:)

El Extranjero

Acorralan al presidente de Honduras por narcotráfico

El Departamento de Justicia de Estados Unidos dice que Juan Orlando Hernández recibe dinero del narcotráfico para consolidarse en Honduras

Published

on

Los documentos fueron presentados en un tribunal de Nueva York. / Foto: @JuanOrlandoH

Documentos presentados por fiscales federales estadounidenses en un tribunal de Nueva York indican que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, presuntamente lucró al trabajar para introducir cocaína a Estados Unidos junto a un supuesto narcotraficante.

De acuerdo con los documentos, Hernández incluso prometió proteger a ese presunto narcotraficante ante un posible arresto y extradición, pero la Casa Presidencial de Honduras calificó la denuncia como “cien por ciento falsa”.

Con las nuevas denuncias de que el presidente Orlando Hernández la idea de que el propio mandatario ha sido esencial en la conversión de Honduras en un narcoestado cobra más fuerza, de acuerdo con CNN.

Lee: El presidente de Honduras da positivo a Covid-19

En un documento judicial del 8 de enero, fiscales estadounidenses afirman que el supuesto narcotraficante Geovanny Daniel Fuentes Ramírez se reunió con el presidente Hernández y le dio decenas de miles de dólares a cambio de que este le ofreciera protección contra los organismos de seguridad, así como apoyo militar para sus actividades de tráfico.

El presidente Hernández también supuestamente pidió a Fuentes Ramírez acceso a un laboratorio de drogas para trasladar “grandes cantidades de cocaína a Estados Unidos”, y le dijo al traficante que “quería llevar las drogas hasta las narices de los gringos”, según el documento presentado en el Distrito Sur de Nueva York.

Los señalamientos contra Hernández, quien no ha sido acusado formalmente por autoridades estadounidenses, surgen en mociones presentadas ante la corte del Distrito Sur del estado para que se valide evidencia en un antejuicio contra Fuentes Ramírez, un hombre que fue detenido en marzo de 2020 en el Aeropuerto Internacional de Miami, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

En el documento, los fiscales no llaman al presidente Hernández por su nombre, y solo se refrieren a él como CC-4, o coconspirador número 4, pero se le puede identificar claramente, pues se describe como el Presidente y hermano del narcotraficante convicto Tony Hernández.

En un tuit de la cuenta presidencial, el mandatario negó la acusación según la cual él aceptaba dinero de Fuentes Ramírez, y afirma que es “100 por ciento falsa” y que está basada en mentiras de criminales confesos.

Esta negación es similar a otras anteriores, expresadas luego de que los fiscales estadounidenses han mencionado al presidente Hernández en varias acusaciones y otros documentos judiciales, en los que se refieren a él como coconspirador en la red de narcotráfico de su hermano.

Tony Hernández fue declarado culpable en octubre de 2019 de ingresar toneladas de cocaína a Estados Unidos aprovechando las conexiones políticas de su hermano.

Lee: Convocan en redes sociales en Honduras a nueva caravana migrante hacia Estados Unidos

El nombre del presidente Hernández apareció frecuentemente durante el juicio a su hermano. Una de las afirmaciones más fuertes de los fiscales es que el exjefe del Cartel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo, le entregó a Tony un soborno de un millón de dólares destinado al Presidente. 

En la más reciente presentación judicial, los fiscales dicen que el presidente Hernández se jactaba ante un empresario hondureño de la corrupción generalizada por parte de él y su Partido Nacional en el periodo previo a las elecciones presidenciales de 2013, lo que incluye la malversación de fondos de la ayuda estadounidense a través de ONG fraudulentas y el robo de dinero del sistema de seguridad social del país.

En este sentido, InSight Crime señala que las pruebas reunidas por el Departamento de Justicia de EU en este y otros casos dejan pocas dudas de que los políticos más influyentes de Honduras, incluído el Presidente, un importante aliado de Washington, reciben millones de dólares de los traficantes para financiar campañas y consolidar su poder.

Desde que empezó a ascender dentro del Partido Nacional para encabezar el Congreso, y finalmente llegar a la Presidencia, el mandatario Hernández supuestamente participó en un quid-pro-quo con narcotraficantes, que les permitió tener protección de las fuerzas de seguridad y del fiscal general a cambio de sobornos.

Fuentes Ramírez supuestamente contribuyó grandes sumas de dinero a la campaña presidencial de Hernández en 2013. A cambio, dicen los fiscales, Hernández “prometió protegerlo frente al arresto y la extradición” y ayudarle a “transportar cocaína con apoyo de las fuerzas armadas de Honduras”.

Pero la sombra de la narcopolítica comenzó a extenderse mucho antes de que el presidente Hernández se convirtiera en jefe de Estado. Otros narcotraficantes procesados en Estados Unidos han dicho que el partido del presidente Hernández, el Partido Nacional, ha facilitado durante años los vínculos entre grandes grupos narcotraficantes, como Los Cachiros y Los Valles, con varios niveles de las fuerzas de seguridad y el sistema político hondureños.