:)

El Extranjero

El rey Juan Carlos I recibió en Kazajistán un abrigo de leopardo de las nieves en peligro de extinción

El presidente de Kazajistán dijo que los regalos a Juan Carlos I eran porque a pesar de que es rey de España no tenía nada

Published

on

El ostentoso regalo se realizó en 1998.

El rey Juan Carlos I recibió por parte de Nursultán Nazarbáyev,  presidente de Kazajistán, un abrigo forrado de pieles blancas moteadas de negro fabricado con ejemplares de leopardo de las nieves cuyo comercio está prohibido por estar en peligro de extinción.

El hecho ocurrió en un viaje realizado por el rey de España en 1998, y lo realizó después de que forjó una amistad con Nursultán Nazarbáyev tras conocerse cuatro años atrás.

En uno de esos viajes, organizado para abatir cabras salvajes en 2002, el alcalde de la localidad de Almaty, Victor Khrapunov, aseguró haber visto cómo se le entregaban al rey español unos maletines que, según el presidente kazajo, contenían dinero.

Lee: El rey emérito desprestigió a la monarquía en España

“Es el rey de un país, pero no tiene nada. Yo le ayudo como puedo”, afirmó el alcalde que se lanzó contra Nazarbáyev.

El regalo del abrigo hecho con piel de leopardo de las nieves se realizó durante un viaje del rey Juan Carlos I el 13 febrero de 1998 cuando incluso sin ningún recató se lo probó y posó para las fotos con la suntuosa prenda de solapas mullidas por la piel.

Sin embargo, 23 años antes, en julio de 1975, el leopardo de las nieves (Panthera Uncia) había sido incluido en el Anexo I de la Convención CITES que regula el comercio con especies salvajes. Es la lista de animales más amenazados y la convención “prohíbe el comercio internacional con estos especímenes” salvo para casos muy excepcionales como la investigación científica, y España firmó este acuerdo internacional en 1986.

Una fuente de la diplomacia española que estuvo presente en ese viaje del rey a Kazajistán confirma que se trata de un abrigo de auténtica piel de leopardo de las nieves.

“La caza del leopardo de las nieves no está permitida en ningún lugar del mundo. Ni ahora ni, por lo que nos consta, en 1998”, explican la Unión Internacional.

Es decir, no cabe la posibilidad de que Kazajistán, que se adhirió a la CITES en 2000, permitiera en ese tiempo un cierto cupo legal de caza de leopardos como sí ocurre, por ejemplo, con las poblaciones de elefantes en Botsuana, Namibia, Zimbabue o Suráfrica.

Actualmente se calcula que hay algo menos de 4 mil ejemplares distribuidos por 12 países de Asia Central. La población en Kazajistán supera por poco el centenar, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Lee: Destapan negocios sucios del Rey Juan Carlos I

La UICN recuerda que “solía haber prendas por toda el área de distribución del leopardo en el pasado. Existen muchas pieles antiguas todavía rondando desde aquellos tiempos en museos y colecciones privadas”. La organización Traffic considera muy relevante saber si la prenda que recibió Juan Carlos de Borbón es previa a 1975 o posterior.

Con información de elDiario.es

Publicidad

Trends

Publicidad