:)

Coahuila

Los feligreses entrarán sólo con boleto a las misas en Torreón para evitar un brote de Covid-19

Los líderes religiosos en Torreón, Coahuila, se han visto en la necesidad de idear medidas para el ingreso a misas y frenar el Covid-19

Published

on

Un total de 80 personas pueden ingresar por misa.

TORREÓN, Coahuila. Las misas en Torreón continúan desarrollándose en plena contingencia por el Covid-19 pero bajo estrictas medidas de prevención y con la implementación de los protocolos emitidos por la Secretaría de Salud.

Para ingresar, además de que está limitada la capacidad de asistencia, hay que tomarse la temperatura, pasar por tapetes sanitizantes, aplicarse gel antibacterial y usar cubrebocas.

Sin embargo, hay centros religiosos que han implementado nuevas medidas para tener mayor control sobre los fieles.

Lee: La voz de Esteban Contreras ameniza las misas en la Catedral de Toluca

Por ejemplo, en la Parroquia Cristo Redentor del Hombre, ubicada en la colonia Carolinas de Torreón, solo puede entrar que obtienen uno de los 80 boletos disponibles, los cuales se deben de pedir con uno o dos días de anticipación.

El cupo es de 300 personas, sin embargo, ante la pandemia de Covid-19 optaron por reducir el número de asistentes a través de la entrega de boletos para ingresar a la misa en esa iglesia de Torreón. Las misas dominicales son a las 10:00 y a las 12:00 horas con el Padre Rogelio Bautista.

“Nosotros hacemos 80 boletos y solo los que tienen boletos pueden entrar. Así llevamos el control. Si se acaban los boletos ya no puede entrar nadie, porque además no tendrá lugar, ya que las bancas están marcadas para que se siente una o dos personas como máximo. La gente ha entendido y ha sido respetuosa de las medidas”, aseveró Beneranda Quirós Estrada, integrante del personal administrativo de la Parroquia Cristo Redentor del Hombre.

Lee: Los médicos de Tijuana y San Diego trabajan en protocolos para frenar la pandemia de Covid-19

Explicó que tuvieron que optar por el boletaje, pues antes la gente no entendía, acudían más de los permitidos e incluso tenían que cerrar la puerta para que no llegaran más fieles.

Alberto Triana | Organización Editorial Mexicana