:)

Guanajuato

La Fábrica de quesos es una empresa guanajuatense casi centenaria

La familia Muñoz Ledo ha mantenido su producción artesanal de quesos, pero también ha innovado en sus recetas dándoles un toque gourmet

Published

on

El negocio de quesos comenzó en 1930. | Fotos: Nayely Martínez

APASEO EL GRANDE, Guanajuato. La familia Muñoz Ledo es una de las pioneras en la elaboración de quesos en el municipio y la región. Desde hace nueve décadas, el oficio ha pasado de generación en generación en la entidad.

Pese a las adversidades que han tenido que enfrentar a lo largo de su historia, la fábrica sigue de pie, gracias a la innovación, a la calidad de su producto artesanal y a que se ha “puesto de moda” lo gourmet.

De acuerdo a las notas de remisión que encontró la familia fue que se dieron cuenta que la fábrica tuvo sus inicios en 1930 y su producto era enviado a la Ciudad de México para ser vendido en los diferentes mercados.

Lee: Jossie Muro pinta y elabora con resina tablas para vender quesos en Hermosillo

En la actualidad, comercializan el producto en restaurantes de la región y por redes sociales, para que sus tablas de quesos sean ofrecidas como regalo en fechas importantes; además de que han innovado, dando otro toque al producto usando especias, chiles y vino tinto, entre otros.

Magdalena Muñoz Ledo, encargada y productora de quesos, narró que fue su bisabuelo quien comenzó con la elaboración de quesos y éste enseñó el oficio a su hijo, quien se hizo cargo de la fábrica al morir su padre aun en edad joven.

Del queso fresco, el abuelo comenzó con otras preparaciones, dando paso a la producción de queso Oaxaca, luego vino el Provolone, tras la enseñanza que recibió de un italiano; fue así como se convirtió en el pionero en introducir este tipo de queso en la región.

Pronto integró otros tipos como el manchego, mozzarela, crema, el panela y se diversificaron varios productos desde hace 15 años en la fábrica.

Con la variedad de quesos que ofrecía la fábrica de los Muñoz Ledo, las ventas crecieron en gran medida, pues el Oaxaca y el Provolone se vendían en bolas de 20 kilogramos y se llevan a Toluca, Ciudad de México y al mercado de Querétaro.

Sin embargo, desde hace 10 años, las ventas comenzaron a caer, debido a que al mercado comenzaron a entrar los quesos análogos, es decir, los que son elaborados a base de fórmulas y no con leche fresca, lo que reduce los costos.

La caída de las ventas hasta en 80 por ciento orilló a la familia a recortar personal. De los ocho trabajadores de la fábrica y tres empleadas de mostrador, ahora solo cuenta con dos personas en tienda y una en la fábrica, donde también labora Magdalena, su padre y su hermano.

Lee: La Feria del Licor y el Queso reactiva la economía de Guanajuato

Los productores de queso han salido a flote buscando otros mercados e innovando. Comenzaron a ofrecer sus quesos en los restaurantes de Querétaro y Celaya.

Dice Magdalena que, anteriormente, en la fábrica recibían a visitantes de México, Querétaro Irapuato, Salamanca y Morelia, quienes acudían a comprar los productos para llevarlos a sus lugares de origen; pero con la entrada de quesos que son baratos y la mala difusión del municipio por la inseguridad, dejaron de tener visitantes de otras ciudades.

“Hemos buscado la venta local en los municipios cercanos, además hemos buscado la venta directa con el público con tablas de queso, canastas navideñas. Se buscó con el cliente, lo subimos a plataforma de negocios del municipio, nos empezaron a buscar y mucha gente no sabía que hacíamos ese tipo de cosas en el municipio”, comentó.

La corriente que inició hacia lo gourmet y los productos artesanales, permitió que la promoción de sus productos a través de las redes sociales tuviera buena aceptación; lo que ayudó a que tuvieran ventas en restaurantes, que continúan comprando este tipo de quesos naturales sin conservadores.

En 2020 las ventas se mantuvieron a pesar de la pandemia, sobre todo gracias a quienes eligieron los quesos para hacer regalos en diciembre y el 14 de febrero, con tablas de queso, mismas que seguirán promocionando para las próximas festividades como Día del Niño y Día de las Madres.

Ahora, además de ofrecer queso ranchero, panela, manchego, provolone, mozzarela y de cincho, han ido experimentando y a los manchegos se les da sabores como el de chipotle, de nuez, marinado en vino tinto, el de jitomate con albaca, aceitunas con pimiento, chorizo y tocino con romero. Quesos más Gourmet que se hacen debido a lo que va pidiendo la gente.

“En próximos años seguirán sobreviviendo los quesos, el queso es alimento base y saludable, sobre todo si está hecho con leche. Hay gente que está preocupada por su salud y busca la forma de alimentarse con cosas de calidad, si seguimos haciendo alimento de calidad seguirán comprando”, comentó la joven encargada.

El valor nutricional que dan al cuerpo es el principal factor, dentro de esos quesos sigue siendo rentable el negocio, esperan que siga creciendo y dar trabajo a más familias.

“Es una tradición familiar, no nos arrepentimos de dedicarnos a esto. Tengan la confianza de que están hechos con leche y mucho cariño”, finalizó.

Nayely Martínez | El Sol del Bajío