:)

Baja California

El sueño del futbol cruzó las fronteras

Alexis Antonio, un joven de 28 años de edad con síndrome de down, pertenece a un equipo inclusivo en Tijuana: Diestro Soccer Futbol

Published

on

TIJUANA, Baja California.- Cuando dejó Honduras para estar en México, lo único que Alexis Antonio le pidió a su madre Suyapa es no abandonar el futbol, el deporte que ama y practica desde que era un niño, ese que disfruta y tiene arraigado, vaya a donde vaya.

El joven de 28 años de edad con síndrome de down, pertenece a un equipo inclusivo en Tijuana, recién formado, llamado Diestro Soccer Futbol y su talento está en el ojo de la selección mexicana de futbol, que busca el mundial de Turquía 2020 (antes de la pandemia del Covid-19).  

Su nacionalidad hondureña es un impedimento para representar a México, hasta ahora, pero tiene fe en que los trámites para convertirse en ciudadano mexicano serán rápidos y estarán listos para cuando se retome la organización de la competencia mundial (programada originalmente para agosto del presente).

Lee: El futbolista con síndrome de down con dotes para ser ídolo en México

“No me cansa para nada jugar futbol, me gusta ponerles las pilas a ellos (sus compañeros). Motivarlos a ellos, los pongo a correr”, comparte Antonio.

Toñito Durán Hernández, como le dicen sus amigos y compañeros de juego, es delantero, participó en noviembre de 2019 en un torne nacional en el que anotó seis goles para el equipo conformado por bajacalifornianos y despertó interés de representantes del futbol mexicano, para ser parte de la selección.

“El futbol me gusta, yo siempre quiero jugar”, relata apresurado, antes de contar una historia del futbolista que le inspiró a seguir este deporte.  

Real España es un equipo de la Liga Nacional de Honduras, en el que jugó Milton Javier Flores Miranda, conocido como el legendario “Chocolate” Flores, dice, un futbolista que marcó época en el balompié de ese país.  

Una vez que se retiró del futbol, Alexis Antonio recuerda que extrañó mucho a su ídolo y ahora admira al argentino, Lionel Messi; cree que es el mejor, aunque Chocolate será siempre su favorito.

El recorrido acompañado del futbol

El camino sin abandonar el futbol ha sido largo. Suyapa Hernández, la madre de Antonio dejó el pueblo de Progreso de Yoro, en Honduras, en busca de mejor calidad de vida, platica.

Más de 200 mil personas habitan en ese municipio, al ser la cuarta ciudad más habitada de Honduras. Las oportunidades de trabajo y educación son pocas en ese país, platican.

Así como Suyapa y Antonio, miles de migrantes llegan a México y recorren el territorio hasta llegar a la ciudad más alejada del país: Tijuana. Esta ciudad del estado de Baja California conforma la frontera más transitada del mundo, junto a San Diego, California, Estados Unidos.

Desde Honduras han llegado el último año al menos cinco mil hondureños datos estimados por miembros de asociaciones civiles), como parte de las llamadas “caravanas”, para buscar asilo en Estados Unidos, pero la espera deben hacerla en México.  

Toñito y su madre Suyapa llegaron en julio de 2019 a Tijuana y una de las primeras cosas que hizo ella fue buscar un equipo de futbol, en el que su hijo jugara.

“Nos venimos con mi hijo. Sí extrañamos bastante (Honduras). Él (Antonio) quiere hacerse mexicano para seguir jugando futbol aquí”.

El futbol es una salida de la realidad: 60 minutos de disfrutar y hablar con los compañeros, compartir y olvidar que dejaron su país de origen para cuidar su vida y buscar mejores condiciones en seguridad, salud y educación.

Su condición de joven con Síndrome de Down no le permite ser parte de escuadras convencionales, pese a su nivel competitivo para jugar al futbol.

El equipo de jugadores con síndrome de down en Tijuana

El equipo de futbol en el que juegan sólo jóvenes con Síndrome de Down, podría convertirse en la primera liga incluyente en Baja California y segundo a nivel nacional, explica el creador y director General de Diestro Soccer Futbol, Christian Acosta.

“Estamos en vías de hacer un equipo semi- profesional dedicado al futbol cien por ciento y seríamos casi los únicos”.

La idea es crear una escuela en la que los jóvenes estudien por las mañanas y se dediquen a entrenar y jugar futbol por las tardes, pero se requieren años de trabajo para contar con el recurso humano y económico que permita consolidar el proyecto. 

“Ese sería el ritmo para formar el equipo de Baja California, realmente para pelear a nivel nacional y mundialmente”.

Diestro Soccer Futbol tiene tres entrenadores que reciben apoyo económico por parte de los padres de familia y permite a los jóvenes con síndrome de down seguir preparándose física y mentalmente para la competencia, que va de la mano de los valores sociales.

Lee: Muxes, el equipo de futbol que busca visibilizar el respeto hacia la comunidad LGTB+