:)

El Extranjero

La popularidad de Joe Biden es golpeada por la crisis migratoria de México y Centroamérica

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, trata de resolver la migración masiva de personas de Guatemala, El Salvador, Honduras y otras naciones

Published

on

A menos de sus primeros 100 día de gobierno, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden comienza a registrar grietas en su popularidad, debido a la forma en que ha enfrentado el fenómeno migratorio que se vive en la frontera con México, un tema que su antecesor le sumó muchos apoyos.

Por lo pronto, Ricardo Zúñiga, el enviado especial de Estados Unidos para el Triángulo Norte, llegó a El Salvador para sostener reuniones con “contactos claves” para discutir el tema migratorio, con la idea de esparcir de la mejor manera los 4 mil millones de dólares que EU destinó para esa zona.

Los cierto es que una mayoría de estadounidenses desaprueba la respuesta de Biden a la llegada de niños migrantes no acompañados, mientras que el apoyo al mandatario en el tema migratorio en general es inferior comparado con otros asuntos, así lo deja ver una encuesta dada a conocer el día de hoy.

Lee: Un plan de Joe Biden le da esperanza a los migrantes varados en Tijuana

El sondeo de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research muestra que el problema de los menores que llegan solos a la frontera con México es una de las preocupaciones más altas de los ciudadanos dentro del tema migratorio: un 59% afirma que debe ser una máxima prioridad atender a estos niños, mientras un 65 por ciento dice lo mismo respecto de la reunificación de familias separadas en la frontera.

El gobierno anterior de Donald Trump impuso duras restricciones a la inmigración, con la construcción de un muro fronterizo, la separación de familias y el endurecimiento de las condiciones para que quienes huyen de la violencia y la pobreza en México y Centroamérica puedan entrar a territorio estadounidense.

El presidente estadounidense ha tratado de encarar el problema con más compasión y un sistema más ordenado y coherente, pero su gobierno se ha visto abrumado por la llegada masiva de migrantes en la frontera, especialmente de menores no acompañados.

Un 40 por ciento de la ciudadanía desaprueba el manejo que Biden le ha dado al tema de los niños que llegan solos, comparado con 24 por ciento que aprueban. El 35 por ciento dijo no tener una opinión al respecto.

El 42 por ciento de los ciudadanos aprueba del manejo en general del tema migratorio por parte de Biden y 44 por ciento aprueba de sus políticas de seguridad fronteriza.

Son cifras significativamente inferiores al 61 por ciento que aprueba de la gestión de Joe Biden en general y a los porcentajes relativos a otras cuestiones, como el manejo de la pandemia de coronavirus o de la economía.

La encuesta AP-NORC abarcó 1,166 adultos y se realizó entre el 26 y 29 de marzo usando una muestra AmeriSpeak, diseñada para ser representativa de toda la población estadounidense. Tiene un margen de error de más o menos 3.6 puntos porcentuales.


Ello a pesar de que la Casa Blanca está impulsando la más ambiciosa reforma de las leyes migratorias del país en una generación. La iniciativa, sin embargo, está estancada en el Congreso donde los republicanos e incluso algunos demócratas admiten que su aprobación será una lucha cuesta arriba.

El plan contempla una etapa de ocho años en la que se podría dar ciudadanía a unos 11 millones de inmigrantes que se encuentran en el país sin permiso de residencia, pero el sondeo muestra que la idea no es una de las prioridades del público. Sólo el 29 por ciento (incluyendo 42 por ciento de los demócratas y 14 por ciento de los republicanos) consideran que es un tema prioritario.

Apenas una tercera parte de la ciudadanía considera que deben ser prioritarios los programas como el de dar asilo a refugiados o el de “trabajadores huéspedes”.

Zúñiga se encuentra en El Salvador para sostener reuniones con “contactos claves” para discutir el tema migratorio, las causas que han identificado como las que motivan a las personas a abandonar el país ya sea de manera regular o irregular. 

Aparte de El Salvador, también estará en Guatemala siempre para tratar el mismo tema que para la administración del Gobierno de Estados Unidos tiene especial importancia. 

Zúñiga, que es hondureño de nacimiento y diplomático de carrera, fue designado por el presidente Biden para abordar la crisis migratoria generada desde los países que integran el Triángulo Norte de Centroamérica: El Salvador, Honduras y Guatemala.

Lee: AMLO agradece a Joe Biden por el préstamo de vacunas contra el Covid-19

Las indagaciones que haga Zúñiga durante su visita a El Salvador y Guatemala pueden servir como insumos en la elaboración de una estrategia para la distribución y ejecución de 4 mil millones de dólares que el Gobierno de Estados Unidos está dispuesto a otorgar a países centroamericanos para que combatan las causas de la migración y disminuyan el flujo de ciudadanos que abandonan sus territorios para tener oportunidades en Estados Unidos.

El Departamento de Estados de Estados Unidos informó que Zúñiga “requerirá que nuestros socios respondan por los compromisos que asumieron de abordar las causas fundamentales de la migración y el aumento en la llegada de menores no acompañados a la frontera sur de los Estados Unidos”.

Para Adriana Beltrán, directora del Programa de Seguridad Ciudadana de WOLA (Washington Office on Latin America), la clave está en enfrentar la corrupción en Centroamérica. “Para lograr resultados duraderos, es clave mejorar la gobernanza de los países y la corrupción debe ser el centro de la estrategia hacia la región”.