:)

El Extranjero

Donald Trump espiaba a los demócratas

El Departamento de Justicia de Donald Trump espió en secreto los datos de teléfonos inteligentes de los demócratas del Comité de Inteligencia de la Cámara

Published

on

Nuevas revelaciones sugieren que el gobierno del ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump abusó de sus poderes con el Departamento de Justicia, con la finalidad de perseguir a sus enemigos políticos (demócratas).

El ex abogado de la Casa Blanca bajo la presidencia de Richard Nixon, John Dean, dijo que el Departamento de Justicia de Donald Trump espió en secreto los datos de teléfonos inteligentes de los demócratas del Comité de Inteligencia de la Cámara es como “Nixon con zancos y esteroides”.

Dean, quien se volvió contra Nixon por el escándalo de Watergate, le señaló a CNN que las acciones del Departamento de Justicia bajo el expresidente Trump fueron mucho peores de lo que jamás hizo Nixon.

Lee: La sombra de Donald Trump le mete ruido al gobierno de Joe Biden

“Nixon no tenía ese tipo de Departamento de Justicia”, dijo Dean. Luego explicó cómo respondió la administración de Nixon a la filtración de los Papeles del Pentágono. Los documentos clasificados revelaron detalles de la actividad política y militar de Estados Unidos en Vietnam.

La nueva investigación muestra que el verdadero alcance de los embates a la democracia por parte del magnate Trump aún está saliendo a la luz y probablemente todavía no se conozca del todo, esta información representa una tropezón para sus aspiraciones de regresar a la Casa Blanca.

Pero esto no es solo un drama sobre el supuesto mal comportamiento de un expresidente. Junto con la negativa del Partido Republicano de responsabilizar a Trump, que sigue siendo la figura dominante de ese partido, por la insurrección del Capitolio y sus esfuerzos a nivel nacional para restringir el voto.

Dean agregó que el fiscal general de Trump, Bill Barr, “estaba muy dispuesto a cumplir sus órdenes. El memorando que escribió para conseguir el puesto dice ‘Estoy listo para ejecutar su presidencia como debería ser una presidencia ejecutiva unitaria’, lo que significa que no hay retenciones. Ve a donde quieras ir. Creo que eres el rey. Y lo hizo”.

Las nuevas acusaciones sobre el espionaje de Donald Trump en contra de los demócratas también indican que las libertades y los valores fundamentales que han sustentado el estilo de vida estadounidense durante dos siglos y medio siguen estando en un peligro casi sin precedentes.

En una de las revelaciones más escalofriantes hasta el momento de las tendencias autocráticas de Trump, el diario The New York Times destapó un plan secreto de los fiscales contra los miembros del Congreso que llevaban a cabo la auditoría presidencial.

El Departamento de Justicia, en busca de filtraciones de información clasificada sobre contactos entre asociados de Donald Trump y Rusia, citó a Apple para obtener datos de las cuentas de los demócratas de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, de su personal e incluso de sus familias, entre ellos un menor. 

En un giro siniestro de la historia, los fiscales también consiguieron una orden de silencio contra Apple, impidiéndole informar a los clientes de que sus metadatos habían sido incautados.

La historia ha conmocionado a Washington y los legisladores se esfuerzan ahora por comprender el alcance de lo que parece uno de los escándalos más graves de una administración anterior impregnada de corrupción política. 

Lee: Donald Trump tiene en sus manos el futuro del Partido Republicano

Si el nuevo drama es lo que parece, daría validez a los temores de quienes sostenían que Trump, o su personal, utilizaba el Departamento de Justicia como un mecanismo personal de imposición política en lugar de como garante del Estado de Derecho. 

También echaría más leña al fuego a los argumentos de quienes advertían que un segundo mandato de Donald Trump habría puesto aún más en peligro la supervivencia de la democracia de Estados Unidos. En este caso, los fiscales no investigaban la desastrosa exposición de un sistema de armamento secreto o unos planes de guerra secretos.

Según los informes del diario, estaban investigando a miembros del Congreso, entre ellos el representante californiano Adam Schiff, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, y el representante demócrata Eric Swalwell, también de California.

La vigilancia secreta tuvo lugar en momentos en que Trump debía hacer frente a las indagaciones del fiscal especial Robert Mueller y del Comité de Inteligencia de la Cámara, donde Schiff era entonces el principal referente demócrata, sobre si su campaña de 2016 mantuvo contactos con Rusia y sobre si el magnate intentó obstruir esas investigaciones.

A medida que se intensificaba la amenaza de juicio político en su contra, Donald Trump acusó a Schiff y a otros demócratas de filtrar datos clasificados a la prensa. Se desconocía si Trump ordenó explícitamente al Departamento de Justicia que investigara a Schiff y Swalwell.