:)

Inteligencia Artificial

El crossfit es parte de la vida de Fernando Fernández

Para Fernando, no importa la edad, es la resistencia más que la fuerza

Published

on

Foto: Nayeli Solorio

TORREÓN, Coahuila. Fernando Fernández Andrade es un hombre de 57 años que ha superado el rendimiento de los adversarios en velocidad o en resistencia, en distancia o en grandes alturas, pero sobre todo, se ha superado a sí mismo.

Desde la secundaría se interesó por el mundo del ejercicio, fabricó sus propias mancuernas con botes y cemento, en su casa hacía rutinas que aprendía gracias a revistas que compraba para prepararse y estar bien documentado.

Estuvo años haciendo gimnasio tradicional y lo combinaba con el futbol, pero solo jugaba en torneos de la empresa donde trabaja, hasta que el crossfit se convirtió en su pasión desde hace más de seis años, un entrenamiento que requiere mucha resistencia, es exigente y eso le llamó la atención, “el competir conmigo mismo, ver que siempre puedo más”, expresó Fernando.

Lee: Visión integral del deporte, estrategia conjunta de rescate de Coyoacán: Carlos Castillo

Es conocido como ‘Don Fer’ entre la comunidad del crossfit, se acercan mucho con él para preguntarle sobre técnicas o movimientos para realizar los ejercicios gimnásticos, que es su fuerte, lo que más le gusta hacer y aprender, comenzó viendo videos sobre cómo entrenar, luego tomó tres talleres de gimnasia y una certificación en movimientos funcionales de alta intensidad.

Ha participado en cuatro competencias nacionales de crossfit, siempre en equipos y quedando en los primeros lugares, donde competía con jóvenes, lo cual significaba mucho para él, pues demostraba que la resistencia es más que la fuerza.

Su consejo para quienes quieran practicar crossfit es que no se detengan y se mantengan en movimiento, que aunque crean que no pueden más, siempre se puede.

Comenzó los 50 años con amor a los deportes extremos, querer sentir que podía volar lo impulsó a volar en paracaídas, parapente y realizar flyboard donde realizó piruetas en el aire, así como el buceo.

“La adrenalina es lo que me mueve, desde chiquito trepaba los arboles hasta lo más alto que se pudiera, trepar las bardas y azoteas”, dijo Fernando.

Hacer ejercicio al aire libre, tener contacto con la naturaleza y mucha adrenalina es uno de sus hobbies favoritos, que se han convertido en parte fundamental de su vida, cuenta con todo su equipo para practicar rápel y escalada, lo mejor de todo es que con sus hijas ha podido compartir el gusto por estos deportes y realizarlo juntos.

Dijo que para realizar este tipo de actividades extremas es importante dominar el miedo, la edad no importa, siempre acercándose con expertos para tener la confianza, que es fundamental al momento de practicarlos.

Lee: Sandboarding, un deporte extremo que gana terreno en Baja California

Al hacer ejercicio le gusta escuchar música clásica, una de sus obras favoritas es la Sonata Claro de Luna de Beethoven, ya que es muy relajante y le transmite tranquilidad, aunque también puede hacerlo sin escuchar música.

Debanhi de la Cruz González | El Sol de La Laguna