:)

Inteligencia Artificial

Las Manos Mágicas de mujeres prepararan nutritivos platillos con maíz criollo en Xalapa

El colectivo ya vende sus productos hechos a base de maíz y les preocupa que las nuevas generaciones no valoren lo nutritivo de estos alimentos

Published

on

Las mujeres toman talleres que les permitan avanzar en la administración del negocio.

XALAPA, Veracruz. Tamales, tlacoyos, tortillas y atoles son parte de la oferta gastronómica de Manos mágicas, un grupo de 16 mujeres de la comunidad Otilpan, en el municipio de Tlalnelhuayocan que convierten el maíz criollo en alimentos nutritivos para la región.

La agrupación, conformada por amas de casa de entre 23 a 75 años, nació desde hace ocho años en la comunidad como una forma de trabajo que les permitiera comercializar sus productos de manera más eficaz.

Antes de eso, las integrantes preparaban sus productos y se iban de manera independiente a diversos puntos de Xalapa a intentar vender ya sea en casas, negocios o de manera ambulante por las calles.

“Nos cansamos de eso porque todas teníamos nuestras ventas, pero teníamos que irnos todo el día a la ciudad y descuidábamos a los hijos y a la familia. Incluso había días que no vendíamos y nos regresábamos en la tarde noche con toda la mercancía”, cuenta Alejandra Juárez.

“Fue ahí cuando nos dimos cuenta que eso no estaba funcionando y que si nos reuníamos todas podíamos tener un mercado seguro. Ahí más o menos empezó la idea”.

Lee: Las tortillas ceremoniales son presumidas en el festival del Muicle y Mezquite 2020

Maíz criollo / Foto: René Corrales

Aunque el grupo inicial de 50 integrantes se fue reduciendo, las 16 mujeres que actualmente forman parte están en vísperas de lograr que Manos Mágicas sea una cooperativa que pueda vender de manera formal sus productos. A través de alianzas estratégicas y apoyos gubernamentales, las mujeres ya realizan entregas de tortillas y tlacoyos para diversas agrupaciones, han participado de festivales gastronómicos, venden por pedido e incluso están por sacar un recetario de platillos cuya base es el maíz y se acompañan de productos típicos de la región.

“Hay mucha gente que ha estado al pendiente de nosotras y a través de ellos es que no nos hemos dejado. El trabajo bien es de hace dos años, cuando comenzamos a trabajar en ferias y eventos; incluso surgió lo del recetario y hemos podido poco a poco lograr que las ventas se vuelvan constantes”, asegura Marcelina Hernández.

En una pequeña cocina ubicada en la entrada de Otilpan, las mujeres se reúnen un par de veces a la semana. No solo se trata de trabajar el maíz sino también para llevar a cabo capacitaciones y tomar talleres que les permitan avanzar en la administración del que esperan sea un negocio redituable para las 16 familias que dependen de este.

Reconocen que su intención va más allá de las ventas y buscan no solo promover la gastronomía de la zona sino también ofrecer productos naturales que contribuyan a la correcta alimentación de una manera económica.

“Primero porque el maíz de aquí es criollo, no viene curado como el transgénico ni tiene fertilizantes de esos que le echan para que resista más y segundo porque en la ciudad hemos visto que la gente tiene muchas enfermedades como el cáncer, la obesidad y la diabetes que muchas veces es causada porque la alimentación es a base de cosas como salchichas, chuletas o embutidos”.

Alejandra presume que las generaciones anteriores de la comunidad “morían de viejitos” sin ninguna de estas enfermedades, ya que todas sus vidas comieron productos directamente del campo.

Por ello, dice, las mujeres de la agrupación están buscando rescatar la gastronomía regional que incluye no solo el maíz sino también calabazas, chachanas, pipián, gasparitos, ejotes, flores, hierbas, hongos y frijoles que ellas mismas siembran a través de un recetario que será presentado en diciembre.

“El recetario que nosotras estamos haciendo contienen recetas sencillas a base de cosas naturales que el cuerpo pronto las pueda procesar; son productos que encontramos en la misma siembra y que son ricos en sabor y en nutrientes, pero que muchas veces la gente no los conoce o si los conoce no sabe cómo cocinarlos”, señala.

Reconocen que la suya podría ser la última generación que coma alimentos saludables, ya que los jóvenes de la misma zona comienzan a rechazar de la mesa muchas de estas comidas e incluso han cambiado sus patrones de alimentación e integrando las sopas instantáneas a sus sabores preferidos.

Lee: La comida oaxaqueña de Doña Chely conquistó los paladares de la Universidad de Sonora

“Yo en casa tengo tres hijos y uno de ellos ya no quiere que le dé una flor que aquí comemos mucho en temporada que se llama chachana. Eso es lo que más nos ha llamado la atención porque nosotros aquí tenemos tanta cosa que preparamos, pero como estamos tan cerca de la ciudad está llegando esa comida rápida que le está haciendo tanto daño a nuestros cuerpos”, apunta.

Resistiendo a la pandemia

Aunque siguen trabajando agrupadas, la pandemia del Covid-19 ha impactado de manera negativa en la economía de las mujeres de Manos Mágicas y es que las medidas de restricción ante el virus han hecho que las ventas de tortillas, tlacoyos, picadas, atoles y tamales disminuya drásticamente, pues aunque el envío de canastas solidarias a través de la agrupación Sendas A.C. les ha garantizado ingresos, la meta de ellas es lograr que diariamente se hagan envíos de sus productos a Xalapa y la región a fin de tener entrada de recursos segura.

Josefina Juárez Hernández detalló que en los próximos días participarán del Festival Virtual Tamales, Pan y Chocolate 2020 en Xalapa y que también tienen en puerta el proyecto de proveer tortillas al Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Xalapa, que integrará el producto al Programa de Desayunos Escolares.

Además, acaban de activar una página de Facebook Manos Mágicas-Otilpan, Tlalnelhuayocan para tener el contacto directo con la población para poder tener entregas formales tanto a familias como a negocios que quieran probar sus productos.

“Ya siendo legales, queremos un mercado que ya sea seguro para que nosotras llevemos los productos y podamos tener ingresos. Ya no queremos irnos a poner puestos en Xalapa sino comercializar a pequeña o mediana escala garantizando siempre la formalidad, calidad e higiene que ya trabajamos en los cursos”, concluye.

Quienes gusten probar los tlacoyos de frijol, chicharrón, habas, alverjón; los tamales de frijol gordo, chachanas, gasparitos, hongos, queso, ejotes, rajas; los atoles de maíz, agrio, champurrados o las tortillas de maíz azul o blanco que preparan las Manos Mágicas pueden comunicarse a los teléfonos 2282920780 y 2281379479 y hacer los pedidos con uno o dos días de anticipación.

Karla Cancino |Organización Editorial Mexicana