:)

La Opinión

¿México debe renegociar su deuda externa?

Andrés Manuel López Obrador debería sentarse a renegociar la deuda externa de México con el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y al Banco de Desarrollo Interamericano

Published

on

Carlos Pozos
Los gobiernos neoliberales dejaron una elevada deuda externa.

Desde principios de los años ochenta del siglo pasado el crecimiento económico de México ha estado por debajo de los requerimientos de su población, a pesar de que los gobernantes neoliberales definieron el impulso al crecimiento como una prioridad por sobre las necesidades de la población.  Además, México ha crecido en forma dispareja por regiones y por sectores sociales: mientras que las entidades del norte exhiben tasas de crecimiento moderadas pero aceptables, las del sur han padecido un decrecimiento real.

Así lo establece el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en el Plan Nacional de Desarrollo, que pese a la crisis económica internacional, que es superior a la que se vivió en los años de 1930 del siglo pasado y aunada a la pandemia del Covid-19, no ha cambiado sus objetivos.

Con una amplia visión, López Obrador dice que los grandes consorcios y potentados han visto multiplicadas sus fortunas, decenas de millones han cruzado las líneas de la pobreza y de la pobreza extrema. Ante la brutal concentración de riqueza generada por sus políticas, los gobernantes neoliberales afirmaban que lo importante era que esa riqueza se genera en la élite de la pirámide social y que ya iría goteando hacia abajo para acabar beneficiando a todos. La afirmación resultó falsa. 

Un puñado de empresas y de magnates acaparó el exiguo crecimiento económico y la riqueza jamás llegó a los sectores mayoritarios de la población.

Lee: Los empresarios se endeudarán para pagar aguinaldos de sus empleados en Aguascalientes

Puede afirmarse que más bien ocurrió lo contrario: la riqueza fluye de abajo hacia arriba, de modo que empobreció más a los pobres y enriqueció por partida doble a los ricos.

Una de mis próximas preguntas será en el sentido del atraco que relata el presidente de México cuando señala dentro del PND 2019-2024, que este robo fue realizado por Ernesto Zedillo con el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa), que encubrió los desvíos y los desfalcos perpetrados por un grupo de banqueros, financieros y empresarios y transfirió la deuda resultante –que originalmente ascendía a 552 mil millones de pesos de 1997–. 

Han pasado muchos años, y ya se nos olvidó que un puñado de integrantes del grupo político-empresarial mexicano multiplicaron sus fortunas de manera exponencial, en tanto que la gran mayoría de los mexicanos siguen pagando, año con año, el capital e intereses de una deuda que no deja de crecer. Desde aquel impresentable rescate, el país ha pagado cerca de 700 mil millones de pesos y aún adeuda más de 900 mil millones

Y usted lo puede ver una vez salga a la calle, cuando termine de leer esta columna que los bancos rescatados y adquiridos en su mayor parte por empresas financieras extranjeras que han ganado decenas de miles de millones de dólares, buena parte de los cuales ha sido enviada a los países de origen de los poseedores, como BBVA, Citi Banamex, Santander y HSBC.

Nos explica muy sencillamente el también licenciado en Administración Pública, que en general, las privatizaciones perversas de la era neoliberal consistían en vender a precios de remate los bienes públicos; si los nuevos propietarios los administraban mal, el Estado los compraba a precios desmesurados, los saneaba y los volvía a vender a los privados por menos de su valor real.

Durante esos 36 años la administración pública llevó a cabo una política fiscal claramente orientada a beneficiar a unas cuantas empresas privadas mediante exenciones, créditos fiscales y deducciones injustificadas. La mayor parte de la recaudación cayó en los hombros de las clases medias, las pequeñas y medianas empresas y el pueblo en general. 

Adicionalmente, la economía se resintió por el peso de la corrupción y la extorsión institucionalizada, por el estancamiento del mercado interno y, desde hace unos años, por la inseguridad generalizada.

La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador recibió la pesada herencia de una deuda pública de 10 billones de pesos, resultado de la irresponsabilidad y la corrupción del régimen anterior, lo que obliga a destinar 800 mil millones de pesos del presupuesto para pagar el servicio de esa deuda

El jefe de la nación, tuvo el domingo 22 de noviembre una reunión virtual –la segunda- con los presidentes y jefes de estado del Grupo de los 20, en donde comentó que una de las consecuencias más preocupantes de la crisis económica es que la pandemia de Covid-19, originó el incremento de la deuda en 20 por ciento, por lo cual pidió, cancelar la deuda a países pobres.

La propuesta del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador se constituye de dos partes, punto uno que se quiten los montos de deuda y del pago del servicio de la deuda a estos países; y el punto dos, “garantizar que los países de ingresos medios puedan tener acceso a créditos con tasa de interés equivalentes a las que están vigentes en países desarrollados”.

A pesar de que especialistas y analistas han criticado el no endeudamiento de México, la deuda creció pasando del 44.8 por ciento y 51.1 por ciento del PIB, debido a la estrepitosa caída de la actividad productiva, que tuvo un desplome no visto en 90 años.

Además, en su mensaje de la mañanera de lunes 23 de noviembre el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, declaró ahora sale a la luz por el COVID 19 y la crisis económica, que no actuaron bien los organismos internacionales en el pasado, “durante el periodo neoliberal ellos fueron los corresponsables de la crisis en México, ellos imponen la política económica, obligaban a firmar al gobierno las llamadas cartas de intención, una flagrante violación al soberanía del país”.

Por todo esto creo que valdría la pena hacer la siguiente pregunta: ¿Presidente de Mexico, valdría la pena hacer una llamado al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial y al Banco de Desarrollo Interamericano para que sentarse a renegociar la deuda externa de Mexico, que se hereda a las próximas generaciones e impide el crecimiento del país?

Hasta aquí con Los Pozos de Carlos Pozos, y amigo lector si deseas que le haga tú pregunta al Presidente de México en la conferencia prensa “mañanera”, por favor házmela llegar al correo: [email protected] vía twitter a: @carlospozossoto, o bien visita nuestro portal www.lordmoleculaoficial.com así como también puedes ver mi Canal Lord Molécula Oficial en YOUTUBE, Facebook, Instagram. Pero ahora en mi página WEB www.lordmoleculaoficial.com Y si está en tus posibilidades hacer una pequeña donación….Gracias y hasta mis próximos Pozos!!!

Lee: Las deudas ahogan a los operadores de agua en Veracruz