:)

Sonora

Raúl, retirado de la Fuerza Aérea Mexicana, fundó el primer puesto de tacos de canasta en Hermosillo

La pandemia obligó a la familia Ayala continuar con la venta de tacos de canasta desde casa, con servicio a domicilio, actividad con la que han tenido éxito

Published

on

Tacos de canasta "Huracán"
La taquería funciona gracias a la familia completa del ex militar. Crédito: Astrid Arellano

HERMOSILLO, Sonora. “¿Esa canasta es un adorno para la casa?”, le preguntó Ana Rosa a Raúl, que recién llegaba a Hermosillo después de un viaje a la Ciudad de México. Él tenía poco de haberse retirado de la Fuerza Aérea Méxicana y ella, al cuidado de sus dos hijas y trabajando en una empresa de cosméticos, no sabía que su esposo había vuelto a casa con una idea.

Raúl Ayala, de 53 años y originario de la Ciudad de México, fue capitán primero de electrónica de aviación. Se retiró a los 39 cuando, después de 24 años de servicio y de vivir itinerante —solo o acompañado de su esposa e hijas— por varias ciudades de México, no quiso separarse de nuevo de su familia que, esta vez, le rogaba permanecer juntos en Hermosillo, donde ya llevaban tres años.

Y él, encantado por la tranquilidad de la capital, también estaba convencido de que le gustaba para quedarse. Así que viajó solo, por última vez, a Chihuahua, donde solicitó su retiro y volvió a la ciudad donde ya lleva 19 años.

Lee: El primer hot dog en Sonora fue en el Café Kiki

Raúl se considera una persona que no sabe estar quieta: “Soy hiperactivo”, dice, y por eso le pusieron el apodo de “Huracán”, mismo nombre con el que bautizó al negocio de tacos de canasta que se atrevió a fundar luego del viaje que hizo a su ciudad natal.

Los tacos tienen 7 rellenos diferentes: chicharrón prensado, cochinita, carnitas, pechuga de pollo en mole rojo y verde, papa y frijol
Los tacos tienen 7 rellenos diferentes: chicharrón prensado, cochinita, carnitas, pechuga de pollo en mole rojo y verde, papa y frijol

“Mi mamá se puso enferma y yo me fui un mes a cuidarla”, narró el militar, “yo le conté a mi papá que quería poner un negocio y me apoyó, pero a mi esposa no le había comentado nada. Pedí las recetas y llegué a Hermosillo con una canasta. Yo le comenté a ella hasta que llegué”.

Era el 2008 cuando Raúl empezó a vender tacos con un par de mesas, una sombrilla y la canasta. Ana Rosa comenzó junto con él pero, con el tiempo, y al ver que a su esposo no le alcanzaban las manos para atender el trabajo y a la clientela, ella renunció a la empresa donde fue directora y se dedicó al negocio familiar que, eventualmente, evolucionó a una carreta grande.

En 2008 Raúl empezó a vender tacos con un par de mesas, una sombrilla y la canasta
En 2008 Raúl empezó a vender tacos con un par de mesas, una sombrilla y la canasta

Ahora la taquería funciona gracias a la familia completa: la pareja de esposos, sus hijas Nayeli y Ana Karen, y el nieto de nueve años quien ayuda repartiendo sodas y dulces a los clientes. Si no fuera por la unión de su familia, dijo Raúl, el negocio no habría sido posible. En Sonora, solo se tienen a ellos mismos.

“Veníamos de Guadalajara, que es una ciudad más movida y, la verdad, Hermosillo es otro mundo”, dijo Raúl, “la gente es tranquila, todo queda muy cerca, había mucha paz y tranquilidad cuando llegamos hace 19 años; al calor, eso sí, tuvimos que acoplarnos. A mis hijas las recibieron muy bien en la escuela, todo era muy bonito y estábamos muy contentos”.

Lee: Un pozole de postre: repostera sonorense imprime realismo a sus pasteles

Los tacos de canasta de la familia Ayala fueron los primeros en su tipo en llegar a Hermosillo y sus primeros clientes fueron hermosillenses que alguna vez vivieron en el otrora Distrito Federal como estudiantes o empleados.

