:)

El Extranjero

La recuperación económica mundial provocará más emisiones de CO2

Las emisiones globales de carbono crecerán mil 500 millones de toneladas este año impulsadas por el uso de carbón en el sector eléctrico en el mundo

Published

on

La nueva tendencia marca que las emisiones globales de dióxido de carbono aumentan peligrosamente este año a medida que la economía mundial se recupera enormemente, tras ser vapuleada por la pandemia de coronavirus (Covid-19) .

Cuando los países de todo el mundo se confinaron el año pasado y se ordenó a las personas que se quedaran en casa para limitar las infecciones por Covid-19, las emisiones disminuyeron drásticamente.

Las emisiones de dióxido de carbono (CO2), que se redujeron un histórico 5.8% en 2020 subirán en 2021 un 4.8% y rozarán su pico de 2019, a causa del tirón del carbón en los grandes emergentes, como China e India, muy superior a la expansión de las renovables.

“Esta es una advertencia terrible de que la recuperación económica de la crisis del Covid es actualmente cualquier cosa menos sostenible para nuestro clima”, dijo el director ejecutivo Fatih Birol en un comunicado.

Lee: China redujo 25% sus emisiones de contaminantes por el coronavirus

“A menos que los gobiernos de todo el mundo actúen rápidamente para comenzar a reducir las emisiones, es probable que enfrentemos una situación aún peor en 2022”, resaltó.

En contra parte, hay que recordar que la llegada de Joe Biden a la Presidencia en Estados Unidos, da una nueva esperanza en la lucha contra el cambio climático al regresar al Acuerdo de París.

En un informe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) destaca que el aumento del 4.5% del consumo de carbón este año representará un 60% más que la contribución adicional de todas las renovables juntas al alza de la demanda energética.

Una demanda que subirá en conjunto un 4.6%, lo que compensará con creces el descenso del 4% de 2020, y procederá en un 70% de los países en desarrollo.

Allí se sobrepasará en un 3.4% el volumen alcanzado en 2019, antes de que hiciera el efecto negativo del Covid-19, mientras que en el mundo desarrollado la recuperación de esa demanda no será total, al menos en 2021, y se quedará un 3% por debajo.

“Las emisiones globales de carbono crecerán mil 500 millones de toneladas este año impulsadas por el uso de carbón en el sector eléctrico”, subrayó Birol.

China, la segunda economía del mundo, supondrá, por sí solo, un 55% del aumento del consumo de carbón en todo el mundo este año y aportará 500 millones de toneladas adicionales de CO2 (un 5.1% más), con lo que se situará un 6 % por encima del nivel de 2019.

Lee: California ya no decidirá normas de emisiones de autos: Trump

En la práctica, eso significará que con 10.49 gigatoneladas su peso relativo en las emisiones del principal gas de efecto invernadero vinculadas a la energía aumentará hasta suponer un 31.8 % del total, cuando en 2019 representaba menos del 30%.

Muy por detrás quedará Estados Unidos, que con un 13.5 % del CO2 reduce un año más su cuota, como también lo hace, y de forma aún más acusada, la Unión Europea, hasta el 7.3%.

Más atrás, pero pisándoles los talones a los 27, las emisiones de India –otro gran consumidor de carbón, como China– se dispararán un 9.3% en un año hasta 2,35 gigatoneladas, un 7,1 % del conjunto mundial.

El carbón es el verdadero agujero negro del calentamiento global y el principal factor que marca su evolución es la demanda de electricidad en China: las centrales que en ese país utilizan el carbón para generar electricidad suponen en torno a un tercio del consumo de ese mineral en todo el mundo.

Las energías renovables habían sido las únicas que habían conseguido eludir caídas en 2020 en la mayor recesión de los tiempos modernos, con un aumento del 3% gracias a su cada vez mayor competitividad en la producción de electricidad frente a otras fuentes.

Este año, esa dinámica se acelerará con una expansión en el sector eléctrico que permitirá a las renovables acercarse al 30% de la producción eléctrica, frente al 27% de 2019.

China encabezará las nuevas capacidades de electricidad renovable, con la mitad del conjunto mundial, y si se le suman las otras grandes economías emergentes y los países en desarrollo sumarán casi el 80%.

Lee: California ya no decidirá normas de emisiones de autos: Trump

En términos absolutos, la eólica será la que más contribuirá a la expansión de esas capacidades, con una progresión de 275 teravatios hora y del 17% en términos interanuales. La solar fotovoltaica subirá con 154 teravatios hora, un 18%.

La demanda de petróleo se hundió un 8.8 % en 2020 por las medidas de restricción a los desplazamientos para evitar los contagios de coronavirus, ya que el transporte absorbe alrededor del 60 % del crudo.

La mejora de la situación económica será el vector de una recuperación parcial del 6% en 2021 que mantendrá la demanda global de petróleo un 3.2% por debajo de los niveles de 2019.

Eso se explica por el mantenimiento de restricciones a los movimientos, que afectan sobre todo a la aviación, cuya actividad se prevé que en diciembre siga siendo un 20% inferior a la que había dos años antes.
Por el contrario, el consumo de gas natural subirá un 3.2% este ejercicio y dejará atrás las pérdidas del 1.9 % en 2020.

Mientras tanto, se prevé que la demanda de electricidad experimente su crecimiento más rápido en más de una década. Pero hay buenas noticias: más de la mitad del aumento en el suministro global de electricidad provendrá de fuentes renovables en 2021, impulsado en parte por la creciente producción de energía solar y eólica de China.

Las estimaciones de la AIE están sujetas a una “gran incertidumbre” dada la falta de claridad sobre la trayectoria de las infecciones y vacunaciones por Covid-19. Si la industria de viajes se recupera antes de lo esperado, por ejemplo, la demanda de energía aumentará aún más.