:)

Baja California

Baja California propone reducir 50% el impuesto cobrado a los vinos del Valle de Guadalupe

Héctor Haros Encinas, secretario del Campo y Seguridad Alimentaria de Baja California, dice que el vino debe tratarse como alimento y no como bebida

Published

on

Héctor Haros Encinas, secretario del Campo y Seguridad Alimentaria, promueve la reducción del 50 por ciento del impuesto especial sobre producción y Servicios  (IEPS) cobrado al vino, una bebida vital para la industria vitivinícola de Baja California.

“El vino debe tratarse como alimento y no como bebida, con ello se promovería el consumo de vino en nuestro país, pues se estima que el promedio nacional anual es de tan sólo 960 mililitros por persona”, dijo el funcionario del gobierno de Jaime Bonilla Valdez.

El titular de la dependencia indicó que es necesario que se le dé un nuevo tratamiento fiscal al vino de mesa, pues ha repercutido negativamente en el desarrollo del sector vitivinícola nacional.

Lee: Los vinos de Dolores Hidalgo destacan a nivel mundial

Actualmente, una botella de vino paga 26.5 por ciento de impuesto especial sobre producción y Servicios (IEPS), por lo que se buscaría la eliminación o reducción a un 13.25 por ciento.

Se estima que se recaba anualmente 412 millones de pesos del impuesto al vino, por lo que se buscaría además que de autorizarse la reducción a 50 por ciento,

El dinero recaudado será reintegrado al Estado para impulsar campañas de sanidad e inocuidad y el establecimiento de nuevas plantaciones de vid.

El exhorto ante la Cámara de Diputados será impulsado por el diputado local, Juan Melendrez Espinoza, quien es presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Asuntos Portuarios y Pesca en la XXIII Legislatura de Baja California.

Haros Encinas comentó que el desarrollo de la industria vinícola estratégica para Baja California se ha convertido en una rama pujante de desarrollo en la entidad, gracias al esfuerzo y dedicación de sus protagonistas.

Además se involucran diversas áreas económicas como la turística, gastronómica y cultural; sin duda una fortaleza económica que genera empleos y reafirma la vocación productiva de la región.

Lee: El museo de San Miguel de Allende expone experiencias digitales del buen vino en tiempos de Covid-19