:)

Guanajuato

El peregrinar de Luz por hospitales de León en busca de vacuna de rotavirus para su hijo

Es la principal causa de infecciones gastrointestinales y diarreas graves entre niños recién nacidos hasta los cinco años

Published

on

Foto: Ilustrativa

LEÓN, Guanajuato.  Luz tuvo que peregrinar tres meses para conseguir la vacuna contra el rotavirus para su bebé, que nació en septiembre de 2019 en una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), del cual ella es derechohabiente.

El rotavirus es la principal causa de infecciones gastrointestinales y diarreas graves entre niños recién nacidos hasta los cinco años. La vacuna contra este mal es parte del esquema básico y debe aplicarse a los dos, cuatro y seis meses de edad.

Sin embargo, el bebé de Luz recibió su primera dosis con unas semanas de retraso: le tocaba en noviembre de 2019 y el IMSS le suministró el fármaco hasta diciembre.

Lee: Los contagios de Covid-19 aumentan entre los niños de Guanajuato

La segunda dosis debía recibirla entre enero y febrero de 2020, pero en la clínica del Seguro Social le informaron que no había y que acudiera la siguiente semana.

Ocho días después fue a la unidad T-21 pero de nueva cuenta le dijeron que no había llegado la vacuna.

Por tercera ocasión acudió en marzo y la respuesta fue la misma, por lo que Luz decidió buscarla por sus propios medios. Fue hasta mayo que la encontró.

“En redes sociales, en un grupo de mamás, vi que una señora preguntaba lo mismo y una persona dijo que esta vacuna la estaban aplicando en la clínica T-53 del IMSS, en Centro Max, por lo que acudí a formarme”, contó Luz.

Sin embargo, abundó, esto fue en mayo, en plena pandemia, y me negaron la atención porque no me correspondía esa clínica”.

Unos días después le dijeron que todas las vacunas las estaban aplicando en la clínica del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), donde a pesar de no ser derechohabiente finalmente se la aplicaron a su bebé.

No obstante, el esquema del niño quedó incompleto pues sólo recibió dos de tres dosis de esta vacuna, y la segunda la consiguió hasta que tuvo ocho meses de edad, cuando debió recibirla a los cuatro.

Lee: Storybook, una startup de masajes que soluciona los trastornos del sueño en niños

El desabasto de vacunas básicas en 2020 empezó a reflejarse en los primeros meses de este año. En el Hospital Pediátrico de León, dependiente de la Secretaría de Salud de Guanajuato, sí hay vacunas, pero aumentaron los casos de enfermedad por rotavirus en menores.

El año pasado fueron hospitalizados 11 bebés por rotavirus, pero en dos meses y medio de 2021 suman ya 17, todos menores de seis meses de edad, alertó Rafael Hernández Magaña, pediatra especialista en Infectología.

Explicó que la escasez de biológicos, aunada a la pandemia de Covid-19, vuelve a bebés, niños y adultos mayores más vulnerables, toda vez que hay ciertas enfermedades que se asocian a infecciones virales “que dejan un terreno propicio para que se infecten de bacterias u otro invasor”.

“Al parecer ya hay regularidad en la vacunación, al menos en los hospitales del estado; sin embargo, hasta que se tiene el esquema completo, los niños están protegidos”, expresó el especialista, quien aclaró que los menores que no recibieron el biológico contra el rotavirus ya no lo podrán tener.

“Una característica de esta vacuna es que ya no se puede aplicar después de los ocho meses. Previendo situaciones complicadas, las enfermeras en los Centros de Salud adelantaron las dosis para ponerlas más frecuentes”, comentó.

Señaló que normalmente se ponen a los dos, cuatro y seis meses, pero hay niños que llegaban a los seis sin ninguna dosis. “Entonces, si había abasto, se las pusieron cada mes o mes y medio”, anotó.

Este mecanismo se conoce como vacunación acelerada y se implementa para proteger aunque sea un poco a los niños con más riesgo. “Si en lugar de tres, los bebés tienen dos o una dosis de vacuna de rotavirus y enferma, puede ser de menor severidad”, indicó el pediatra.

Tal fue el caso de Alicia, madre de Isaías que tiene cinco meses de edad. Desde que nació su bebé ha acudido al Hospital Pediátrico y le han aplicado las vacunas de manera puntual.

“Mi esposo trabaja en el campo. Yo no tengo Seguro Social pero me dijeron que podía acudir a este hospital y desde que nació mi bebé, he venido. Le han aplicado la del neumococo, rotavirus, hepatitis B y pentavalente, las de los dos y cuatro meses; en abril cumple los seis y tenemos que venir para que le den las otras dosis”, agregó.

Rocío Godínez / El Sol de León