:)

El Extranjero

El Islam con la flama encendida en América Latina

La Organización Islámica para América Latina y el Caribe asegura que en la región hay unos seis millones de musulmanes, menos de 1.0 por ciento del total en el mundo y al menos 150 mezquitas en esa zona

Published

on

En México unas tres mil 760 personas que profesan la religión islámica. / Foto: Cuartoscuro

La Organización Islámica para América Latina y el Caribe (OIALC) asegura que en la región hay unos seis millones de musulmanes, menos de 1.0 por ciento del total en el mundo y al menos 150 mezquitas en esa zona.

El millonario paquistaní Mohamad Yusuf Amdani Bai, ligado a las vacunas Sputnik V, promueve la construcción de una mezquita en Campeche, a fin de que la creciente comunidad musulmana pueda realizar su culto de forma adecuada.

Según el documento Construcción de una mezquita en Imi III, San Francisco de Campeche, el proyecto consiste en la edificación de una mezquita o edificio destinado al culto islámico, el cual contará con área de estacionamiento, habitaciones y salón de acceso.

En México unas tres mil 760 personas que profesan la religión islámica, mientras que en la capital mexicana, vive casi la mitad, de acuerdo con el estudio Panorama de las religiones en México 2010, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). 

Lee: Antifa nunca irrumpió ni hizo destrozos en el Capitolio de Estados Unidos

En 2019 había en Campeche sólo 33 personas registradas o relacionadas con ese culto. En el país existen sólo tres asociaciones religiosas donde profesan el Islam, una de ellas se localiza en Baja California y la otra en La Laguna, Coahuila, según la Dirección General de Asociaciones Religiosas.

En la Ciudad de México existen cuatro mezquitas. Pocos saben esto porque, a diferencia de todo lo relacionado al new age, el islam siempre ha sido una religión sigilosa, una que no trata de evangelizar en público. Estas mezquitas están en Polanco, Aragón, Roma y Santa María la Ribera, no son “oficiales” pero sí son, a su manera, deslumbrantes.

La mezquita “Iman Malik” es la más grande y representativa de la comunidad islámica de Chiapas. Es la primera mezquita sunita en la historia de México.

En 1994, Aureliano Pérez, ahora conocido como Emir Nafia, se estableció en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, en 1996 inició la historia del Islam en ese estado, donde actualmente existen cuatro mezquitas.

Además de estas estructuraciones, recientemente en México se organiza una reunión con el soporte del capital del Golfo, a donde se invitan las mujeres que prefirieron el Islam en América Latina. 

En esta reunión principalmente se abordan y discuten las labores de expansión en común, las dificultades que sufrieron después de preferir al Islam, la educación de los niños, el matrimonio, los problemas de las mujeres.

Existen tres estructuras principales islámicas en América Latina. Dos de ellas están en Brasil y la otra en Argentina. A parte de las organizaciones locales no hay otra organización continental en el norte de América del Sur. Dos organizaciones islámicas en Brasil son FAMBRAS y CIDAL. 

Lee: Censuran en el Golfo Pérsico la nueva moda de tomar café en biberón

Si expresamos con sus nombres largos FAMBRAS es la sigla portuguesa de la Federación de Asociaciones Musulmanas de Brasil y CIDAL es el Centro Islámico del Caribe y América Latina. 

Lo cierto es que el centro islámico más grande en América Latina está en Argentina, ubicado en el barrio porteño de Palermo y fue construida en 1995 por Arabia Saudita, en unos terrenos que habían sido donados a partir de una ley aprobada durante la presidencia de Carlos Menem. 

Se trata de un complejo que posee una extensión de 33 mil metros cuadrados y se emplaza en una de las zonas más exclusivas de Palermo.

En la actualidad funciona el centro cultural islámico más grande construido por Arabia Saudita en el exterior. En sus inicios, el establecimiento pertenecía al gobierno porteño, pero luego fue donado al país árabe a través de una normativa impulsada por el expresidente, la cual fue aprobada en el Congreso en 1995. 

Los primeros rastros de la presencia musulmana en Latinoamérica vienen desde que los españoles llegaron a la región en el siglo XV. Algunos de los esclavos que traían en las embarcaciones venían del norte y oeste de África e introdujeron el Islam en los países donde arribaron. 

Sin embargo, muchos de ellos fueron obligados a abandonar sus creencias por temor a ser ejecutados. Así, el Islam fue perdiendo fuerza y, a su vez, el cristianismo se extendió.

Según datos de la OIALC, se estima que sólo hay seis millones de musulmanes en Latinoamérica. No obstante, los números son difíciles de conseguir porque los musulmanes en Latinoamérica no son practicantes, no encuentran el Islam en los censos o no lo marcan como tal por miedo a la persecución. 

La mayoría de los musulmanes latinos están en Argentina y en Brasil, aunque también hay comunidades grandes en Colombia, Venezuela y algunas islas del Caribe.

El Centro de Investigaciones Pew de Estados Unidos realizó un estudio que concluyó que para 2050, el número de seguidores del Islam crecerá 13 por ciento en Latinoamérica, comparado con el 73 por ciento que crecerá en el resto del mundo. 

En el 2010, un millón de los musulmanes de la región habitaban en Argentina. Le siguen Brasil, con 204 mil y luego México con 111 mil. Los países con más musulmanes per cápita –con relación a su población total– son Suriname, Guyana y Trinidad y Tobago, de acuerdo con Pew.