:)

El Extranjero

La pandemia de los préstamos “gota a gota” que no se detiene en América Latina

Según reportes de medios colombianos, se calcula que solo en intereses el ‘gota a gota’ mueve aproximadamente 1 millón de dólares diarios

Published

on

La población más pobre recurre a estos préstamos. / Foto: Archivo

El sistema informal de préstamos, conocido como ‘gota a gota’, está provocando graves problemas entre los pequeños comerciantes y trabajadores en América Latina, que han tenido que recurrir a este esquema ilegal, debido a la crisis económica provocada, en buena medida, por la pandemia del coronavirus.

Es un sistema de préstamo que entrega dinero en efectivo sin pedir garantías al deudor, quien se ve obligado a devolver el dinero en cuotas diarias con un interés alto. Es una actividad ilegal que generalmente tiene como víctimas a los segmentos más pobres de la población.

Según reportes de medios colombianos, se calcula que solo en intereses el ‘gota a gota’ mueve aproximadamente 1 millón de dólares diarios en ese país. En las calles de Bogotá, las víctimas de este esquema ilegal denuncian amenazas e, incluso, agresiones, en caso de no cumplir con las exigencias de los prestamistas.

Lee: Ricardo Monreal va en contra de los préstamos del gota a gota

Esta actividad tiene décadas de existencia, pero preocupa cada vez más a las policías de Latinoamérica por los delitos asociados a ella. Después de que te dan el dinero que necesitas, por lo general tienes 20 o 30 días para devolver el monto más un interés que oscila entre el 10% al 40%, en promedio, porque puede ser más.

Los cobradores asisten puntuales durante ese tiempo para que entregues la cuota diaria. Así le sucedió a Carlos, un taxista chileno que se prestó alrededor de 150 dólares y terminó pagando cinco veces esa cifra: 750 dólares.

“Era una presión muy grande. De algún lado yo tenía conseguir la plata para pagar. Comenzaron a llamar mucho por teléfono, me mandaban mensajes dándome plazos y (diciéndome) que si no pagaba se iban a desquitar en mi casa”, relató el arrepentido conductor santiaguino en un reportaje de Televisión Nacional de Chile.

En Argentina, las autoridades arrestaron, en enero, a varios miembros de una red sospechosa de ejercer la usura en Rosario. Los miembros de la red están acusados de manejar una red de préstamos “gota a gota”.

Con operaciones en el Mercado de Productores de Rosario, los usureros fueron capturados después de ser identificados por una víctima anterior, una joven que, incapaz de seguir pagando, recibió un tiro de uno de los prestamistas.

Este problema está como la pandemia de Covid-19 extendido por toda la región y por el momento no hay vacuna alguna para contrarrestarlo.

En Colombia, las consecuencias económicas de las prolongadas cuarentenas y la falta de acceso al sistema financiero llevó a que se identificara hasta 7 millones de personas como vulnerables al “gota a gota”, según informaron entidades financieras.

Lee: Detectan la entrega de préstamos y créditos pirata en Chiapas

“Más del 50 por ciento de los hogares colombianos… han usado el ‘gota a gota’. El recurso es más pronunciado entre microempresas y trabajadores independientes, sin olvidar que muchos trabajadores asalariados también lo usan”, declaró José Alejandro Guerrero, presidente del Banco W, a el diario colombiano El Tiempo.

No cabe duda de que los préstamos ‘gota a gota’ se han aprovechado de la desesperación provocada por la pandemia. Un estudio de la Universidad Central de Colombia reveló que, desde la imposición de las cuarentenas, las tasas de intereses han subido 210 por ciento, frente al 20 y 66 por ciento antes de la pandemia.

El diario salvadoreño La Prensa Gráfica informó de una vendedora de tortillas en El Salvador que contó como recibió un préstamo de 500 dólares antes de la pandemia y después tuvo que pedir dos préstamos más para pagar el primero, pues los meses de cuarentena hicieron que el usurero exigiera los pagos atrasados.

Para mantener tres préstamos al mismo tiempo, la mujer destina 9 de los 11 dólares que produce en el día para cubrir las cuotas, lo que le deja únicamente 2 dólares para mantener a sus tres hijos y una nieta.

De acuerdo con InSight Crime, las prácticas de préstamos a usura han prevalecido por largo tiempo en Latinoamérica, y fueron los grupos criminales colombianos los que más promovieron su expansión.

La pandemia de Covid-19 ha hecho florecer más esta economía criminal, pues los proveedores y pequeños negocios que quedaron sin trabajo por las prolongadas cuarentenas están desesperados por un alivio financiero.