:)

El Extranjero

El hacinamiento en los hogares es un silencioso foco de infección de Covid-19

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos revela que la infección en los hogares se propaga rápidamente

Published

on

La pandemia ha confinado a cerca de 4 mil millones de personas en sus casas.

Los hogares en el mundo se han convertido en uno de los principales puntos de contagios de coronavirus (Covid-19), lo que ha derivado un aumento en el número de casos en Estados Unidos, Europa y América Latina.

En los últimos 12 meses, el nuevo coronavirus ha paralizado las economías, devastado comunidades y confinado a cerca de 4 mil millones de personas en sus casas. Ha sido un año que cambió el mundo, como ningún otro en al menos una generación, posiblemente desde la Segunda Guerra Mundial.

Más de 1.6 millones de personas han muerto. Al menos 72 millones han contraído oficialmente el virus, aunque el número real es sin duda muy superior. Muchos niños se han quedado huérfanos, las familias se han visto desgarradas y la enfermedad ha sido más fuerte que miles y miles de personas de edad avanzada, que en muchos casos han fallecido en total soledad porque las visitas estaban prohibidas por el riesgo que representaban.

Lee: Hay desconfianza de la población mundial a las vacunas de Covid-19

A mediados de abril, 3 mil 900 millones de personas, la mitad de la población mundial, debían respetar algún tipo de confinamiento. De París a Nueva York, de Londres a Buenos Aires, las calles se llenaron un silencio roto a menudo por el sonido de las sirenas de las ambulancias, que recordaba que la muerte estaba al acecho.

Aunque la cadena estadounidense CNN dio a conocer un nuevo análisis que revisó 54 estudios en más de 20 países y encontró que los hogares donde alguien estaba enfermo de Covid-19 seguían siendo puntos críticos para la transmisión del virus, incluso si la propagación general de la comunidad había disminuido.

“Este es otro estudio que nos recuerda lo contagioso que es el virus que causa el Covid-19 y lo difícil que es evitar infectar a otros si uno vive en una vivienda multigeneracional abarrotada”, dijo la doctora Leana Wen, analista médica de CNN, médico de Urgencias y profesora visitante de la Facultad de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington, que no participó en el estudio.

Los cónyuges tenían un riesgo más alto que otros miembros de la familia, probablemente debido a que duermen en la misma habitación. Además por la intimidad y el contacto prolongado, según el estudio publicado en la revista JAMA Network Open.

El riesgo era mayor si el miembro de la familia mostraba síntomas de Covid-19, como tos, estornudos, dolores corporales, escalofríos y fiebre, que si la persona mostraba pocos o ningún signo del virus, encontró el estudio. El riesgo también fue mayor entre adultos que entre adultos y niños.

Otro estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) encontró que la infección entre los miembros del hogar se reprodujo rápidamente. Más de la mitad de las personas (53 por ciento) que vivía con alguien que luchaba contra el Covid-19 se infectó en una semana, encontraron los investigadores.

Alrededor del 75% de estas infecciones secundarias ocurrió dentro de los cinco días de los primeros síntomas en el paciente inicial. Menos de la mitad de los miembros del hogar infectados tenía síntomas en el momento en que se detectó la infección por primera vez.

Lee: El gobierno de Joe Biden detonará la economía fronteriza

“Muchos no informaron síntomas durante los 7 días de seguimiento, lo que subraya el potencial de transmisión de contactos secundarios asintomáticos y la importancia de la cuarentena”, informó el equipo de los CDC.

Pero mantenerse aislado de otros miembros del hogar es todo un desafío, especialmente si estás en un espacio pequeño o hay niños en el hogar.

“Si tienes en casa a alguien mayor o inmunodeprimido, es posible que desees aislarlo de la casa para que los niños y todos los demás no estén cerca de ellos de forma regular”, sugirió la pediatra Tanya Altmann, editora en jefe del libro de la Academia Estadounidense de Pediatría El cuidado de su bebé y su hijo pequeño: desde el nacimiento hasta los 5 años y los años maravillosos, en una entrevista anterior.

“Si es un niño al que tienes que cuidar, es posible que debas tomar la decisión de aislar a un adulto con el niño”, agregó. “Ese adulto se haría cargo del niño y el otro adulto sería responsable del resto de la familia”.

Y, por supuesto, todo esto será extremadamente difícil para un padre soltero “que podría ser el único”, dijo la pediatra Jenny Radesky, portavoz de la Academia Estadounidense de Pediatría, en una entrevista anterior.

Por ejemplo, un 10% de la población española, alrededor de 4.7 millones de personas, habría resultado infectada por el coronavirus desde el inicio de la pandemia, según un nuevo estudio de seroprevalencia presentado por el gobierno.

La cifra arrojada por el estudio, el cuarto de este tipo en España, apunta a un número de infectados muy superior a los más de 3 millones mencionados el 23 de octubre por el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.