:)

Inteligencia Artificial

Venden productos gastronómicos para ayudar a los desplazados por el crimen en Sinaloa

Las familias de desplazados han recurrido a la venta de productos gastronómicos como coricos y machaca para sostenerse

Published

on

productos gastronómicos desplazados

CULIACÁN, Sinaloa.- La venta de coricos, tortillas, machaca, salsa y más productos  gastronómicos ha sido una de las maneras de obtener dinero para los desplazados por la violencia en la sindicatura Tepuche, al grado que ya camina la marca Productos Bagrecitos.

Sin embargo, este negocio gastronómico va a paso lento, debido a la competencia que existe en Culiacán por parte de otras empresas.

Además, quienes promueven la marca tienen miedo de exponerse, particularmente las jefas de familia que elaboran los debido a que son víctimas de desplazamiento forzado interno.

Lee: Entregan despensas a mil 747 familias desplazadas en Chiapas

“Las señoras que pueden, venden sus productos en su casa o se ponen en calles transitadas, pero la venta tiene mucha competencia aquí, como la venta de tortillas principalmente. Yo con la machaca y coricos he tenido suerte porque la gente que antes visitaba Bagrecitos, nos han contactado para venderles en estas fechas. Sí repuntó la venta a comparación de cuando recién empezamos pero estamos al día”, externó una de las productoras.

Cuando llegaron a la capital del estado, cansadas, asustadas por el infierno que pasaron, con pocas opciones económicas, las familias fueron convocadas por Alonso Ramírez, director del Instituto Municipal de la Juventud, y en sucesivas reuniones surgió la idea de generar una marca de productos gastronómicos con su logotipo y productos de la región.

Así, este negocio se realizará próximamente en forma de cooperativa, para evitar poner en riesgo la localización de las mujeres y hombres que elaboran los alimentos.

productos gastronómicos desplazados

Pero aún falta aterrizar este programa con la Secretaría de Desarrollo Económico municipal y la Secretaría de Desarrollo Social, dos instituciones que poco han expresado respecto a la problemática del desplazo y sus atenciones con las familias que se quedaron en Culiacán.

“Nosotros sabemos que al IMJU no le compete apoyarnos completamente, por eso sí quisiéramos que no nos olviden y nos echen la mano ahorita. Nosotros tenemos casas prestadas o de renta y sin camas. Dormimos en el piso y no nada de aquí es nuestro, por eso queremos que la venta de los productos aumente, para sacar no nada más para la despensa”, expuso la mujer.