:)

Negocios

Los países con gobiernos populistas fracasaron ante la pandemia: Frenk Mora

El exsecretario de Salud federal dijo que México fue uno de los países con peor respuesta para contener los contagios

Published

on

Foto: Víctor Cruz

Una de las lecciones aprendidas que la pandemia de Covid-19 ha dejado al mundo es que los países con gobiernos populistas, incluido México en esa lista, tuvieron las peores respuestas para contener los contagios provocados por el coronavirus y que ello se tradujo en miles de casos positivos y la muerte de miles de personas.

Así lo expuso el extitular de la Secretaría de Salud federal de 2000 a 2006, Julio Frenk Mora, quien señaló que las naciones que no hicieron caso a las voces de expertos y cuyos líderes desestimaron en un principio a la Covid-19 tuvieron los peores resultados , incluso no se han podido recuperar, al grado las muertes por coronavirus se siguen presentando.

El actual presidente de la Universidad de Miami explicó que varios presidentes de países, incluido México, politizaron el asunto de la pandemia y por el otro desestimaron la opinión de los expertos en salud por considerarlos parte de una élite, algo contra lo que luchan los gobiernos populistas y que se tradujo en muchos contagios y muertes por la Covid-19.

Lee: Hasta 10 pandemias padecieron los mexicanos en un siglo

“Entre las peores respuestas vemos una sobrerrepresentación de países que están gobernados por líderes populistas y esto es un fenómeno mundial, desde Rusia, Turquía, Hungría e India, ahora con el primer ministro Modi y el desastre que tiene, y aquí en las Américas los peores resultados estuvieron en Estados Unidos, bajo el mandato de Trump; en México, en Brasil con Bolsonaro, en gobiernos todos ellos populistas que han compartido una misma forma de reaccionar a la pandemia y eso tiene que ver con las bases del populismo”, indicó.

Julio Frenk consideró que para tener una aproximación más real al número de personas fallecidas por la Covid-19 en México habría que multiplicar la cantidad por dos y media a tres veces.

“El populismo trata de hacer esta distinción entre el pueblo bueno, a quien el líder dice representar, y las élites son el enemigo y entre esas élites están los expertos y entonces los populistas tienden a menospreciar y a ignorar el consejo, la orientación de los expertos y eso es lo que vemos en las peores respuestas”, apuntó.

Ademas, abundó, hay una tendencia a desestimar y subestimar a los expertos y todos esos países minimizaron la pandemia al principio, “que dijeron que no importaba, que era una cosa pequeña, que era menor que una influenza y eso hizo un retraso en la respuesta inicial, de la cual no se han recuperado hasta ahora, ni con las vacunas. 

El exfuncionario señaló que en Estados Unidos, con el cambio de gobierno, finalmente hay una recuperación y Estados Unidos está verdaderamente al frente de la respuesta, hubo una cosa extraordinaria de un cambio, pero en la mayoría de los otros países populistas no sólo no ha mejorado, sino ha empeorado, es el caso de la India y eso creo que es una gran lección: los populistas suelen no invertir en ciencia, porque como suelen tener tendencias autoritarias y no les gusta el pensamiento crítico que va con la ciencia”.

Julio Frenk dijo que el caso de México es paradigmático, pues a parte de tener una reacción tardía, fue el único país que declaró como materia de política pública que no era necesario hacer pruebas, contrariamente a la opinión de todos los expertos.

“Entonces México tiene uno de los niveles más bajos de pruebas y eso hizo desde un principio que nunca supiéramos bien cómo estaban las cosas, el número de casos y sobre todo de muertes, que sabemos claramente que están subestimados en el número de muertes y tenemos ahora una mejor estimación con el análisis de muertes en exceso y es posible que el número oficial de muertes haya que multiplicarlo por dos y medio a tres veces para tener una medida más realista, entonces estamos hablando de que esta tendencia a ignorar la opinión de los expertos y la ciencia le ha costado carísimo a todos los países y México no fue la excepción”.

Lee: Universidad Johns Hopkins beca a 200 estudiantes de la UNAM para que frenen epidemias y pandemias

Además, el actual presidente dela Universidad de Miami aseveró que esos mismos gobiernos populistas tendieron a politizar a la pandemia y situaciones como el uso del cubrebocas fue un ejemplo, pues ninguno de los presidentes de estos países lo usó, pues argumentaron un tema de libertades personales y civiles.

Los populistas, en este afán de dividir a la gente entre gente buena y gente mala, han tendido a politizar la pandemia y eso se ha visto con el uso del cubrebocas, pues es muy curioso que tanto Estados Unidos, con el expresidente Donald Trump”.

Indicó que en México, en Brasil hay la reticencia de los líderes a ponerse el cubrebocas, lo cual manda un mensaje muy malo a la gente y lo que sabemos y donde tenemos la evidencia abrumadora es que el uso universal obligatorio del cubrebocas es la medida principal para detener la transmisión del virus.

Sin embargo, anotó, al politizar eso, al tener a los líderes políticos negándose a usarlo, argumentando quizá elementos de libertades civiles, que es un absurdo, porque se trata de no nada más protegernos a nosotros, sino proteger a todo mundo, han reducido la eficacia de sus respuestas y han dado lugar a las tragedias que tenemos en todo el mundo.

Para Julio Frenk es una contradicción que ahora que está el proceso de vacunación a nivel mundial, los países populistas quieran echar mano de la ciencia a través de las vacunas, cuando tampoco invirtieron en la investigación para encontrar las dosis para proteger a las personas contra la Covid-19.

“Es interesante que estos mismos países recurren y rápidamente acuden a los frutos de la ciencia, que son las vacunas, qué bueno que se está rectificando en eso, pero creo que hay que aprender la lección: el liderazgo es fundamental y hay que decirlo, en esta pandemia estos países han fracasado”, acoto.

Frenk Mora expuso que no se trata de una relación de causa y efecto, pues hay países no populistas que no han hecho bien la atención a la pandemia, “pero no hay un solo país con gobiernos populistas que haya tenido una buena respuesta”.

“La excepción es Estados Unidos, pero ahí fue porque la democracia funcionó y hubo un cambio de presidente y entonces las cosas empezaron a mejorar”, aseveró.

Dijo que los gobiernos populistas no invirtieron en ciencia y son los que más vacunas están demandando y a parte están vacunando lentamente.

“En Gran Bretaña, que no es un gobierno populista, pero donde el primer ministro, Boris Johnson, también al principio tenía muchos rasgos populistas e hizo lo mismo, hasta que él se enfermó y acabó en una unidad de cuidados intensivos y eso le sirvió para darse cuenta de lo equivocado que estaba en su reacción inicial. Hay que aprender esa lección de la importancia de los liderazgos nacionales”.

Óscar Reyes | El Sol de Irapuato