueron abusados o violentados sexualmente desde 1950, los agresores se escudaban siempre en el derecho de la confesión, que los protege de ser denunciados.

Apenas unas horas después de la revelación hecha por la comisión independiente, el presidente de la Conferencia Episcopal, Éric de Moulins-Beaufort, causó indignación al declarar a la emisora France Info: “Nos debemos al secreto de confesión y, en ese sentido, este es más fuerte que las leyes de la República”.

Casi de inmediato, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, convocó a Moulins-Beaufort para aclarar unas palabras que desde entonces no han dejado de suscitar fuertes críticas del mundo legal, político y asociativo.

La ola de abusos que han venido saliendo a la luz tanto en Europa como en América, que por supuesto abarca a México y a Estados Unidos, han agravado la desbandada de feligreses de esa religión y la verdad no es para menos.

Dentro de la Iglesia católica hay un actor muy poderoso que se ha sabido colocar y puestos estratégicos, para protegerse de posibles sanciones, es el lobby gay, está omnipresente y ayuda a entender las crisis que la han golpeado en las últimas décadas, desde la caída de vocaciones sacerdotales hasta el encubrimiento de abusos a menores por todo el mundo, pasando por las campañas contra el Papa Francisco.

Así lo sostiene el sociólogo y periodista francés Frédéric Martel, que en cuatro años ha entrevistado a 41 cardenales, 52 obispos, ancianos apostólicos, embajadores extranjeros y más de 200 sacerdotes y seminaristas en busca del “secreto mejor guardado” de la Iglesia.

El resultado es “Sodoma. Poder y escándalo en el Vaticano”, que fue publicado en 2019 con más de 600 páginas en las que Martel (Châteaurenard, Francia, 1967) expone la doble vida y moral en el catolicismo romano. El libro se publicó en ocho lenguas y en 20 países.

Lee: Viven en crisis económica más del 40% de las iglesias católicas en Veracruz

El mismo Francisco reconoció, en 2013, la existencia de un lobby gay en El Vaticano, un grupo de poder formado por homosexuales, durante un encuentro privado con la cúpula de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosas y Religiosos (CLAR).

El asunto es que ante el reciente informe, el jerarca católico manifestó su vergüenza por esa epidemia que vive la Iglesia católica, pero él mismo sabe que no basta con pedir perdón y pedir a las autoridades religiosas que se aseguren de que no vuelvan a suceder.

La verdad es que si el Papa quiere limpiar ese cáncer, necesita tomar medidas extremas, de poco sirve suspender a los atacantes sexuales de sus cargos, se requiere que rindan cuentas ante las leyes civiles, sin darles la menor concesión.

Es probable y muy posible que el Papa no tenga todo el apoyo que necesita al interior de la Iglesia, pero si sus intenciones de saneamiento son genuinas las cosas se le pueden poner más difíciles.

Como ya señalé el lobby gay va hacer todo lo posible por frenar las intenciones de Francisco y no crea usted que ese grupo está sólo, por el contrario, es una especie de mafia que controla casi todos los ámbitos de la Iglesia.

El problema es que la Iglesia católica vive tiempos muy difíciles de credibilidad lo de Francia se suma a escándalos similares en Estados Unidos, Alemania, Irlanda, España, Portugal, al mismo interior del Vaticano, Chile y Argentina, entre otros. Todos estos países concentran una buena cantidad de fieles de esa religión.

Todos los días aparecen más casos de abusos, que hace una década eran un tema tabú al interior y al exterior de la Iglesia, pero que hoy en el tiempo de las redes sociales, es prácticamente imposible ocultar.

El daño es muy grande y grave, pero si las autoridades religiosas no se ponen manos a la obra el futuro de esa institución no está asegurado, mucho menos si tomamos en cuenta que no es el único problema grave que enfrenta el Vaticano.

También atraviesan por una red de corrupción, que tiene su propia historia, el Papa tomó cartas en el asunto, pero el proceso es largo y espinoso, porque toca muchos intereses y al mismo lobby gay.

La Iglesia tiene un reto muy grande, aplicarse una purga que saque de sus entrañas el cáncer del abuso y robo, el ignorarlo como lo había venido haciendo durante décadas la condena a seguir en caída libre. O ¿usted qué cree?