:)

La Opinión

Haití da otro paso al abismo

El 60 por ciento de la población de Haití vive en la pobreza extrema. Las calles parecen más las de una ciudad devastada por la guerra que las de una nación en funcionamiento

Published

on

Fue el 7 de enero de 1986, cuando Haití se sacudió los 35 años de dictadura de los Duvallier.

Con la emergencia mundial de salud a cuestas, han pasado a segundo plano situaciones políticas que en otro momento serían asuntos de primer orden, como la crisis por el poder en Haití, un país quebrado económicamente por el paso de de un devastador sismo de hace casi 11 años y una posterior epidemia de cólera. 

El 60 por ciento  de la población de Haití vive en la pobreza extrema. Las calles parecen más las de una ciudad devastada por la guerra que las de una nación en funcionamiento. Por todas partes pueden verse edificios que están en ruinas.

Fue el 7 de enero de 1986, cuando Haití se sacudió los 35 años de dictadura de los Duvallier, y constitucionalmente los nuevos gobiernos democráticos deben de asumir el mandato ese mismo día, un año después de cada elección, cada cinco años. Pero eso es sólo en el papel, en esa isla caribeña cada quien hace lo que mejor le conviene. 

Lee: La sombra de Donald Trump le mete ruido al gobierno de Joe Biden

Y es que los haitianos están más preocupados por sobrevivir, debido a las secuelas del terremoto de 2010, que todavía mantiene unos 50 mil desplazados, los cuales viven en campos de refugiados, sin acceso a los servicios básicos.

Esa falta de higiene y de acceso a servicios elementales desató una pandemia de cólera que golpeó a 820 mil personas y mató a 9 mil 792, no fue controlada sino hasta 2020, según la Organización Panamericana de la Salud.

Por su puesto, sin olvidar a las más de dos mil mujeres, muchas de ellas menores, que fueron víctimas de abusos sexuales por parte de las fuerzas de paz (Cascos Azules) desplegadas en Haití por Naciones Unidas desde 2004 hasta 2017.     

Por si el escenario no fuera suficiente, la plaga del trasiego de drogas en sus puertos ha crecido de manera exponencial, en ese país hay al menos 76 bandas armadas no políticas o ideológicas, sino destinadas a robar, secuestrar y a controlar el paso de las drogas y son más poderosas que el propio Estado.

La isla caribeña dio un paso más hacia el abismo, tras la crisis política que estalló, el pasado 7 de febrero, después de que el presidente Jovenel Moïse anunciara un intento de golpe de Estado en su contra y confirmara su intención de continuar en el cargo hasta febrero de 2022. 

Pero el Presidente no se limitó a la denuncia frente a la prensa y anunció la detención de 23 personas a las que acusó de intentar asesinarlo. Entre los arrestados está el juez de la Corte Suprema Yvickel Dabrézil, el hombre apoyado por la oposición para convertirse en presidente interino.

Según las autoridades, el juez Dabrézil incluso tenía una copia del discurso de toma de posesión. Las detenciones son el intento por neutralizar a un movimiento opositor que se mueve en la calle y en las instituciones para tratar de tumbar al gobierno.

La reacción de Moïse fue la respuesta a varias semanas de manifestaciones violentas en distintas ciudades del país para pedir su renuncia bajo el argumento de que este fin de semana terminó su mandato.

Por su parte, la oposición nombró al juez Joseph Mecene Jean-Louis, de 72 años, como presidente interino, el 8 de febrero, con el fin de iniciar una transición, según “la decisión de la oposición y de la sociedad civil”, ósea un completo relajo.  

Moïse ganó unas elecciones presidenciales en 2015, pero la oposición argumentó un fraude y fueron anuladas, al año siguiente volvió a ganar y asumió en 2017, en el sentido estricto de las sumas, su mandato debe terminar en 2022, pero no son las mismas cuentas de la oposición.

Lee: Sputnik V: Todos quieren la vacuna rusa contra el Covid-19

Haití es el país latinoamericano que más gobiernos ha tenido en menos tiempo. De 1986 a la actualidad han pasado por el cargo hasta 20 mandatarios distintos que van de generales a ministros en funciones. La permanencia de Moïse es aún más delicada dada su debilidad en la calle, ya que apenas fue elegido con unos 600 mil votos en un país de 11 millones de habitantes.

Con la calle revuelta y la oposición movilizada, el principal apoyo de Moïse proviene de la comunidad internacional, principalmente de Estados Unidos. Después de una gestión muy cercana a Donald Trump, el mandatario de 52 años, hijo de un comerciante y una costurera de origen pobre, ha logrado el respaldo de la nueva Administración de Joe Biden cuyo equipo defendió que su gestión terminará hasta 2022. 

A este apoyo se ha sumado el Core Group, el grupo de países entre los que están Estados Unidos, Canadá, Francia, España o Alemania. No obstante, en diciembre, el Core Group se sumó a Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) al criticar el giro autoritario de los últimos decretos de Moïse.

La situación en Haití ha empeorado aún más con la llegada de la pandemia de Covid-19, que ha causado casi 12 mil contagios y 245 muertes y de las vacunas ni hablar, parece que a esta isla le esperan días muy difíciles y como consecuencia una muy probable nueva migración hacia Estados Unidos, a través de México. O ¿usted qué cree?