:)

Política

Los acapulqueños pagan 5 mil pesos para construir pozos que les da agua

Ciudadanos de la zona conurbada de Acapulco invierten en la construcción de pozos artesianos ante la falta de agua en sus domicilios, la cual llevan meses sin recibir

Published

on

Los afectados son familias de bajos recursos.

ACAPULCO, Guerrero. Ante la falta de servicio de agua potable por parte del municipio, habitantes de colonias como Ciudad Renacimiento, Arroyo Seco, La Frontera y Paseo de La Sabana, invierten hasta cinco mil pesos en construcción de pozos artesianos (es aquel tipo de manantial o pozo que comunica con un acuífero cautivo de agua).

Los vecinos de estos asentamientos humanos indicaron que la CAPAMA los ha mantenido sin el servicio de agua, pese a pagar los recibos que la paramunicipal mandaba sus casas para cobrarles hasta el aire que reciben.

Los costos para construir un pozo artesiano van de cuatro a cinco mil pesos, además de una cantidad extra para adquirir una bomba para poder sustraer el agua.

Lee: Guerrero perderá 300 millones por la desaparición del Fondo Minero

Son miles las familias de muy bajos recursos económicos de estas colonias, que recurren a este sistema para poder contar con un servicio que la actual administración de Guerrero no ha podido resolver.

La falta de un servicio eficiente de agua potable que no han tenido desde hace dos meses en Acapulco, los obliga a buscar alternativas, aún cuando éstas tengan un costo económico extra a lo que representa pagar a la CAPAMA.

Lee: Hay una red de políticos ligados con el crimen organizado que acaparan el agua en Chihuahua: SSPC

Además de la construcción de pozos y la compra de bombas, muchos más deben adquirir servicios privados de pipas, los cuales representan gastos que van desde los 800 a los mil pesos.

El desabasto de agua prevalece desde el año pasado tanto en las colonias populares, de bajos recursos, hasta las zonas residenciales y zonas hoteleras, donde desembolsaban hasta 15 mil pesos a la semana por unas 40 pipas. Esta problema se acentúa en época de estiaje y durante la pandemia por el coronavirus.

Enrique Hernández |Organización Editorial Mexicana