:)

Política

Capturan a Gerardo Sosa Castelán, presidente del patronato de la UAEH, por lavado de dinero

La UIF le congeló al ex líder del PRI en Hidalgo, Gerardo Sosa Castelán unas seis cuentas bancarias con más de 150 millones de dólares

Published

on

La Dirección Federal de Seguridad ya lo investigó en años pasados.

Gerardo Sosa Castelán, presidente del patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), fue detenido en la Ciudad de México por presunto lavado de dinero.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) presentó tres denuncias por lavado de dinero en contra de Gerardo Sosa Castelán, quien no ha podido comprobar el origen de 151 millones de dólares bloqueados en seis cuentas bancarias del patronato de la UAEH.

La denuncia también incluye peculado y defraudación fiscal por una red de empresas para blanquear recursos y la contratación de la UAEH a esas empresas.

Lee: UIF todavía no investiga a Luis Videgaray por actos de corrupción denunciados por Lozoya: AMLO

La UIF, a cargo de Santiago Nieto Castillo, congeló las cuentas bancarias, luego de detectar irregularidades desde el año 2019 a la fecha.

A Gerardo Sosa Castelán se le conoce como un líder sindical que en poco tiempo logró adquirir mucho poder en el estado de Hidalgo.

El presidente del Patronato de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) se ganó el mote del Pancho Pantera de huarache por usar su investidura sindical y legislativa para amenazar, agredir, golpear y dañar a sus opositores y ciudadanos en la entidad.

“Con dos copas encina (Gerardo Sosa Castelán de 63 años) se siente un Pancho Pantera de huarache“, revela un documento de la extinta Dirección de Investigaciones Políticas y Sociales (IPS), quien investigó de 1976 hasta 1985 al político originario de Acaxochitlán por acumular en tan poco tiempo un poder incuantificable.

Lee: Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray me ordenaron comprar votos y entregar sobornos: Emilio Lozoya

El hijo de Gerardo Sosa Gómez y Angela Castelán López en sólo siete años como miembro del PRI logró convertirse en líder del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio de los Tres Poderes del Estado, diputado por ese partido en el Congreso de Hidalgo, así como mantuvo el poder y control de la Federación de Estudiantes Universitarios de Hidalgo.

Los ex gobernadores de Hidalgo Jorge Rojo Lugo y Guillermo Rossell de la Lama, así como José Antonio Zorrilla Pérez, ex titular de la desaparecida Dirección Federal de Seguridad (DFS), cobijaron, apoyaron, encumbraron y abrieron camino  a Sosa Castelán al mundo político y sindical.

El ex rector de la UAEH tuvo “en su haber una larga serie de escándalos y tropelias, y de ninguna manera hace honor a su calidad de representante”, dice el reporte del organismo. El político compró con sus ahorros un Valiant Super Bee 1980, un automóvil de la Chrysler que todo joven de la época de los setentas anhelaba conducir.

“En pleno centro de Pachuca sumó su enésima agresión a las anteriormente cometidas bajo los humos del alcohol. Pistola en mano amenazó y luego agredió a Marcos Loaiza Ortega, reportero de El Sol de Hidalgo”, refiere uno de los informes recibidos por Miguel Nazar Haro, ex director de la Dirección Federal de Seguridad (DFS).

Sosa Castelán aprovechó su posición política en su entidad, algo que le permitió que en el 2000 lo llevara a la Cámara de Diputados durante la LVIII legislatura, así como a la presidencia del PRI estatal.

En 2005, el ex rector se registró como precandidato del PRI al gobierno de Hidalgo, pero se encontró en el camino a Miguel Ángel Osorio Chong, quien ganó esa partida política y llegó como gobernador de Hidalgo.

Desde el año 2019 y tras el seguimiento por parte de la UIF, Gerado Sosa Castelán  no había respondido ninguno de los cuestionamientos y preguntas son sobre su vida, negocios, relaciones, la universidad, los espías y el bloqueo de cuentas bancarias por parte de la UIF.