:)

El Extranjero

Venezuela sufre una creciente trata de personas

El fundador de Miss Venezuela y director durante más de 40 años, Osmel Souza, renunció en marzo de 2018 luego de que varias antiguas reinas de belleza lo acusaran de obligarlas a prestar servicios sexuales a clientes por dinero

Published

on

En medio de la crisis sanitaria por el coronavirus que azota a todo el mundo, la explotación sexual está disparada en Venezuela, un país con una grave crisis de desabasto, se observa un repetido vínculo entre agencias de modelaje de apariencia legítima y casos de trata de personas.

Venezuela, de 30 millones de habitantes, registra poco más de 200 mil contagios y 2 mil 200 muertes, aunque organizaciones como Human Rights Watch consideran que los balances oficiales esconden un elevado subregistro.

Cuatro empleados de una agencia de modelaje Sambil Model de Venezuela –incluida su directora Jenny Rosales– fueron acusados de Trata de personas por las autoridades venezolanas, un país famoso por sus reinas de belleza, informó la Fiscalía.}

Lee: Maduro toma el 5 de enero el control completo del poder en Venezuela

El fiscal general, Tarek William Saab, escribió en Twitter que existen órdenes de aprehensión sobre la que llamó una “captadora” y dos “organizadores y financistas” de la agencia Sambil Model, a quienes acusa de conformar “una delictiva red de trata humana y explotación sexual ya desmantelada por el Ministerio Público”.

Rosales fue detenida en el aeropuerto internacional de Maiquetia, en Caracas, cuando trataba de viajar a República Dominicana. Según el fiscal general de Venezuela, Rosales tomó a varias modelos de la agencia y las entregó a una banda conectada con la minería ilegal en el estado de Bolívar. 

Los dueños de la agencia Centro Sambil se apresuraron a expedir un comunicado en el que negaban cualquier irregularidad y afirmaban no tener conocimiento de actividades ilegales.

La investigación contra Rosales se había iniciado en marzo pasado, cuando presuntamente trató de llevar a siete mujeres al municipio de Sifontes, en Bolívar, para venderlas a una red de trata de personas, liderada por Fabio Enrique González Isaza, alias “Negro Fabio”, según la organización no gubernamental que defiende los derechos de las mujeres, Tinta Violeta, citada por El Pitazo.

El informe señaló que “diez fuentes declararon que Rosales es uno de los nexos entre las competidoras (modelos) y sus padrinos particulares”.

De acuerdo con InSight Crime, el escándalo de las modelos de Sambil está lejos de ser el primero que involucra a agencias de modelaje en Venezuela.

En septiembre de 2019, se descubrió que la agencia de modelos Belankazar presuntamente había publicado fotografías de menores de edad en vestido de baño  y trajes de cóctel, en YouTube, Instagram y la red social rusa VKontakte. 

Lee: Se le venderá gasolina por ayuda humanitaria a Venezuela: AMLO

Se dice que se ofrecía fotos exclusivas de las menores a clientes que pagaran por ver. Las niñas se identificaban como “Minimodelos”. Sus propietarios negaron que algunos de esos actos fuera ilegal, y declararon que “en la cultura latinoamericana, especialmente en Venezuela, está más que aceptado y se considera normal que las niñas comiencen su formación como modelos desde temprana edad”.

Tres de los dueños de Belankazar fueron capturados posteriormente acusados de explotación de menores, pero la agencia sigue activa y los ejecutivos implicados siguen nombrados de manera visible en su sitio web.

En 2018, el concurso de belleza de la Señorita Venezuela fue acusado de manejar una presunta red de prostitución, que ofrecía sus modelos a empresarios venezolanos de alto poder adquisitivo. 

El fundador de Miss Venezuela y director durante más de 40 años, Osmel Souza, renunció en marzo de 2018 luego de que varias antiguas reinas de belleza lo acusaran de obligarlas a prestar servicios sexuales a clientes por dinero. 

Sin embargo, este negó vehementemente cualquier participación en esos negocios y nunca se le imputó por ningún delito. En 2019, su agencia asumió la organización de los concursos de belleza de Miss Argentina y Miss Uruguay.

Mientras tanto, un grupo de mujeres que integran el gremio artístico, del entretenimiento y de la prensa venezolana lanzaron el movimiento “Yo te creo”.

Se trata de una plataforma que pretende visibilizar los abusos contra las mujeres en el medio artístico y comunicacional. Esto, a raíz de la situación generada en los últimos días por situaciones que involucran abusos contra la mujer. 

Específicamente en los casos de músicos acusados de violaciones sexuales, así como de explotación sexual por medio de una trama que involucra a Sambil Model.

“Los últimos días son difíciles de digerir para muchas mujeres venezolanas. Los testimonios de abuso y violencia sexual por parte de músicos y miembros del gremio del entretenimiento venezolano a mujeres y niñas se multiplican con impunidad. Sacando a la luz el trago amargo que las víctimas han pasado en silencio durante años”. Así lo destaca un comunicado.

Y agrega: “Para muchas de nosotras escuchar y leerlos en las redes sociales significa dos cosas: dolor e impotencia. El modus operandi de los perpetradores sigue siendo usar la fama y la posición de poder para ejercerlo con mujeres que los seguían y admiraban por su trabajo artístico”.

Lo grave es que esta practica no es exclusiva de Venezuela, en casi toda América Latina el patrón toma fuerza, ante la vulnerabilidad económica que ha provocado la pandemia de Covid-19.

Lee: Nayib Bukele incomoda al trasiego de droga de Venezuela a Estados Unidos