“La gente llegaba y nos decía que eran los que comían en sus tiempos de ‘estudihambres’”, se ríe, “porque son muy baratos y con eso se mantenían. Aquí le gustaron mucho a la gente”.

Los tacos de canasta de la familia Ayala fueron los primeros en su tipo en llegar a Hermosillo
Los tacos de canasta de la familia Ayala fueron los primeros en su tipo en llegar a Hermosillo

A diario, Raúl y Ana se despiertan a las tres de la mañana para iniciar la preparación de los tacos. La cocina de su casa se inunda del olor a salsas y guisos antes de empezar a acomodarlos en las canastas: todos ordenados por sabores. Cuando están sudados por el vapor, empacan los pedidos que recibieron el día anterior y empiezan las entregas.

Su menú consta de siete rellenos diferentes: chicharrón prensado, cochinita, carnitas, pechuga de pollo bañada en mole rojo y verde estilo Puebla, además de papa y frijol.  

Los viernes y sábados, ofrecen carnes en su jugo estilo Guadalajara —la ciudad de origen de Ana Rosa— preparadas con diezmillo en salsa verde, frijoles y tocino, acompañadas de tortillas de maíz, salsa de chile de árbol y verdura picada.

Nayeli, de 22 años e hija de la pareja, estudió gastronomía y, desde que se graduó, ha trabajado en la Ciudad de México y en Hermosillo en diversos proyectos, pero siempre y aún en sus tiempos de estudiante, apoyó a sus papás en la taquería, labor en la que actualmente continúa.

“A mí siempre me ha gustado, desde chica, acompañar a mis papás con los taquitos”, contó Nayeli, “estudié gastronomía porque siempre me ha gustado la cocina y ahorita estoy de lleno en el negocio: nos divertimos mucho y queremos hacer que crezca, que sea algo más grande”.

Toda la familia Ayala se ha unido al negocio
Toda la familia Ayala se ha unido al negocio

Pero con la contingencia por el Covid-19, la carreta del “Huracán”, se quedó guardada. Por seguridad de la familia y de sus clientes, decidieron continuar con la venta de tacos de canasta desde casa, con el servicio a domicilio, actividad con la que han tenido éxito.

La joven agregó que la contingencia los obligó a adecuarse para acatar los protocolos sanitarios, además de introducir la modalidad de servicio a domicilio.

“Tuvimos que adaptar todas las medidas de higiene, metimos el servicio a domicilio y mucha gente nos ha apoyado con toda la situación: nos ha seguido pidiendo taquitos, hemos puesto promociones y la ayuda ha sido mutua”, sostuvo.

Lee: Rescatan vino de pitaya, péchita y pétalos de rosa en Sonora

Por ejemplo, ofrecen a sus clientes 10 tacos de regalo —cinco de frijol y cinco de papa— en la compra de 30 piezas o más. También, el servicio a domicilio es gratuito, sin mínimo de compra ni área limitada de reparto: puedes comprar una orden de tacos y te la llevan hasta tu casa sin costo.

Solo basta con hacer el pedido vía WhatsApp un día antes y tus tacos llegarán entre las 8 y las 11 de la mañana siguiente, en el horario que se acuerde por mensaje.

“El Huracán” agregó que las promociones y el servicio a domicilio tienen que ver con el agradecimiento a sus clientes y una forma de solidaridad en tiempos complicados para todos.

“Para agradecer a la gente que nos está comprando, ya tenemos tres meses anunciando el regalo de los 10 tacos y el servicio a domicilio gratis a todo Hermosillo”, dijo, “así pidan cinco tacos hasta la Nuevo Hermosillo o a la salida a Nogales, los llevamos; es un gran apoyo el que nos dan y nosotros también a ellos. Creo que, en estos tiempos, tenemos que ser recíprocos, consentirlos y darles buen servicio para que estén contentos, porque, gracias a ellos, nuestro negocio se ha mantenido”.

Los pedidos se reciben vía WhatsApp al (662) 107-9098 con entregas de lunes a sábado entre las 8:00 y las 11:00 horas. También puedes encontrar a los Tacos de Canasta Huracán en Facebook e Instagram.