:)

Coahuila

Usan drones para traficar droga de México a Estados Unidos

La marihuana es uno de las drogas más consumidas en Europa en medio de la crisis de Covid-19, informa la ONU

Published

on

Los consumidores prefieren la mariguana

Los narcotraficantes mexicanos utilizan aviones teledirigidos y drones para traficar marihuana, cocaína, metanfetaminas y fentanilo a Estados Unidos, uno de los mayores consumidores de droga del mundo.

“En la frontera entre los Estados Unidos y México, las organizaciones de narcotraficantes están trasladando más productos a través de túneles transfronterizos y el aumento de los avistamientos de aviones teledirigidos y ultraligeros sugiere que los traficantes pueden estar aumentando las entregas por vía aérea”, revela la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC).

El tráfico de todas las sustancias de México a los Estados Unidos se ha vuelto más difícil y las cadenas de suministro se han visto interrumpidas, señala.

El organismo dependiente de la organización de las Naciones Unidas (ONU) informó que las medidas para frenar el coronavirus (Covid-19) crearon un entorno propicio para las actividades
ilícitas.

Lee: México y Estados Unidos trazan un plan para frenar el tráfico de armas y drogas

Los grupos de narcotraficantes pueden tratar de aprovechar la oportunidad de aumentar sus actividades y ampliar su influencia en los mercados de drogas, como se ha sugerido, especialmente los talibanes en Afganistán y los grupos de delincuencia organizada en México, agrega.

Más del 95 por ciento de todos los opiáceos ilícitos (opio, morfina, heroína) tienen su origen en Afganistán, con 82 por ciento de la producción, México con 8 por ciento y Myanmar con 7 por ciento, dice el organismo internacional.

“Hay indicios de que las medidas de cierre en Europa pueden estar provocando un aumento de la demanda de productos de cannabis, lo que puede dar lugar a una intensificación de las actividades de narcotráfico desde el África a Europa”.

Otro de los cambios relevantes por la crisis sanitaria de Covid-19 por la cancelación de antros, bares y festivales musicales, ahora los consumidores prefieren los productos cannábicos por encima de las drogas de uso recreativo como las sintéticas y la cocaína

La cosecha de amapola en Afganistán que se realiza entre marzo a junio se ha visto afectada por restricciones de movilidad y la propagación del coronavirus entre trabajadores de Pakistán y otras regiones del país. Este efecto no es visible en México, donde la cosecha se da a lo largo de todo el año, ni en Myanmar donde se cosechó la goma de opio a inicios de año.

Los traficantes han acumulado grandes cantidades debido a la baja en la demanda, lo que devendría en un problema pues al terminar el confinamiento podría haber riesgo de sobredosis entre los consumidores al comprar los estupefacientes a un menor precio.

Los gobiernos están enfocados en enfrentar la emergencia sanitaria por lo que han descuidado el combate al narcotráfico, algo que han aprovechado las bandas de la delincuencia organizada.

“Han llenado vacíos del Estado al proveer comida y servicios a la población vulnerable durante el confinamiento, ganando terreno en territorios y poblaciones en disputa”, dice el análisis.

Lee: Sedena incauta 34 mil mdp en drogas al narcotráfico

En el largo plazo, se espera que la crisis económica y el desempleo orillen a más campesinos a plantar cultivos ilícitos y a una mayor parte de la población a participar en actividades del crimen organizado.

En México, se espera una reducción de 6.5 por ciento del PIB, la pérdida de hasta 14 por ciento de los empleos formales y un aumento en la población en pobreza y pobreza extrema.