:)

Sonora

Las bicicletas también viajarán en los autobuses de Hermosillo

La Secretaría de Economía de Sonora lanzó un programa piloto para que la línea 18 de autobuses urbanos de Hermosilla tengan racks para las bicicletas

Published

on

HERMOSILLO. Sonora. Los camiones urbanos de Hermosillo contarán con portabicicletas para ofrecer una alternativa de movilidad integral a quienes combinan ambos medios de transporte para desplazarse (bicicletas y camiones).

Como un programa piloto, la Secretaría de Economía de Sonora, a través de la Operadora de Proyectos Estratégicos del Estado de Sonora (Impulsor) y la Dirección General de Transporte (DGT) instalaron “racks” en la parte frontal de algunas unidades de la línea 18, con las que se pretende experimentar y mejorar esta modalidad antes de implementarla en el resto de rutas.

Esta línea fue seleccionada por ser una de las que transitan por gran parte de Hermosillo, porque pasa por la Universidad de Sonora y beneficiaría a la comunidad estudiantil.

Alma Angelina Gutiérrez, ciclista urbana y líder de la organización civil Mujeres en Bici, dijo a Cobertura 360 que este proyecto nació de una capacitación donde se abordó la intermodalidad de transporte, los proyectos verdes y la perspectiva de género en las políticas públicas.

“Es un programa piloto donde se están viendo ventajas y desventajas”, explicó la ciclista.

“Yo le veo muchas ventajas porque necesitamos un sistema que se interconecte y donde se pueda pasar de un medio de transporte a otro”, comentó.

“Con Impulsor, hemos platicado que, durante este mes que durará el plan piloto y de acuerdo con sus resultados, se mejorará, porque es perfectible, y la idea es que tenga continuidad y que trascienda a otras rutas”, comentó Alma Angelina Gutiérrez.

Lee: Llevaré educación a todos los niños y niñas de Sonora: Claudia Pavlovich

La suma de racks a los camiones es un beneficio adicional a lo que se ha logrado en materia ciclista en la ciudad, sin embargo, se esperará a escuchar las opiniones de los usuarios.

Como usuaria de la bicicleta como transporte cotidiano desde hace siete años, Alma Angelina sostuvo que Hermosillo ha evolucionado en infraestructura y apoyo del Ayuntamiento, pues se ha mostrado abierto a escuchar las propuestas y solicitudes de la comunidad ciclista.

La capital cuenta con 125 kilómetros de bicicarriles que delimitan el tránsito de bicicletas y automóviles, apuntó. Pero hace falta un mantenimiento constante con repintado de líneas y limpieza para evitar accidentes.

Igualmente, sostuvo, es urgente trabajar con mayor esfuerzo en la concientización de los automovilistas.

“Hemos estado logrando que los automovilistas respeten las líneas, que es lo único que nos está delimitando -no es lo más idóneo, pero es un avance- y son la diferencia para darnos tranquilidad, por no decir que se trata de la vida y la muerte”, afirmó.

“A mí me da mucho gusto que las mujeres estamos siendo generadoras de cambio”, agregó.

“No es por ponernos a hacer caravana con sombrero ajeno, pero hemos estado como cuchillito de palo para lograr que más ciclistas usen los bicicarriles, que haya actividades de movilidad sostenible y empoderamiento del género femenino en el uso de la bicicleta, al mismo tiempo que contrarrestamos los efectos del cambio climático”, comentó.

Lee: Los vehículos eléctricos Lucid Air tendrán autopartes fabricadas en Sonora

En cuanto a la concientización para motivar a más personas a ser usuarias de bicicletas, Gutiérrez dijo que actualmente trabaja en un programa de sensibilización de empresas para que promuevan e incentiven, principalmente, el uso de este medio de transporte entre sus trabajadoras mujeres.

“Tenemos que entrarle al tema del medio ambiente y al cambio climático y una de las soluciones es la bicicleta”, concluyó, “tenemos una ciudad con bicicarriles y es cuestión de animarnos a usarlos, que las empresas, dentro de su estándar de Empresa Socialmente Responsable (ESR), incluyan la bicicleta a través de estímulos, de capacitación y de comunicar que sí se puede en Hermosillo”, concluyó la activista.

Por:  Astrid Arellano