:)

La Opinión

Joe Bide peleará por su reforma migratoria frente a los Republicanos

El presidente de Estados Unidos regularizará 11 millones de indocumentados a través de una reforma migratoria, que abre una batalla frente a los Republicanos

Published

on

Ronald Reagan fue el último presidente en legalizar a millones de indocumentados en Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden hizo de la política migratoria una de sus prioridades igual que su antecesor, pero esta vez en sentido completamente opuesto, proponiendo una salida a un problema heredado por el gobierno de Donald Trump.

De entrada ya propuso la regularización de unos 11 millones de indocumentados, un anuncio que se escucha muy esperanzador para los miles de inmigrantes irregulares en Estados Unidos. Aunque políticamente muy difícil de lograr por el posible saldo rojo legislativo.

Si Joe Biden consigue la hazaña, y fuera aprobada su propuesta, pues sería la medida más grande para conceder la condición legal a quienes están sin permiso en ese país desde que el presidente Ronald Reagan, quien otorgó una amnistía a casi 3 millones de personas en 1986.

Lee: Joe Biden aún no se acostumbra a la Casa Blanca

Además, dio nuevas esperanzas a los dreamers o soñadores (jóvenes mexicanos de entre 15 y 35 años que fueron llevados a Estados Unidos de manera ilegal cuando eran niños) para que sean protegidos dentro del programa DACA, que por cierto, se creó (2012) cuando Joe Biden era vicepresidente de Barack Obama.

El presidente de Estados Unidos también decidió desbloquear el programa de asilo que fue anulado por Donald Trump, echando a la gente hacia México o Guatemala dentro de los programas de Protección de Migrantes o “Quédate en México” y el de Tercer País Seguro, respectivamente, pero eso ya se terminó, según la nueva administración. 

El tiempo para que el presidente estadounidense logre sacar adelante una posible reforma migratoria es de dos años, antes de las elecciones legislativas intermedias en 2022. Generalmente en ese ejercicio el partido en el poder, en esta ocasión el Demócrata, pierde asientos en el Congreso y eso sería desastroso para la gobernabilidad de Joe Biden.

De acuerdo con revistas políticas especializadas, como Axios, prevén que un mal cálculo en el impulso de la legalización de miles de indocumentados puede provocar que los demócratas pierdan sus pequeñas mayorías en la Cámara baja (diez curules) y en en la Cámara alta (un voto, el de la vicepresidenta Kamala Harris). 

Además, los republicanos van a utilizar todos los recursos a su alcance para evitar que pase la reforma migratoria de Joe Biden: Dentro de esos republicanos hay moderados y radicales, estos últimos no son pocos, son todos aquellos que empoderó Trump con su política antiinmigrante, los mismos que lo salvaron de ser condenado en un su segundo juicio político, que lo condenaba a no volver a contender por un cargo político.

Biden no sólo ha propuesto una reforma migratoria que apuesta alcances históricos, sino que también su gobierno dispuso de entrada una partida de cuatro mil millones de dólares para tratar de frenar los flujos migratorios de Centroamérica y para el combate al trasiego de drogas que generalmente terminan en Estados Unidos.

En el marco de la nueva política bilateral con México, el gobierno de Estados Unidos dará también prioridad para el ingreso a su país a los solicitantes de asilo bajo los Protocolos de Protección a Migrantes que permanecen en el campamento de Matamoros, Tamaulipas, debido a los altos índices de violencia, según la Casa Blanca.

El gobierno estadounidense también está tratando de dejar libres a niños migrantes, y llevarlos a sus familiares en el país debido a que las instalaciones para su cuidado a largo plazo están casi llenas.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos autorizó a los administradores de los albergues a financiar el transporte de los menores a las viviendas de sus patrocinadores. 

Bajo los lineamientos actuales de esa agencia gubernamental, los patrocinadores pueden ser obligados a pagar por dicho transporte antes de que el gobierno libere a los menores, aun si los patrocinadores han sido aprobados por las autoridades. Tales costos en ocasiones pueden superar los mil dólares por niño.

Lee: Un plan de Joe Biden le da esperanza a los migrantes varados en Tijuana

Todas estas políticas pueden ejecutarse casi de manera normal, pero hablar de una reforma migratoria que cobije a 11 millones de personas, son cosas mayores, sólo para poner el dato en estas líneas, casi el 51 por ciento de los hipotéticos beneficiados serían de origen mexicano.

No sólo eso, Biden podría abrir la puerta a nuevos programas de intercambio de trabajadores temporales y con ello quitarle ganancias al tráfico de personas, que dicho sea de paso, es controlado en México y Centroamérica, por los grupos del narcotráfico, las pandillas o maras.

La intención de Biden es buena en casi todos los sentidos para los migrantes irregulares, pero para la política doméstica estadounidense, no es bien vista, pese a que es un país formado por migrantes en su gran mayoría, habrá que ver cuantos arrestos tiene el mandatario y para cuánto le alcanzan. O ¿usted qué cree?